MOTIVOS

¿Qué empuja a un escalador a sufrir por pisar la cumbre? ¿qué lleva a una bailarina a sangrar hasta conseguir un perfecto chassé? ¿qué ata al opositor a la mesa? ¿qué empuja a una mujer a formar una familia frente a las dificultades? ¿qué impulsa al atleta más alto, más lejos, más rápido? ¿qué sostiene al hombre frente a la adversidad?

Unos luchan con tenacidad, y otros abandonan al primer obstáculo ¿cuál es el motivo? ¿podemos provocar en otro el afán de superarse, de mejorar, de llegar? ¿acaso el valor, la constancia, el afán de superación, el placer de llegar, se pueden aprender?

Quisiera explicarte esa sensación que te inunda cuando llegas al final de la escalera, con el corazón en la boca y los músculos convertidos en espinas que se te clavan por dentro, esa alegría salvaje no exenta de dolor cuando aquello que perseguías es al fin tuyo, esa paz, esa satisfacción, ese orgullo sano, ese saber que valió la pena, aunque nadie más lo valore, aunque nadie más sea consciente de lo que has hecho, de lo que te ha costado, porque sólo tú sabes lo empinado de la cuesta. Quisiera que comprendieras que cualquier cosa que puedas obtener como recompensa, siempre será poco en comparación con lo que sientes cuando alcanzas tu meta. Y eso, más que los resultados, es lo que deseo para ti.


34 comentarios :

  1. El verbo 'seguir', supongo.

    Aunque, como reza esa cita célebre, no me interesa la meta, sino el camino.

    Te abrazo fuette.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta esta reflexión que has traído.

    El sabor y la satisfacción de saber que ¡hemos podido ! nada se le equipara.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Creo que lo va a entender a la primera, tiene un buen ejemplo en su madre, seguro.
    Muchos besos y feliz día Pilar.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a esa sensación la humanidad sigue su curso y evoluciona, aunque ahora lo que se inculque en las escuelas sea precisamente lo contrario, la del poco o nulo esfuerzo...

    Buenos días

    ResponderEliminar
  5. Me encanta como lo has descrito, es una sensación sublime que he tenido pocas veces la suerte de experimentar.
    Besos y buen día!

    ResponderEliminar
  6. y sin embargo al llegar arriba hay que buscar otra escalera que subir...otra zanahoria que alcanzar!!
    besos

    ResponderEliminar
  7. ¡Buenos días Pilar! gracias por los buenos deseos; pienso que para llegar alguna meta se necesita esfuerzo y una gran dosis de ejercicio: te caes y te levantas muchas veces...No siempre logramos lo que deseamos pero si algo que se le parece, y yo me siento contenta con el trabajo realizado.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. No se si se podrá aprender eso de superarse o seguir, pero sí sé que cuando consigues llegar a la meta que te has propuesto, te da un subidón que te incita a volver a sentirlo; y a la segunda, tercera,...vez que lo consigues, sigue siendo lo mismo. Quizás no es tanto el conseguirlo, sino más bien, el camino que has tenido que sortear para llegar.
    Un beso grande.

    P.D. tengo un montón de problemas con la red de internet ultimamente, parece que no he entrado bien en el nuevo año. Estoy intentando solucionarlo pero ya se sabe que las cosas de palacio van despacio. Hay días que me resulta imposible conectarme, pero sigo aquí, entrecortada.

    ResponderEliminar
  9. Hola. Precioso texto. Me quedé con la magia de esta frase: ¿Qué sostiene al hombre frente a la adversidad? Es una buena pregunta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. También afecta el hacerlo con gusto, el luchar por algo que nos interesa, que es lo que queremos y no considerar el fracaso como una opción. La constancia es la mejor aliada.
    Me ha gustado mucho leer esta reflexión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Como lo dijo Larisa, no es el triunfo lo que impulsa, sino el ir venciendo los obstaculos para llegar a ella. Cuantas veces al final de tanta penurias y haber alcanzado el exito nos hemos sentido vacios y tristes por la victoria. Y de esta forma siempre estaremos buscando desafios.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Me imagino y creo, que al igual que la perseverancia o la constancia, el afán de superación es innato.
    Creo, también, que cuando uno saborea "ciertas mieles" es difícil prescindir de ellas, y por muy altas que estén, uno puede llegar a ellas.

    Me gustó este post.
    Abrazo gigante.

    ResponderEliminar
  13. La motivación Pilar mueve montañas!!!

    Me gusta mucho la forma como lo has contado.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  14. Se lo digo muchas veces a mis hijas...Si tienes un sueño, persíguelo. No pares hasta alcanzarlo. Muy buen post.

    ResponderEliminar
  15. Es importante averiguar el sueño que deseas perseguir, porque en ocasiones se suben peldaños sin saber a dónde llevan.
    Y ser conscientes de que a veces se avanza y en ocasiones se retrocede, pero que con esfuerzo y tesón se consigue llegar.
    Y aprender con cada peldaño que se sube o se baja, porque las enseñanzas de la vida no están en la meta sino en el camino.

