A LA PRIMERA

La primera vez suele pasar desapercibida, o incluso ser recordada como una muestra de amor, quizás la primera. Porque a nadie le dan una paliza sin previo aviso, salvo cuando quien te la da no te conoce de nada y tienes la mala suerte de estar en el momento equivocado en el lugar más inoportuno, y en ese caso no estamos hablando de violencia de género, de violencia machista, sino de otro tipo de violencia, que suele ser adorno o requisito para alcanzar algún objetivo.

La primera vez puede ser un interrogatorio impertinente sobre quien es aquel o dónde has pasado la tarde, que se confunde con preocupación, con "mimitos", con esos deliciosos celos que te demuestran que te quiere.

Quizás sea un comentario displicente sobre tus amigas, o sobre la escasa importancia de tu trabajo, nada especialmente virulento, al fin y al cabo, es cierto que muchas veces solo habláis de tonterías y tu trabajo tan sólo te permite darte algún capricho en el emporio Zara.

No esperes al principe azul a lomos de su caballo blanco, porque no existe, pero tampoco creas que las ranas se convierten en caballeros por que las beses mucho, el amor sólo nos salva a nosotras mismas. El chico malo resulta muy atractivo en las películas, tan serio, tan frío, tan distante, tan potente en las escenas de sexo, pero cuando baja el telón no todos tienen a mano las dosis de cariño, respeto, dulzura y paciencia que son indispensables para edificar el amor.

No hay que esperar a una bofetada para coger la puerta, es mucho más sencillo no entrar en la guarida del lobo, pero si su suave piel de cordero te engañó, que no sea la vergüenza de reconocerte equivocada, la que te retenga dentro, a la primera márchate.



Ayer fué el Día Internacional para la Eliminación de la violencia contra la mujer, todos tenemos un papel que jugar en esta lucha, ellas deben ser capaces de alzarse y denunciar, ellos aprender que no se hace daño a lo que se quiere, y todos educar en la tolerancia 0.

17 comentarios :

  1. Me gusta la delicadeza con la que has tratado un tema impresionantemente fuerte y duro,,,
    lo que dices al final es la pura verdad hay que empezar educando,,,mi hijo pequeño de cuatro años a veces se cree un mini dios y de vez en cuano me grita y yo actuo no pasandole ni una en este sentido especialmente,,,suelo tocarle la moral como digo yo y le empiezo a decir ¿A una madre que te quiere tanto y te cuida y te da todos los besitos del mundo le gritas??? Y creo que hacerle razonar así le funciona pensando que no es una buena cosa lastimar a alguien que te quiere ni con gritos,,,en fin no se si actuo bien pero a mi me funciona,,,y creo que la clave es empezar desde niños...
    BESOS

    ResponderEliminar
  2. Los principes azules no existen, y si hay alguno desperdigado, seguro acaba destiñendo.
    Genial post
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo. A mi me pasó que mi ex, un ser de lo más abominable y horroroso quiso pegarme (me levantó la mano y me insultó) porque en una discusión muy fuerte(la única que hubo) no quise dar mi brazo a torcer cuando decía que le había engañado con otro, ¿pero cómo voy a admitir una cosa que no es verdad? Los celos son malos, y los insultos, y los golpes.
    Ese día después de la discusión, que quedó a medias porque tenía que ir a trabajar, volví muy pronto a casa pues tuve que salir del trabajo, no podía. Recogí todas mis cosas y me fuí de allí, a donde no pudiese hacerme daño.
    Lo que más me dolió fue tener que dejar mi casa, que la habíamos conseguido gracias a mí, y que él se quedara tan pimpante. Él me dijo que no me estaba echando de casa, que yo me podía quedar allí, pero haciendo cada uno su vida. ¿Cómo iba yo a quedarme en aquella casa con alguien que en cualquier momento podía hacerme daño? Ni harta a coca-cola convivo con una bestia como aquella.
    Siempre me he dicho, que aunque esté muy enamorada, me darán el primer tortazo porque ese no me lo espero, pero no me darán el segundo.
    Después de esta experiencia, yo no entiendo cómo las personas maltratadas (mujeres y hombres) pueden seguir conviviendo con su maltratador, no entiendo cómo pueden tener miedo a irse y empezar una nueva vida sin ellos; a mi me da más miedo seguir viéndoles la cara y pensando que me pueden hacer daño.
    Animo a todos los maltratados que tengan valor y recojan todas sus cosas y salgan de esa vida mala que no les lleva a ningún sitio, es más fácil de lo que parece.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Estupendo post Pilar.
    Creo que lo que peor nos puede pasar como seres humanos es que terminemos normalizando este tipo de acciones en nuestra sociedad,como si aceptáramos que un nivel de violencia doméstica es "normal", que incluso se hagan chistes sobre ello; no hay más que ver y observar a nuestro alrededor y no tardaremos en ver alguna muestra.
    Lo que yo si cambiaría es el término dado en algunas ocasiones en los medios de comunicación, no es Violencia Machista, de género, doméstica creo que se acercan más a la realidad. Yo se de quien es maltratada de una manera atroz por su hija de 18 años, por sus padres...

