Hotel Regina Spa Art Decó
Lástima que terminó...

...ya en casa, recogido el equipaje, repaso esta escapada de fin de año, acertamos con el Hotel y con la recomendación del restaurante para la primera comida del año.

Terminamos paseando por Lérida, disfrutando tanto de su arte como de su comida, haciendo promesa de no volver a comer nunca, nunca más en lo que queda de año, bueno quizás un poco de piña, de lechuga, de sopita, de... (otro propósito roto antes de cumplirse una semana)

Y mañana, a la mina.

9 comentarios :

  1. ¡Qué duro volver a la mina! y eso que no es una mina, como fuese así, estábamos listas.
    ¡Qué te quiten lo bailao!
    Que empiece bien tu semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que dadas las circunstancias os mereciais la escapada, espero que os haya sentado fenomenal.

    ResponderEliminar
  3. yo también vuelvo a la mina! Bueno, que te sea leve, parece que la escapadita estuvo genial!

    ResponderEliminar
  4. En fin Pilar, que estamos de nuevo, cada uno a nuestra mina,las escapadas está muy bien, sobre todo si es para relajarse es un buen comienzo de año.

    Que tengas un muy FELIZ AÑO.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Escapar, que rico sabe, teniendo hogar al que volver ;)

    ResponderEliminar
  6. Al menos tuviste escapada, no fue tan mal entonces...

    ResponderEliminar
  7. Os merecíais sobradamente la escapada, así que me alegro resultase tan bien.
    ¡Ánimo y a "la mina"!
    Besitos y feliz año.

    ResponderEliminar
  8. Promesas... Propósitos de no volver a comer en lo que resta de año... ¡JA!.
    Me acaba de llamar mi hija para que los invite mañana a comer y eso significa que traen hambre. Ahora a pensar qué les pongo.
    Un besino.

    ResponderEliminar
  9. Canoso, escapada estupenda, gracias.
    Anónimo, gracias a tí tambien, ha venido muy bien.
    Valdomicer, contigo a los mandos de los fogones pa' qué hacer propósitos. ;)

    ResponderEliminar