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. El afan de superación sale de nosotros mismos, aunque a veces haga falta otra persona que nos de el empujoncito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Me ha llegado hondo tu entrada...
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Me ha encantado la entrada Pilar, ojalá nunca nos falten motivos para querer superarnos.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  19. Siempre he pensado que las personas insatisfechas con la vida, lo son, porque abandonan sus metas a la menor dificultad. El que sabe lo que cuesta conseguir las cosas, es el que valora lo que tiene.

    Tú no podías desear a esa persona otra cosa, Pilar, tienes un gran corazón.

    Un beso fuerte para ti, que también te mereces los mejores deseos.

    ResponderEliminar
  20. Todo lo que consigue con esfuerzo y trabajo siempre produce mucha satisfacción. Pero la verdadera felicidad está en el camino no en la meta.
    Creo que lo entenderá cuando lo experimente por sí mismo
    Un abrazo muy fuerte Pilar y feliz y descansada noche,
    Cecilia

    ResponderEliminar
  21. Hay que saber sufrir, y aguantar, y caminar aunque a veces no haya ni camino y nos convirtamos en cabras saltando por los montes... Yo creo que vale la pena, el esfuerzo en sí ya es recompensa, euforiza, da paz luego cuando descansas....

    Un abrazo, y a seguir con la escalada :)

    ResponderEliminar
  22. Me gusta mucho la reflexión y cómo la has descrito. Pero es tan difícil de inculcar el esfuerzo, la tenacidad y el tesón, el fijarse unas metas e ir a por ellas, en esta cultura actual del triunfo rápido y fácil...

    ResponderEliminar
  23. @Larisa Seguir siempre, disfrutando el camino, hacia donde deseas ir, no donde te lleve el viento. Besos
    @Cecilia Gracias, esa es la sensación que quisiera transmitir.
    @Ojosnegros Ojalá, a veces me falta fé. Gracias por tu apoyo.
    @Canoso Menudo enemigo nos hemos buscado. Un beso
    @Sonix Gracias, seguro que más de las que reconoces, tú te levantas y sigues caminando.
    @Uma De oca en oca, pero disfrutando la partida. Besos a pares.

    ResponderEliminar
  24. Buenas noches..

    Siempre hay que seguir luchando y seguir soñando, y al final del día dormirás plácidamente..

    Besitos de lindos sueños

    ResponderEliminar
  25. @Alondra Esfuerzo y paciencia, constancia y ganas, ojalá descubra que este es el camino. Un beso
    @fairytales Creo que si pruebas ese "subidón" te engancha. Espero que te reenganchen bien rápidamente. Un beso
    @Romek Dubczek Bienvenido y gracias, ponte cómodo.
    @Claire Gracias Claire, constancia, otro ingrediente. Besos
    @eltauromquico El placer del desafío, sin duda. Un placer tenerte por aquí tan amenudo.
    @Sonia ¿si es innato se heredará? Ojalá le guste la miel, y salte a por ella. Abrazo al alma.

    ResponderEliminar
  26. @Rosa Gracias Rosa, para empezar no hace falta una montaña, tan solo un curso ;)
    @Mascab No hay límites, les digo yo. Un beso
    @Carmen Aprender del error, del fracaso, de la caida, para seguir adelante. Besos
    @Sandra En eso de empujar estamos.
    @MEME Pues tú sabes...
    @BET Que así sea.

    ResponderEliminar
  27. @marikosan Gracias por tus palabras y tus deseos.
    @desde my ventana Seguro que sí, necesito creerlo.
    @"ACAPU" Hay que aprender, aprender a vivir. Te espero en el descansillo ;)
    @superamatxu Es dificil pero es lo que nos toca ¿verdad? Un beso y felices fiestas.
    @Incomprendido... (si uds. me lo permiten) Mil gracias.
    @eva A tí. Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. El afán de superación no se puede enseñar,al menos eso es lo que yo pienso. Todas esos sentimientos que has descrito tan maravillosamente bien, es lo que se siente y si los has tenido alguna vez volverás a necesitarlos y buscarás nuevas metas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  29. La perseverancia trae buena fortuna, repite y repite el I Ching. Y tal como dices no se trata solamente del logro obtenido, también y aún más fundamental, es lo que se aprende en ese proceso: habilidades para la vida y la convivencia... paciencia, fortaleza, entrega, constancia y un etc. forjador de bendiciones.
    También siento, con igual entereza, es indispensable, saber "perder", aceptar la derrota con amor y humildad. Ese proceso también enseña y fortalece.
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  30. @Anne Ojalá consiga inculcarle el afan. Un beso

    ResponderEliminar
  31. @Eva Magallanes Hola, encantada de recibir tu comentario, tienes razón al afirmar que del perder también se aprende. Un saludo

    ResponderEliminar