CRISOL

No soy de una sola pieza, ni presento una sola cara, soy más el crisol donde se funden  distintas ideas, aspectos, personalidades, deseos, miedos, ilusiones y derrotas, soy como todos, el mestizo resultado de los genes de quienes me precedieron y las más variopintas influencias, por ello creo que sí, que soy deudora de influencias tan extrañas como las que representan las mujeres a las que he dedicado las últimas entradas y de otras muchas, algunas que ni existen más allá del libro en el que las encontré.


Porque soy capaz de amar desesperadamente como Cathy en Cumbres Borrascosas, o ser juiciosa y seria como María Moliner y desplegar proyectos en la mesa de la cocina, porque se me parte el alma con la voz de la Callas, o afronto miedos góticos y románticos de la mano de Mary Shelly, porque disfruto de la seguridad de sentirme atractiva envuelta en vestidos hermosos y zapatos de tacón (ya me gustarían a mi de Chanel y de Luoboutin), porque me gusta jugar a Mata Hari, porque estoy dispuesta a pelear mis derechos al estilo de la Pankhurst, o por los de los demás como Concepción Arenal, porque me sé capaz de reaccionar como una loba al estilo de Agustina de Aragón, y a la vez, al mismo tiempo, me duelen las penas de Malena con su nombre de tango, me inspira la doliente Frida, soy consciente gracias a Teresa de siempre hay quien necesita ayuda, y me gustaría pensar que sería capaz de morir por mis ideales como una rosa más, mientras cruzo los dedos deseando no tener que enfrentarme jamás a esa realidad, porque soy mujer y soy valiente y no me asusta reconocer que necesito sentirme amada por un hombre no se echa atrás ante esta loca mezcla de tantos retazos que sin duda arrastro conmigo, mientras sin reparo alguno destrozo cualquier cosa de Chavela.




Al fin y al cabo, cuentas brillantes engarzadas en metal, abalorios.

28 comentarios :

  1. Me ha gustado tu proclama, Pilar, con mucho sentimiento sincero, como siempre.
    Sólo decir que hay hombres (y me gusta pensar que también hay mujeres) que nos sentimos la consecuencia, la mezcla, el resultado de miles y millones de hombres y de mujeres, de personas todas.
    Sin distinción de sexo, sin necesidad de distinguir entre un grupo u otro, personas que tuvieron el valor de romper cadenas, de romper prejuicios...
    Tal vez el premio que recibieron esas personas fue sentirse solas, excluidas del grupo de amigas. O del grupo de amigos.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy esa y muchas más... le suelo decir yo a mi santo cuando de vez en cuando se sorprende con mis idas y venidas. Esa y muchas más. Y ese crisol, esa riqueza, esa pluralidad, ese "esa y muchas más..." es lo que nos hace especiales.
    Una vez más yo diría ¨"touché"!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Estoy más conforme con tu lista que con la del Times.
    Van trece, tienes que hablar de otras doce para completar la lista.
    Un besino.

    ResponderEliminar
  4. Con ese coctel de mujeres tan fantasticas, dudo que encuentres a muchos hombres a mitad de la altura de tus expectativas. Vas a tener que bajar el listón muchos enteros.
    Suerte.

    ResponderEliminar
  5. Magnífica descripción Pilar, pienso lo mismo que me dijiste una vez, que para los tiempo que corren, mucha mujer, luchadora como Agustina de Aragón, me quedo con eso, por la parte genética que me toca.

    Un besazo.

    P.D: Aunque a veces no te lo parezca, sonrío y mucho, en el blog sólo presento una sola cara, es como una terapia.

    ResponderEliminar
  6. Bonita fusión. Y la verdad es que los hombres tienen razón: qué complicadas somos las mujeres. :-) (Y algunos hombres también).
    La cantidad de cosas que albergamos, algunas ya conocidas y seguramente, infinidad por descubrir.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Yo en estos momentos, soy persona de pocas palabras, pero quiero que sepas, que me alegro de haberte conocido. Un abrazo. Hoy en mi blog un guiño para ti.

    ResponderEliminar
  8. Todas las personas somos ese crisol y cuanto más interesantes más "acrisoladas" y multidisciplinares y con más inquietudes. Yo me identificio con muchos de tus rasgos salvo en lo de sentirme bien con vestidos y tacones (no sé, me vería ridículo). Saludos a tí y a todas tus reencarnaciones.

    ResponderEliminar
  9. Una mezcla de mil hombres y mujeres, así somos todos! Y lo bueno es que cada mezcla es única. ^^
    Precioso texto.

