UN, DOS, TRES, CUATRO Y CINCO

El número cinco siempre me había caído bien, por aquella cancioncilla de bebés "cinco lobitos tiene la loba..."; porque cinco son los dedos de la mano; "Los Cinco" eran una pandilla de chicos que me traían loca de niña corriendo aventuras de la pluma de Enid Blyton (nunca averigüe que era aquella cerveza de jengibre que bebían a todas horas);



en la cábala el número cinco representa el rigor y la ley, que me atraen desde siempre; el pentágrama con sus cinco puntas, representa al hombre; la quinta sinfonía de Beethoven, me parece sublime, y el poema número cinco de Neruda, que humaniza las palabras convirtiéndolas en las cuentas del collar de la amada siempre me ha emocionado.

Además en el entorno académico el cinco tiene ese aire de suspiro de salvación, que si bien le impide ser un gran número, suele ir acompañado de cierta calma, claro siempre que no se refiera al número de calabazas, suspensos o cates que llevas a casa por Navidad.

¿Alguna buena receta?

21 comentarios :

  1. Sólo una, paciencia, paciencia, paciencia, y de postre cariño, confianza y esperanza.

    Suerte

    ResponderEliminar
  2. Pues mira cuantas cosas he aprendido sobre el CINCO, bueno y tu Pilar, es que ya no te cae bien el numerito?

    Porque si quieres lo cambiamos por el 10, ya sabes, "Mujer Perfecta" y 10, siempre es excelencia.

    Receta? Pues una rica crema de calabaza, te ganarás un diez!

    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  3. Jajajaa, un suspiro de salvación. La receta supongo que es la paciencia y ofrecer algo rico por los cincos. No material, algo que le acelere el pulso y que siempre esté buscando con la mente. Muchos besos.
    Me encanta pasar por aquí.

    ResponderEliminar
  4. Me hiciste recordar algo hermoso de mi infancia: cuando niña yo tenía interés por contar las estrellas, pero siempre me perdía y volvía una y otra vez a comenzar, entonces un día mi papá me dijo: "mi niña, las estrellas son cincuenta"...un juego de palabras que yo crei a pie juntillas en mi inocencia de niña y por donde también se había colado el cinco :)

    cinco besos, Pila.

    ResponderEliminar
  5. Con las calabazas puedes cocinar una buena crema, está muy rica.
    El cinco es un número bonito, pero a mi me guata más el nueve, no sé por qué. Supongo que cada uno tenemos nuestros gustos y también se ve en los números.
    Voy a buscar algo más sobre el cinco y te lo mando.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. @Anónimo Seguro que tienes razón, pero ahora mismo sólo tengo ganas de "asesinarlo"
    @Miuris Si con un aprobado ramplón ya seríamos felices, incluso se entiende un fallo, pero cinco suspensos y cara de no haber roto un plato?
    @Ojosnegros Buscaremos nuevos estimulos porque lo de cumplir con la obligación y tener la fiesta en paz, no parece suficiente. Gracias por tu visita.
    @ana. Me encantó la anécdota, que fácil era todo cuando no sabíamos nada.
    @fairytales Yo también soy más del nueve, y si hay que rebajar me acoplo al siete, pero no todo se hereda, ya ves, que cosecha!

    ResponderEliminar
  7. Yo también soy de las que hace crema... y la verdad es que está muy buena. Pocas patatas, calabaza, 1 cebolla y quesitos... ñammm.

    ResponderEliminar
  8. JOder a veces creo que tenemos telepatía
    yo hice un post del 3
    que no sean suspensos por favor
    Besos

    ResponderEliminar
  9. El potaje de calabaza está buenísimo, ya sea con garbanzos o judías blancas.

    Un beso

    P.D.- Los Cinco me encantaban, así como Los Siete Secretos.

    ResponderEliminar
  10. @DANYGIRL Me temo que las qe tengo en casa son virtuales, pero me estais provocando salir por una de verdad, que rico!!
    @Cruela Lo son, cinco suspensos preciosos, lucidos y hermosos, te deseo mejor suerte. Besos
    @Zarzal Tomo nota. Compartimos pasiajes, como si fueraos vecinos de infancia. Besos

    ResponderEliminar
  11. Cuando os leo u os oigo estas inquietudes, voy corriendo al espejo, me miro, con mis arruguillas, mis "curvas" de más y esos achaques de la edad, y me digo: disfruta, nena, que te lo has ganado.
    Eso te digo.
    Besos. Y si te lo piensas, silba.

