, ,

SOLA, PERDIDA, ABANDONADA

Sola, perdida, abandonada… en un país desolado.
¡Horror! A mi alrededor se oscurece el cielo…

¡Ay de mí… estoy sola!
¡Desfallezco en el profundo desierto,
cruel angustia, ah, sola y abandonada,
yo, la desierta mujer!
¡Ah! ¡No quiero morir! ¡No! ¡No quiero morir!
Así pues todo ha acabado.
Tierra de paz me parecía ésta…
¡Ay, mi funesta belleza enciende nuevas iras …!
Querían separarme de él;
ahora resurge todo mi horrible pasado
y desfila ante mi vista con gran claridad.
¡Ah! Se ha manchado de sangre.
¡Ah! Todo se acabó.
Invoco ahora a la muerte como a un asilo de paz
¡No! ¡No quiero morir… amor, ayúdame!

27 comentarios :

  1. Leí el título y pensé que me llamabas.

    ResponderEliminar
  2. Esta vez me has pillado.
    No conocía ni la obra, ni la diva.
    Que no se enteren ni Miguel ni Víctor, que me pegan.
    Tendré que poner al día mi profunda ignorancia.
    Un besino.

    ResponderEliminar
  3. La soledad es triste y bastante doloroso para los que no la saben apreciar.

    Preciosa entrada. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Sola, perdida, abandonada... No quiero morir.
    Duras palabras, que mezcladas entre si...
    reflejan mucha pasión.

    Un saludo y buen domingo.

    ResponderEliminar
  5. no, no te ofreceré una botella de agua sin abrir, que ya sé q no te apañas...
    no acabo de entender tu poesía: una mujer harta se queda finalmente sola (eso es la paz) pero luego le pesa la soledad y echa de menos a Aquél?
    El desierto lo forman los huesos de los que se han quedado allí solos.
    Bueno, tú no lo estás. Un beso gordo de un gordo,
    rafarrojas

    ResponderEliminar
  6. Morir en brazos del ser amado es una dulce forma de partir, al menos consuela el hecho de fallecer lejos de la patria amada.
    Un beso Pilar.

    ResponderEliminar
  7. Y pedir ayuda al amor, que al fin y al cabo, es la única salvación.
    Precioso poema y desconocido para mi. GRACIAS.

    Abrazo siempre, al alma.

    ResponderEliminar
  8. Seguimos con Puccini, qué gozo, qué placer, estoy disfrutando de estas entradas no sabes de que manera.

    ResponderEliminar
  9. Ese sola, perdida, abandonada, me recordó al principio a cierto momento de La traviata, perdida y abandona en este desorden de París... ¿recuerdas?

    La Manon de Puccini no es mi preferida, me quedo con la francesa, más belcantista. De Puccini me gustan sus arias, muchas de ellas, que son insuperables, o algún dúo excelso. Y de Kiri me quedo con todo, porque fue realmente buena.

    Un placer tu blog, al que llego por el intrépido Acapu.

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno el blog, te dejo el mio:
    www.postsdeunreinoalien.blogspot.com

    Nos leemos, saludos y segui asi que escribis recontra lindo

    ResponderEliminar
  11. Invoco a la muerte como un asilo de paz, es una expresión terrible, menos mal que dura un instante, porque al poco ya está gritando que no quiere morir. ¿Locura de amor?

    Besossss.

    ResponderEliminar
  12. ¡Vaya! no conocía tu tiempo poético, un poco triste; veo a tu protagonista perdida en el desierto pero al volver a mirar encontrará el oasis.
    Me gustó mucho besitos

    ResponderEliminar
  13. Lo amo,ahora moriría en sus brazos,lástima que se olvidó de mi.

    ResponderEliminar
  14. @Valdomicer Te guardo el secreto, es de Puccini, libreto de Leoncavallo, Illica, Giacosa, Praga, Oliva y Ricordi, inspirado en la novela "Histoire du Chevalier des Grieux et de Manon Lescaut" del abate Prévost, y ella una diva neozelandesa de ascendencia maorí de espectacular belleza.

    ResponderEliminar
  15. @teologiadeS La ópera tiene estos momentos de absoluta entrega que te llevan lejos y te muestran descarnadas pasiones cuasimposibles.

    ResponderEliminar
  16. @Isabel No quiere morir, pero así acaba muerta en los brazos de su amado, a quien traicionó, pero es capaz de perdonarla y sufrir con ella el destierro. Un beso
    @rafarrojas Gracias, creo que a ella tampoco le sirve ya. Es casi el final de la historia, sabe que muere y aunque así libera al amante, no quiere quedarse sola. Besos

    ResponderEliminar
  17. @Taty Cascada Seguro que consuela. Un beso
    @Sonia Muchas veces olvidamos que los libretos de las óperas son obras bellísimas. Me alegro que te gustase. Otro de vuelta.
    @marikosan ¿alguna preferencia para el siguiente? Me alegra compartir tanta belleza.
    @Eastriver Recuerdo, la situación no es del todo diferente. Un placer recibir a un amante de la ópera, y más si viene de mano de un amigo. Por favor, ponte cómodo en mi casa.

    ResponderEliminar
  18. @JACKIE Gracias, pasaré a saludarte.
    @Aniki En este caso, realidad trágica que se impone, porque en sus brazos, sí, pero se muere, que para eso es una tragedia. Un beso
    @Alondra No guapa, es un aria de ópera, no me llegan a mi las musas para tanto. Me alegro que te gustase.
    @Anónimo Por si acaso, mejor seguir viviendo, que del otro lado nadie a vuelto a contarlo. Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Hola, Pilar. Maravilloso poema, tan lleno de expresiones aprovechables para cuando estemos solos y las paredes aplaudan nuestro concierto de lágrimas.

    ResponderEliminar
  20. Gracias, Pilar, por estos regalos musicales.

    ResponderEliminar
  21. @Leroux (Jorge) Encantada de recibirte en mi casa, sinténtete cómodo.
    @La de la tiza Un gusto compartir lo bueno.

    ResponderEliminar
  22. Gracias Pilar. ES maravilloso encontrar estas cosas tan poco dadas a publicitarse.

    ResponderEliminar
  23. Mascab; la belleza no puede ocultarse.

    ResponderEliminar
  24. Aquí se deja de estar sola, perdida y abandonada.
    Un placer pasear siempre por aquí.

    Un beso

    ResponderEliminar
  25. Anne; es lo que tiene saberse en compañía, ¿verdad?

    Savia; pues otro con sonrisa de regalo

    ResponderEliminar