    ResponderEliminar
  5. Es una estupenda entrada, Pilar. Es el mejor consejo, evitar esas situaciones y detectarlas a tiempo. Después, puede ser demasiado tarde ya.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Me gsuta cómo has tratado el tema. Sin sensacionalismo, de manera sutil e inteligente. En fín, nunca he dirigido mi violencia contra una mujer ni ganas pero sé que concienciarse también pasa por no dejárselo pasar a nadie, ni de broma.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen post Pilar, mi cuñada se casó con un lobo, tuvo suerte de que toda la familia se diera cuenta a tiempo y la apoyara para que le dejara y se separara, hoy es una mujer feliz.

    ¡Besos y buen finde!

    ResponderEliminar
  8. Yo creo, que la clave está ahí, Tolerancia 0.

    ResponderEliminar
  9. Entrenado para incrustarse a Dios
    vocifera la rutina inmutable del lacayo,
    deambula sin avanzar
    y con la mirada
    llena de una laconia espesa que agrede al aire,
    avanza a diario mi estómago
    hacia la panadería
    como si nada pasara.



    anuar iván.

    ResponderEliminar
  10. Que buen post Pilar. El amor empieza por el amor a una misma. Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola! Es un placer leerte Pilar, y este escrito seguramente dará fuerzas a alguien que lo necesite.
    Los personajes prepotentes no cambian, todo lo contrario con la convivencia empeoran.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Tolerancia 0, exactamente. Si cualquier persona nos diera un bofetón, ya fuera un familiar o una amiga por poner un ejemplo, no lo toleraríamos, osea la primera y la última. Pues con la pareja exactamente lo mismo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Por lo común, cuando llega la primera bofetada el agresor ha perdido previamente el respeto y la agredida su autoestima.
    No es una forma - mala - de amar; es una forma de dominio, de poder. El agresor previamente anestesia a la víctima y luego la rodea de una tela tupida que le impide defenderse. Hasta que acaba con ella.
    Y, sí, es violencia machista. Hay otras formas de violencia, todas execrables. Pero ésta, es violencia machista. Y el machismo mata.

    ResponderEliminar
  14. Me uno a la cadena por una convivencia sin violencias ni maltratos, y quien lo haga que la justicia imponga cadena perpetua.
    un placer pasar por tu casa.
    feliz fin de semana
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias a tod@s por vuestra visita y vuestras palabras, creo que es importante ser conscientes que lo que se ataja pronto, duele menos y es más fácil. El amor sin respeto, no es amor.
    Ante la violencia machista, tolerancia O

    ResponderEliminar
  16. Hay que denunciar siempre.

    Un saludo.

    No a la violencia de género.

    ResponderEliminar
  17. Nadie debe tolerar esa primera vez, porque después seguro que viene otra y luego otra...

    Una y no más.

    ResponderEliminar