    ResponderEliminar
  12. La parte negativa del cinco es cierta rima muy fácil y ramplona. Lo siento pero es lo primero que he recordado, que de pequeño no podía decir cinco sin quedar mal por culpa de la maldita rima.

    ResponderEliminar
  13. Qué interesante el número 5. En numerología significa la libertad, el cambio, la aventura. Si son bombones siempre digo uno pero acabo comiéndome cinco. Y la tabla de multiplicar del 5 era muy fácil, depués de la del 10 y la del 1 claro. Por lo demás prefiero el 9 y yo también le dediqué una entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. @La de la tiza Que envidia me das cn tu heredero ya lejos de estos lares académicos teñidos de adolescencia.
    @Houellebecq Sí, la rima tiene lo suyo.
    @A veces Eau, a veces Euria, siempre Idoia Libre y aventurero no me parecería mal si aprobase. Insisto que me conformo con un cinco, lo del nueve lo veo lejos, pero claro me conformaré que con nueve suspensos, me colgaría de un puente, o no, ¿quien sabe?

    ResponderEliminar
  15. Pilar, me has hecho recordar Los Cinco, de Enyd Blyton, yo devoraba esos libros, me leí casi toda la colección...
    No es mi número favorito pero sí he suspirado muchas veces al ver ese número en mi boletín de notas.
    5 besos!

    ResponderEliminar
  16. @"ACAPU" Me alegra haberte llevado, un ratito a la infancia. Un cinco es un cinco, la diferencia entre aprobar o suspender, entre tener problemas o respirar calma.

    ResponderEliminar
  17. A ver si te sirvo de alguna ayuda:
    En Inglaterra hay dos grupos de cerveza, de fermentación rápida o lenta. Las primeras reciben el nombre genérico de "ale", las segundas "Lager".
    Hay también unas bebidas carbonatadas hechas a base de gengibre, azúcar, etc, sin alcohol. Esa era la "cerveza de gengibre" que bebían los personajes Enid Blyton.
    Aquí se llaman"ginger ale".
    Receta: Una bola de helado de limón y una botella de ginger ale. Se llama "cascada cooler"

    ResponderEliminar
  18. juasss, yo nací el 5 del 5 del 75, toma ya!!

    ResponderEliminar
  19. Valdomicer; gracias mil por solventar una duda que me acompaña desde siempre, ahora sólo me queda probarla. Desde tu experiencia , dime, ¿que hago con el noestudiante?

    Irene, muchos cincos hay ahí, cuida con la rima, Besos

    ResponderEliminar
  20. Enid Blyton no era una señora institutriz, profesora particular o semejante, como dicen por ahí. Era una fábrica de cuentos correctos. Yo también me crié con los Cinco, los Siete, los Cinco Pesquisidores y el Perro (Buster), Torres de Malory, etc...
    Y con los Hollister, y Puck, y los Mellizos, y Oscar de Carmen Kurtz y Alfred Hitchcock y los tres investigadores (Jupiter Jones y cía)...
    Yo también prefiero el 10.
    Y voy a decir una cosa políticamente incorrecta si lo que cuentas es la historia de cinco cates de un hijo: si no tienes claro que se ha matado trabajando y eso es todo lo que pudo dar... ¡CRÚJELO! Yo no creo en eso de perdonarles la falta de trabajo y esfuerzo. Que pague las consecuencias de sus actos y su pereza(el otro extremo es que le quiten lo bailao, que eso es lo que ha hecho cuando no estudió). Castigado hasta que cumpla!
    Un beso gordo
    p.d. no sé ninguna receta de calabaza, y eso que me dieron muchas de joven, jajajaj

    ResponderEliminar
  21. @rafarrojas Es un placer encontrarse con herederos del mismo escenario de sueños, y sí me temo que se impone un buen "crujio".
    Gracias por tu visita y tus palabras

    ResponderEliminar