, ,

CONTANTO, CONTANDO

El País Semanal
Hay reportajes gráficos que hacen cierto aquello de una imagen vale más que mil palabras, para mí este es el caso de las fotos de los Consejos de Dirección de las más grandes empresas españolas.

Superado el estupor de ver cómo con la que está cayendo tienen la poca vergüenza de hacerse fotos y salir en la prensa tan sonrientes, el automatismo que me apareció hace años se ha puesto en marcha, y he hecho la cuenta ¿cúal? la de hombres y mujeres.

En ésta, que es la primera, la cosa pinta mal, pero sabiendo que se trata de un banco, propio del sector más tradicionalista, no me extraña, supongo que mejorará, pero no es así, incluso, aunque parezca difícil, empeora, para quien no tenga el tiempo o las ganas de ver el reportaje completo REPORTAJE COMPLETO (pincha aquí) salvo error u omisión la cosa se resume así; 9 empresas con un total de 89 altos cargos, entre los que se encuentran 8 mujeres frente a 81 hombres, y destacan empresas como Caixa, Telefónica, ACS, MAPFRE, donde todos sus responsables, un total de 32, son varones. 

La empresa con más mujeres en la foto es ABENGOA, empatada con Banco Santander con dos, donde representan el 20% y el 15% respectivamente. Diversos sectores, desde la construcción civil, las telecomunicaciones, la cosmética, la logística, las finanzas, los seguros al turismo. Diversas conformaciones de capital, del privado-privado al público, pasando por las empresas familiares o las gestionadas sin ánimo de lucro y con influencia política, y en todo ellos lo mismo, una representatividad del 0,08 % con el techo en el 20% y el suelo en el escandaloso 0%. 

Quizás esta también sea una explicación a donde estamos y lo difícil que está resultando saber dónde vamos.


10 comentarios :

  1. Bueno, en este mundillo de los blogs no tenemos ese problema, yo hace poco que llegué y una cosa que me encanta es precisamente esa, que no hay ninguna distinción por sexo. Pilar: permíteme que sea muy crudo, pero me da igual quién se siente en la poltrona, he conocido a hombres y mujeres muy dominantes, es lo mismo con las razas, da igual que seas negro o asiático o caucásico, para mí lo que importa es el sistema que elijamos para vivir.
    Eso sí, me quedo con el apunte que haces de las caras sonrientes con la que está cayendo, creo que ya comenté algo al respecto hace unas semanas aquí mismo: la cantidad de gente que rebusca en los contenedores. Es penoso, no por ellos (y ellas), sino por una sociedad que se permite el lujo de ofrecer estas escenas. En esto tampoco hay distinción entre sexos: hoy he visto a tres mujeres hacer una ronda de contenedores por mi barrio, pero el otro día era un hombre, y el otro un viejecito...
    Un abrazo, compañera.

    ResponderEliminar
  2. A mi no me extraña que falten mujeres, todavía somos nosotras las que llevamos el peso de la casa y de la educación de nuestros hijos, no es compatible con puestos de ejecutiva agresiva. Además creo que el hombre en el trabajo tiene menos escrúpulos, ¿cuántas mujeres conoces que han llorado en el puesto de trabajo por sentirse heridas o humilladas y cuántos hombres?.

    No digo que esto sea justo, pero no soy defensora de la igualdad de la mujer, porque estoy firmemente convencida de que las mujeres y los hombres no somos iguales, por eso nos complementamos (en general).

    Que se rían, normal también, ellos tienen los bolsillos llenos y los demás vacíos.....

    ResponderEliminar
  3. Yo suscribiría lo dicho por Acapu. Que llegue el que lo merezca. Aunque me gustaría saber qué mecanismos sociales han llevado a ser lo que son a esos personajes. Probablemente si hubiesen nacido mujeres las trabas hubieran sido mayores. Y si, la fotografía, al margen de todo repele y da rabia. Esas sonrisas son insultantes.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado lo que ha dicho alguien de que llegue quien lo merezca. Así debería de ser pero ¿¿quien llega???? Llega el amigo de turno, el lameculos, el trepa, el vendido, el estómago agradecido, etc. Me da la sensación del que vale, emigra.

