,

SIMPLE AGUA

Bajo su mano helada, la noche es más profunda y el día asustado, se repliega, cautiva la luz, el mundo convertido en escenario sólo parece dispuesto a albergar tristes historias de personajes abandonados a su suerte, incapaces de encontrar el camino de vuelta a casa.


Mientras caminas, una húmeda pena te va calando el alma, fijando la mirada en apenas un par de pasos ante ti, adivinas a otros que deambulan buscando la protección de sus casas. Para una vez dentro cerrar las cortinas y fingir que fuera no hay sombras blancas borrando el mundo que conoces.

La niebla tan sólo es un fenómeno atmosférico, lo sé, nubes muy bajas dónde no se esconde el mal, lluvia diminuta, no lágrimas de ojos ocultos, simple agua que absorbe la luz, agua fría en suspensión, no el aliento de la muerte que silenciosa nos acosa, nada más que agua, pero cada año cuando toma el valle, me descubro deseando que el Cierzo me corte la cara, pero se la lleve lejos.
 

21 comentarios :

  1. Qué inspiracion mas bonita, cielo...

    Un abrazo con el cariño de la amistad.

    _Charo Bustos Cruz_

    ResponderEliminar
  2. No me gusta demasiado la niebla, no te deja ver y no sabes lo que hay a tu alrededor.
    Pero me gustó tu entrada, crea incertidumbre y desasosiego, intrigante.
    Besos y feliz domingo Pilar.

    ResponderEliminar
  3. Bellísimo escrito Pilar, podría tal vez inventarse un género para ese escrito precioso, ecología literaria, o algo así, porque describes esos fenómenos climáticos que suceden en este tiempo, lo haces de manera muy lírica, pero a la vez explicativa sobre lo que son.

    Abrazos amiga, buen domingo.

    ResponderEliminar
  4. Adoro esas mañanas de niebla baja. Vivo en la montaña y detenerme a observar como poco a poco se va levantando para descubrir el paisaje de mi monte siempre me deja relajada e hipnotizada.

    Bellísima manera de describirlo, Pilar.

    Un abrazo desde el sur

    ResponderEliminar
  5. Bonita forma la que tienes de describir ese misterio que tiene la niebla, no tanto por el fenómeno del que se trata, sino por que no sabes lo que se esconde tras ella. Pero como dicen:
    "Mañanita de niebla, tarde de paseo"

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Me pregunto ¿cómo alcanzar el cobijo del hogar sin pensar que ahí fuera hay tanta gente que no puede calentar estómago ni pies?
    En días de lluvia y niebla siempre me asalta la misma cuestión.

    Besos amiga

    ResponderEliminar
  7. Cuando pienso en la niebla me imagino en la carretera (por mi trabajo), y en esta época del año hay una zona por la que paso donde en la mañana siempre me la encuentro. Apenas un par de kilómetros. Es maravilloso penetrarla, observar como crece en intensidad para una vez alcanzado el núcleo empezar a disiparse y dejarme como regalo al final un sol brillante, cálido y precioso que me recarga de energía para el resto de la jornada.
    Pilar, sitúas muy bien al lector. Las imágenes de tus textos gozan de una expresividad exquisita, consigues que el lector se meta en la piel del relato. Me he imaginado caminando en la tarde por esa calle, mirando hacia el suelo, protegiendo mi garganta, invadida por pensamientos tristes y ansiosa de llegar al calor del hogar. Gracias por hacernos partícipes! Un beso

    ResponderEliminar
  8. muy bello...

    me gustan los días de niebla quiza porque trás esa sensación de pérdida o de tristeza siempre hay algo agradable ;D

    ResponderEliminar
  9. La niebla en Zaragoza APESTA (y eso que cada vez menos)... Pero tienes que probar un paseo entre la niebla, de noche, sola, el frío en la cara, en una ciudad más al norte y más pequeña... Me encanta la niebla en el prepirineo... Sólo se me ocurre algo mejor, un día de mucha nieve con su noche ya nevada entre la niebla...

    ResponderEliminar
  10. Esta mañana, cuando amaneció, había una niebla espesísima que no permitía ver más allá de unos cuantos metros. Cuando he bajado a Cáceres, a pocos metros de mi casa, la niebla quedaba por encima, como nubes.
    Al regresar, la niebla había bajado y aquí hacía sol y abajo solo se veían las torres más altas de la parte antigua y la Peña Redonda. Lo demás se lo había tragado la niebla.
    Un besino.

    ResponderEliminar
  11. Yo en cambio echo de menos perderme en la niebla, sentirme protegida y abrazada por ella, que me susurre que nadie puede verme mientras me atrapa en sus brazos. Es curioso de que forma tan distinta sentimos los fenómenos meteorológicos las personas.

    ResponderEliminar
  12. A mí la niebla me parece de lo más evocadora pero por dónde vivo a lo más que llego es a una nube de polución atmosférica verdaderamente aterradora.Muy afortunada si la tuya sólo está hecha de humedad. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Una imagen bellísima Pilar,
    Bss y feliz nueva semana,
    Cecilia

    ResponderEliminar
  14. Yo ví las Médulas desde un mirador situado en lo alto desde el que se divisaba el valle totalmente cubierto por la niebla y, rompiendo la manta blanquecina, las cúpulas de tierra rojiza bajo un sol espectacular.
    Lo recuerdo como una visión espectacular.

    ResponderEliminar
  15. Hoy cerca de la playa, por la tarde, también se levantaba niebla, he sumergido unos momentos la mirada en esa blancura, como algodón... Es hermosa y terrible al mismo tiempo.
    Bellas palabras las tuyas, también tristes, hay gente a quienes el invierno parece querer arrebatarnos el alma ¿verdad?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. @jordim Quizás por eso me asusta. Bienvenido.
    @Charo Bustos Cruz Gracias por tus palabras
    @Ojosnegros Ya somos dos deseando que se levante ¿eh? Un beso
    @Miuris Ecología literaria? Gracias.
    @Mati® Quizás desde lo alto sea más hermosa, desde el valle oprime. Un beso
    @Anne Ojalá sea cierto.

    ResponderEliminar
  17. @FAYNA Creo que son los pensamientos que la niebla nos cuela dentro. Besos
    @Irene Gracias por tus amables palabras y por pasear a mi lado.
    @Incomprendido... (si uds. me lo permiten) Me asusta, asi que no sé disfrutarla.
    @La otra parte Si a la niebla le unes nieve, yo me quedo en casa, junto a la chimenea. Gracias por tu visita.
    @Valdomicer Inquietante ¿no?
    @marikosan No me gusta que me atrapen, ni siquiera la niebla.

    ResponderEliminar
  18. @Houellebecq La polución no me asusta, pero me asquea, me quedo con el miedo. Un beso
    @desde my ventana Muchas gracias.
    @La de la tiza Entre todos me convencereis que de es hermosa.
    @"ACAPU" Se hace duro el frío ¿verdad? Debemos tener ADN de lagartijas ;)

    ResponderEliminar