,

ROMA CIUDAD ETERNA

Las piedras de Roma, son las únicas que ni se asombran ni se sonrojan, han visto los excesos del Imperio,  bacanales, banquetes "ad nauseam", orgías, sangre derramada por divertimento; han cobijado la Babilonia papal, abusos, lujos, derroche, la compraventa de virtudes, justicias y futuros; han sufrido las recias botas del dictador adorado como hombre, venerado como padre y finalmente abandonado, los adoquines de Roma han sufrido demasiadas veces el triunfo de los sordos y quienes olvidaron que no eran dioses.


A ella no le sorprende este nuevo César, este nuevo Papa, este nuevo Duce, no son sus armas legiones fieles y valientes, bulas pontificias, fuegos del infierno, o una filosofía barata de hombre/raza/patria que insufla orgullo a quien apenas come; lo suyo son el dinero oscuro, el poder mediático y la banalización, apoyados en el abandono de la arena pública de quienes olvidaron que lo primero es lo de todos, lo público y a fuerza de desprestigiarlo, lo perdieron.

Tras engañar a la justicia ocultándose en su cargo, tras abusar de la ley hasta pervertir su espíritu, sigue el camino de aquellos culpables de graves crímenes que fueron atrapados por minucias, y serán sus excesos de hombre caduco, sus cutres gustos de viejo verde, su afán de ser más macho que nadie y más chulo que ninguno, los que quizás, le destronen.

Pobre viejo, cubre sus vergüenzas con dinero y precisa demostrar su hombría del modo más básico, equiparando cantidad a calidad, incapaz de merecerlo, consume sexo vendido, cayendo cada vez más bajo, más jóvenes, más desesperadas, más míseras.

Roma, la Eterna, espera, el final que la historia suele reservar a los hombres de barro que presos de sus deseos, olvidan la historia del emperador y finalmente quedan desnudos. Mientras el resto del mundo, no sabe si reír o llorar, porque no tiene tanta paciencia.

20 comentarios :

  1. Increíble, me ha encantado el enfoque, la reflexión, todo.

    Un saludo y no puedo estar más de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar
  2. Yo no comprendo como en Italia tienen a este tipo de presidente. Seguramente tienen una gran crisis de politicos y tienen que conformarse con este. Una italiana me dijo que le habia botado porque era el menos malo. Asi seran los otros... Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Italia, Roma la bella, se merecen mucho más que éste triste espectáculo. Desde lejos nos provoca profunda hilaridad éste "señor" y sus escapes amatorios. Todos estamos esperando ver el final de éste playboy. Con éste tipo de personajes, se daña la política y la democracia.
    Un beso Pilar.

    ResponderEliminar
  4. Excelente modo de abordar el tema Pilar.
    Lamentablemente hay muchos "tipos" así, cada cuál con su estilo ..ó género, ser mujer no garantiza estar exento de frivolidad.

    Un beso desde Argentina.

    ResponderEliminar
  5. Un poquito de Nerón, algo de Claudio, bastante de Augusto y cantidades ingentes de Calígula...

    La impunidad del poderío dentro del espectáculo gestado en un Coliseo en ruinas...

    Si, Roma Ciudad Eterna...

    Beso

    ResponderEliminar
  6. Una crítica poética a un trozo de la historia. Tal vez las cosas mejoren para dar lugar a nuevas palabras que de tu puño se convertirán en belleza. Lo bueno de la democracia es poder elegir.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Asi es, qué tendrá el poder que corroe???? Sutil en tus palabras, pero certera como siempre.

    ResponderEliminar
  8. Roma es una ciudad preciosa. Yo sentí lo mismo cuando pisé por primera vez esas piedras. Tuve la sensación de que retrocedía en el tiempo. En cuanto a Berlusconi, es incomprensible que Italia mantenga como Presidente a un hombre tan corrupto, despreciable y miserable. Penoso...

    Besossss.

    ResponderEliminar
  9. Y lo peor de todo es que si hubiera elecciones, volvería a ganar.

    ResponderEliminar
  10. Roma es una ciudad eterna a la que siempre hay que volver una vez más.
    Roma fué un imperio levantado con grandes corrupciones.
    Los políticos romanos o madrileños, londinenses o parisinos, berlineses o atenienses, cuando son corruptos se hermanan en sus miserias. Lo dá la Casta.

    ResponderEliminar
  11. Querida Pilar: no te quepa duda que el mundo rie...solo da para reir.
    besos y muy buen articulo!

    ResponderEliminar
  12. Roma es eterna pero ese tipo tiene sus días contados, ya lo verás. ¿No tendrá hijas ese señor?
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Eterna Roma, sí. Pero gracias a Dios que los hombres no lo son.

    Acertadísimo.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Bueno, mejor dicho... no lo somos. ;)

    ResponderEliminar
  15. Ni Neron ni Caligula... con Berlusconi al poder podría arder hasta los cimientos del Vaticano... ah no es verdad esos son incluso más intocables
    Besos

    ResponderEliminar
  16. ¡¡¡ Si las piedras hablaran !!!

    Casualmente vi a Berlusconi en Milán, mientras hacía campaña. Todo un showman.

    Yo me pregunto a menudo ¿qué lleva a los ciudadanos a elegir y reelegir a este tipo de personajes que de largo se ve de qué pie cojean? ¿No tienen también parte de culpa ?

    Lo peor es que el mundo ni rie ni llora, se acostumbra a este tipo de cosas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Roma, ciudad melancólicamente imperial donde las haya, está tallada en piedras que guardan muchos secretos, casi todos históricos, muchos de los artísticos, imaginables, y políticos...si las piedras hablaran...
    Abrazos, Pilar.

    ResponderEliminar
  18. Dicen que los pueblos que ignoran su historia están condenados a repetirla. A veces, conociéndola también estamos condenados a contemplar cómo repetimos lo que tanto denostamos.
    Berlusconi es una especie en progresión, lamentablemente, el tipo de los sin complejos, que se comportan de manera indecente sin perder la sonrisa, como diciendo: ¿passa algo? Lo sorprendente es que no pasa nada, ya se ve.
    Besos, Pilar, y gracias por provocarnos la reflexión.

    ResponderEliminar
  19. Parece que la historia no va a acelerarse, incomprensiblemente si las elecciones italianas fuesen hoy, ganaría de nuevo. Gracias por vuestros comentarios, es un gusto compartir con vosotr@s.

    ResponderEliminar
  20. Yo no alcanzo a entender cómo semejante tipejo puede ser el presidente de Italia. Y lo que es peor, que por lo que dicen, si volviera a haber elecciones volvería a ganar. Es que no lo entiendo...

    ResponderEliminar