, ,

17 REINOS Y 2 CIUDADELAS

Y sus diecisiete reinas, príncipes, condes, duques, palacios, cortes y bufones, "un de todo" que diría mi madre, lo que dijimos que queríamos en 1978, o lo que poco a poco, hemos ido decidiendo desde entonces, y ahora alguien ha hecho las cuentas y le han salido rosarios.

En mitad de esta tormenta de liquidez, con el Presidente poseído por el espíritu de Eduardo Manostijeras (lamentablemente sólo por el espíritu), parece razonable que alguien mire por aquí, porque sin duda, de dónde cortar, hay.

Y no hace falta ponerse especialmente "gracioso" como el artículo de El Mundo (PINCHA AQUÍ) que recordaba el coste del Museo de la Boina, la ingente cantidad de móviles, chóferes, iniciativas de desarrollo frustradas, sueldos, y obras faraónicas a la mayor gloria del "pueblo", por no hablar del coste del bilingüismo dónde éste radica, que sin duda deberían provocar el sonrojo de más de uno y de una (que de todo hay en la viña del señor y en el panorama autonómico aún más).

Con un poco de sentido común, todos sabemos dónde se puede ahorrar en nuestra casa, apagando la luz (Barreda dixit, cierro la administración a las 5 de la tarde), no duplicando competencias Estado/Comunidad Autónoma/Provincia/Municipio, simplificando procesos, despidiendo asesores (?), dejando de cambiar los libros de texto para que hasta la geografía se tiña de "sabor propio", celebrando, premiando, festejando menos, y (me atrevo, no me atrevo) apagando la televisión autonómica (o las televisiones, que hay quien tiene dos).

Pero claro, yo de números no entiendo, es más fácil reducir el sueldo a los funcionarios, recortar prestaciones sociales, o ya que estamos, hablar de replantearnos si las Comunidades Autónomas sirven de algo. 

Y hasta que nos empezamos a tentar la ropa, servían, la descentralización política y administrativa acerca al ciudadano tanto la decisión, como el control. Y permite un ajuste más adecuado a las particularidades de cada región, atendiendo a sus diferentes niveles de renta, educación, envejecimiento, inmigración, paro, despoblación y otros miles de pequeños factores que de algún modo nos hacen ser como somos, facilita el desarrollo de las lenguas propias, de su folclore, de su cultura y tradiciones, en suma permite unir a la visión general, la visión sobre el terreno, y así, en teoría y en la práctica (todos los países desarrollados tienden a la regionalización de muchas de sus políticas e incluso en la cuna del centralismo, Francia, las regiones obtienen cada vez más poder y autonomía), las sociedades avanzan mejor y la convivencia se hace más fácil.

Hemos cumplido con la ley del péndulo, y pasado del centralismo autoritario de la dictadura a este escenario de repúblicas independientes de IKEA en el que a fuerza de pedir café para todos, hace años que estamos mordisqueando la gallina de los huevos de oro.

Pero no es sólo un asunto de los "políticos", sino de todos, de nosotros que premiamos en las urnas al que se mete en más, y castigamos al que nos recuerda que quizás, quizás, no hace falta poner un aeropuerto en cada pueblo y que lo de la playa sin agua, pues tampoco.

17 comentarios :

  1. Se puede decir más alto pero no más claro. Excelente reflexión.
    Los argumentos (yo los llamaría excusas) para los "tijeretazos" son lamentables. A más de a uno, de aquí , de allá o del medio, da igual porque de todo hay, le vendría bien unas cuantas clases particulares y muy sociales de "Corte y Confección".
    Un abrazo, Pilar, me encanta tu lucidez.

    ResponderEliminar
  2. Me quedo con los bufones. Y un saludo a los responsables del Museo de la Boina. Seguro que lo llevan con ilusión.

    Kiss for you

    ResponderEliminar
  3. Yo no lo hubiese podido escribir mejor...

    Un beso grande!

    ~Charo Bustos~

    ResponderEliminar
  4. Sin ser española y sin estar empapada en el asunto interno todo igualmente me resulta de un tufillo conocido... Será de Dior que en todo el mundo sea la misma manga...
    Lo del Museo de la Boina me resulta por demás interesante...

    La imágen de Zapatero con manos de tijeras me ha resultado muy cómica, jeje

    Saluditos desde una Argentina contagiada...

    ResponderEliminar
  5. Bueno, yo tambien debo mantener un margen al no conocer el escenario y vivirlo en carne propia, pero si hay algo que parece ser generalizado cuando de gobernantes se habla... la falta de sentido comun que impera en esa especie.

