,

EL CERDO (parte II)


Inmiscuirse en charlas privadas será propio de otro Gobierno, no del mío.



¿Acaso defiende Esperanza Aguirre que se puede ser un cerdo, siempre que después se disimule lo suficiente? ¿Sólo podemos valorar aquello que se nos presenta debidamente maquillado, peinado, cortado, apañado y empaquetado, aquello que se desea que veamos, el resto, es privado y ahí no debemos entrar?


Sin duda ésto plantea dos dilemas interesantes, el primero más elevado y filosófico, si sólo cuenta aquello que deliberadamente presentamos a los demás, si lo que sucede tras la cortina (o con ella abierta irregularmente) no significa nada, quizás hemos alcanzado la perfección y ya somos dignos de  habitar el mundo que Orwell imaginó, o quizás entendemos que  debemos trabajar para construir una sociedad mejor, en el que las personas no parezcan buenas, inteligentes o moderadas, sino que se esfuercen por serlo, y si lo consiguen sean recompensadas.


Y el segundo, algo más a ras de tierra o de tripas, ¿debe un político guiarse por sus filias o sus fobias, o manterner sus sentimientos al margen? Supongo que la respuesta, en el caso de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, es clara, nunca, jamás, porque no puedo imaginar que a ella como mujer, como madre,  estas palabras no le hayan ofendido y repugnado, pero aguanta  y justifica porque debe guiar el gobierno sin valorar sensaciones tan personales.

Y así, siguen cobrando del erario público, que en estas cosas no hay recortes.

9 comentarios :

  1. Cuando se saca cada día a paser la libertad de expresión y se justifica lo que sea con leves argumentos y con ese desparpajo y chulería, es que algo no va muy bien. Esperanza Aguirre es una maestra indiscutible, no especialmente de lo primero, pero de lo segundo, seguro, no tengo ninguna duda.
    Quién sabe si casos como el de Dragó, Sostres, etc, sean el empujon que le hacía falta para privatizar la radio y televisión pública y tener otro canal a su servicio dentro de la ya casposa TDT madrileña. Por si acaso, su partido ya ha entregado una proposición de ley en el congreso para hacerlo.
    Hay veces que en nombre de la libertad y del ámbito privado se dicen unas estupideces que no veas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Llevaba zapatos planos o tacones cuando dijo eso?

    Unas palabras dichas en un plató de televisión nunca son privadas, estén o no emitidas. En un plató o en una tribuna. Había público presente, con la agravante de que eran escolares.

    ResponderEliminar
  3. En cuanto he visto el título: "cerdo II parte" ya sabía de qué iba el tema de hoy. Estamos en la misma sintonía. Tu reflexión me ha encantado y la comparto plenamente.

    ResponderEliminar
  4. Es que es cabezona Esperanza Aguirre. Este libro no era literatura, era de entrevistas. Si Sanchez Dragó hubiese sido un escritor de mi gusto tampoco lo hubiese comprado porque no me interesan las entrevistas dónde hasta los escritores caen en obviedades y hay muy poca literatura en lo que dicen. Pero nada, erre que erre en decir que eso es literatura, la que fuera ministra de cultura... Así ha quedado el país pedagógicamente hablando. Si la incultura está en la cúspide, no quiero pensar en la base de la pirámide.

    ResponderEliminar
  5. Lo que no entiendo, es como no lo han puesto de patitas en la calle.
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  6. No puedo con ella, es que no puedo ni verla en foto... pero allí sigue y me temo seguirá un rato largo
    Ay
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Muy acertada tu reflexión. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Después de llamar literatura a lo Dragó (ya saben, cuando contó en un libro su experiencia sexual con dos niñas de 13 años), lo mismo piensa que esto es Retórica, Disertación o Filosofía. Que esta señora es un poco rarita y yo no entiendo sus reacciones. O sus no-reacciones, para ser más exactos.

    Marpin y La Rana

    ResponderEliminar
  9. Lo habeís dicho todo, simplemente vergonzoso.

    ResponderEliminar