    ResponderEliminar
  5. pero yo siempre pienso que eso tiene varias lecturas!
    *a lo mejor no les interesan esos cargos o no valen para ellos...
    *El problema vendría si no pueden acceder a ellos por prohibicion expresa...
    Por otro lado tal vez se deban a la conciliacion familiar...todos asumimos que un hombre no acueste a sus hijos y no le importe, no es el caso de la mayoría de las mujeres...o bien que pocas estan dispuestas a sacrificar sus maternidades por escalar en las empresas...no se...
    es cuestión de prioridades...
    No todo es cuestión de paridad creo! hay trabajos mas acordes a unos y otros a otros...
    ¿no?
    besos

    ResponderEliminar
  6. En cualquier aspecto social la mujer se lleva la peor parte. La pobreza y la marginación afecta siempre más a la mujer, a los niños y a los ancianos. Es cierto, en el poder tenemos poca representación. Así está el mundo. Tenemos que intentar acceder para cambiar las cosas. No es cuestión de compartir el poder sino de querer un mundo más justo. Tal como dice ACAPU lo que falla es el sistema. En mi opinión, en el poder deberían estar más ancianas y ancianos, por ejemplo.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. El que tiene la sartén por el mango no la quiere soltar, eso es así, no se puede esperar ninguna iniciativa de cambio por ese lado.

    La vida fluye, ellos la estancan.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Pensé lo mismo que tú al leer el periódico. La infrarrepresentación de las mujeres sigue siendo evidente a pesar de la Ley de Igualdad que, en teoría, penaliza la ausencia de mujeres en los consejos de administración. Claro que luego llega el boss del gobierno y liquida el Ministerio pasando las competencias a Asuntos Sociales, en vez de a Presidencia, desde donde, al menos, se podrían desarrollar medidas transversales. Y a continuación el boss de la oposición se declara objetor de igualdad. Que llegue quien valga, dice. Pues, anda, que hay cada ejemplo de "llegado"...

    ResponderEliminar
  9. Una de las grandes sorpresas de iniciar este proyecto ha sido encontraros, y poder debatir sobre cualquier cosa, con respeto, con educación, con ganas de entender al otro. Asi que estoy encantada de vuestros comentarios, y procedo con cariño a rebatir, apoyar, y discrepar de vuestras ideas, nunca de vosotros.

    @eva Eso pensé yo.
    @"ACAPU" Es cierto, en este mundo todos y todas nos sentimos iguales. Y siento disentir, no me da igual quien se sienta en la poltrona, quiero mujeres en ella, si han de ser tan dominantes como ellos o no, sería otro tema. Y sobre sus sonrisas, dan miedo. Y de nuevo tienes razón con la miseria que lleva a rebuscar en la basura, lo permitimos todos y todas, deberíamos ser capaces de encontrar un modo de hacer las cosas de otro modo.
    @marikosan No termino de estar segura de que a todas ellas les encante cuidar de sus hijos y a ellos les de lo mismo, y que el llorar signifique debilidad.
    No somos iguales, desde luego, pero deberíamos tener las mismas oportunidades, ¿no?
    @Houellebecq El que lo merezca, eso es lo ideal, pero mientras el mundo se vuelve ideal algo tendremos que hacer ¿no?
    Rabia y ofensa, en eso estamos radicalmente de acuerdo.
    @thot Pues también tú tienes razón, y si fuera como lo cuentas, somos acaso por ello las mujeres menos amigas, lameculos, trepas, vendidas, etc. Seguro que no, no debe ser tan sencillo. Por favor no emigres.
    @Uma Por partes, si lo les interesa, es que acaso las mujeres por definción no quieren llegar a lo más alto de su carrera profesional, a los hombres también les importa perderse cosas de sus hijos, y si no es así, habría que plantearse a quienes elegimos como padres. Sin duda la paridad no es la solución mágica, pero obviar lo extraño que es que el 50% de una sociedad solo alcance el 8% de representación en el mundo empresarial, seguro que tampoco nos ayuda a ninguno, ni hombres ni muejeres. Deberíamos ser más libres.
    @A veces Eau, a veces Euria, siempre Idoia Me apunto a eso de llegar para hacer las cosas diferentes, no se trata de perpetuar un sistema que no queremos. Y tienes razón la juventud reperesenta un empuje que la experiencia sabe canalizar.
    @Olvido Pues habrá que provocarlo ¿no?
    Un beso.
    @La de la tiza Sabemos que las leyes no cambian una sociedad pero ayudan, mantenerse firme en las convicciones es privilegio de otros, y volver al seno de lo de siempre enseña de algunos. Llegan los y las que llegan. El objetivo no es simplemente llegar, sino provocar el cambio.

    ResponderEliminar