    Y mejor ni abro la boca respecto a los gobernantes aca en Mexico, o acabaria ahuyentando a cualquiera que tenga pensado visitar este glorioso pais.


    Un beso Pilar!

    ResponderEliminar
  6. Pilar. Gracias, sabes decir las cosas. LLevo mucho tiempo ¿4-5 años?, hablando de lo mismo con mi entorno...Creando algún grupo en internet (solo seguido por quienes me conocen). Me tachan de rebolucionaria, pero veo todo tan igual, tan igual a tiempos pasados y, por cierto, NADA MEJORES...
    Para qué tenemos la historia y la hemeroteca si no somos capaces de aprender de ella?
    Gracias de nuevo. Al fín alguien habla adecuadamente.

    ResponderEliminar
  7. Yo paso a decirte que te he leído, pero prefiero no comentar el texto, que es un gran reflexión, es que me enciendo con estos temas.

    Un beso Pilar

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué bien social estás haciendo, Pilar,¡
    Despiertas conciencias. Me ha gustado lo de Marisa:"...unas clases particulares y muy sociales de Corte y Confección". Yo también siempre he desconfiado de los economistas, y cuando se trata de los que manejan el cotarro, pues eso, recortan por donde les sale de los mismísimos, que es donde menos les duele...parece una incongruencia pero no, creo que se me entiende. Y me encanta tu claridad, Pilar. Quien sepa leer que venga y te lea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Si ya me lo imagino con tijeras por dedos... ME MUERO... XDDD

    EXCELENTE.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Fijate que aca nos metimos en el asunto de las autonomias siguiendo el modelo español y ahora veo que su modelo no es tan perfecto, pero la diferencia con ustedes es que por aca las fuerzas sociales no permiten que los politicos hagan lo que quieren y con marchas evitaron que el gobierno suba en un 70% el combustible y tuvieron que recular pues si no lo hacian no les quedaba mas remedio que el exilio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. El reparto de las riquezas, aquí y en Sebastopol responde a las leyes del mercado que es el amo y señor. Se recorta donde él dice y punto pelota, si el traje te gusta, pues bien y si no pues también.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
  12. Pilar.
    Es lo de siempre, hemos pasado de vivir en Alicia en el país de las maravillas, a ERE´S y paros por doquier y a renegociar a la baja convenios y contratos laborales.
    Nos han hecho creer que eramos un pais rico, competitivo, productivo y rentable. La realidad no esta poniendo a cada uno en nuestro sitio. Lamentablemente muchos sin ningún sitio.
    ( Un buen post, como de costumbre ).

    ResponderEliminar
  13. TE DEJO UN POEMA...


    Por la soltura del alba
    victoriosa en tu rostro
    y la tibia luz de tu mirada
    esparcida en el día.

    Por tu canto
    llegado a mí como un arrullo
    a mitad del desamparo.
    Por tu fragancia
    y la calidez de tu cuerpo
    en el abrazo estrecho.

    Por el beso nuevo
    y la esperanza que fundas.
    Por los anhelos
    arrinconados en mi pecho.
    Por haber presentido tu llegada
    sin asombro.

    Por el reloj de arena
    sugerido en tu talle.
    Por el obsequio nocturno
    que tu piel desliza en mi lecho.

    Por ti —enigma sin bordes—
    se juntan estos datos,
    sucumben estos sueños.




    anuar bolaños.

    ResponderEliminar
  14. Has introducido una variable como dejándote caer: un poco de sentido común. Eso es el ábretesésemo de la cuestión.
    Perdemos la referencia, los objetivos, la perspectiva. Con frecuencia, dan ganas de salir a la calle y preguntar en voz alta: ¿Estamos tontos o qué?

    ResponderEliminar
  15. Un país de pandereta, Pilar, la política se está convirtiendo en un mercado de votos y apoyos al mejor postor, para al final aguantar en el sillón. Lo que menos importa es el ciudadano de a pie, al que le recortan con la excusa del necesario ahorro en tiempos de crisis, para después despilfarrarlo en cosas absurdas como los traductores... de vergüenza.

    No suelo comentar temas de política porque termino editando veinte veces el mensaje para no dejarte ninguna barbaridad pero es que lo pones tan clarito que era imposible no darte la razón.

    besos de buenas noches.

    ResponderEliminar
  16. Gracias a tod@s por la valoración, por pasar y por dejar vuestra opinión, por vuestras chanzas, por vuestra elegancia (amigos de otros lares, más o menos afortunados), por las reflexiones, por el enfado, por el poema (siempre la poesía), en fin, por estar y no callar.

    ResponderEliminar