    ResponderEliminar
  10. Mira, estoy con Sonix... somos una mezcla, única, y que además cambiamos con el paso del tiempo.

    ResponderEliminar
  11. Si es que somos una y somos todas. Todas tenemos algún detalle en común, o muchos, pero es raro que no tengamos ninguno.
    Me ha encantado el post
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  12. ¿Como una Rosa de Luxemburgo? o una Virginia Wolf.


    besos

    ResponderEliminar
  13. ¡que bonito leñes!!
    Yo tb soy crisol!!!

    ResponderEliminar
  14. De todos los colores y razas... me caben todas las ideas, tus razonamientos y los mios, los suyos... y como horno que funde hierro, obtener una mezcla buena... noble.

    Besazo grande.

    ResponderEliminar
  15. mmm...pues vaya mezcla mas genial nos sorprende hoy Abalorios, me gusta!:)
    Chavela?:)
    el señorito de mi anterior entrada (Rulo), pone "En el último trago" para despedir el concierto...me sorprendió, la verdad.
    muuah

    ResponderEliminar
  16. Es un post precioso con un crisol de personalidades maravillosas y únicas.
    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  17. Tan diversas, tan cambiantes, tan valientes y sobretodo tan perfectas. Me encanta ser mujer y mis variopintas contradicciones.

    ResponderEliminar
  18. Si tenéis algo de tiempo, echadle un vistazo a la entrevista a la arquitecta japonesa Kazuyo Sejima. Como muestra, una pregunta y una respuesta:
    ¿Tiene tiempo de observar la naturaleza?
    Un jardín hay que regarlo cada día. Y mientras lo riegas, lo miras.

    http://www.elpais.com/articulo/portada/Camino/extrema/sencillez/elpepusoceps/20081116elpepspor_6/Tes

    Un auténtico placer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Eres así, sin duda, y muchas personas más y aún desconoces cuánto te queda por avanzar. Porque la vida es descubrir y aprender a ser.

    ResponderEliminar
  20. Me encanta ese mestizaje del que hablas, por lo que dices, por cómo lo dices, por (por qué no decirlo) ese bagaje literario que impregna tu texto, y por esa Chavela cuyo canto y lloro son una misma y única cosa hermosa.
    El lenguaje no tiene sexo, pero este del que hablas en tu entrada, la lectura profunda solo será comprendida, hasta su última letra, únicamente por mujeres.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. y por eso y mucho más me siento muy afortunado de poder leerte ;D

    p.s: grande Chavela!

    ResponderEliminar
  22. ¡Yo también quiero ser ese crisol!, me encanta esa mezclita explosiva.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Me encanta tu declaración de principios con las referencias a tantas mujeres maravillosas
    Bss
    Cecilia
    Por si ello te tranquiliza...yo también adoro las lámparas de araña

    ResponderEliminar
  24. Gracias a tod@s de nuevo, por las visitas y los comentarios, tod@s somos mezcla de mil influencias, y a veces es curioso pararse a contemplar la colección de retazos con la que nos hemos ido cubriendo.

    Aclaro, por si es preciso que soy dedudora tanto de hombres como de mujeres, en otra ocasión hablaré de ellos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  25. Valioso crisol el tuyo, edificado a bese de autenticidad, sin rebuscamientos, ni alabanzas, simplemente, verdad.

    Felicidades MUJER.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  26. Es un gran misterio. Ser una y a la vez, se todas las mujeres. No es difícil. Mi ADN se heredó y es el resultado de todas las mujeres que me precedieron. Con sus risas, sus lágrimas, sus logros, su imaginaciónn y su amor.

    Que pases un buen día.

    Marpin y La Rana

    ResponderEliminar
  27. Quiero un jardín para las tardes frías
    un sitio blando para contemplar
    el desvanecimiento de las horas
    y acompañarme de vino y llanto
    mientras el silencio me cobija
    con su sustancia hecha de palabras muertas.

    Mis ojos fabrican imágenes
    en una secuencia que amasa
    nostalgias y promesas en un postre feliz.

    El aura de mi mujer
    desciende sobre mi
    sonrío un poco
    su beso me ha curado el miedo.


    anuar iván.

    ResponderEliminar
  28. Marpiy la rana; vosotros lo habeis dicho, no es dificil, somos así. Un beso
    Miuris; gracias, mujer.
    Anuar bolaños; que preciosidad! Gracias por tu visita y tus versos.

    ResponderEliminar