,

23-F (otra vez)

Aunque siempre me han parecido cuestiones interesantes, la numerología y la cábala forman parte del insondable abismo de mi ignorancia, por eso he estado buceando en la red si el 23 tiene algún significado especial, descubriendo (aquí) que no es un número del montón, sin necesidad de vincularlo a un mes, en este caso Febrero, y un país, el nuestro.


Se cumplen en pocos días, 30 años desde que Tejero tomó el Congreso y vivimos una noche muy especial, como todo acabó bien, entre otros hechos mucho más trascendentes, yo escribo aquí con libertad. Todos los mayores de 40 años que conozco, tienen grabado en la memoria dónde estaban, qué hacían y que pasó en sus vidas esa tarde/noche. Probablemente los menores piensan que les colocamos otra batallita cuando lo contamos, pero para nosotros es importante, fuímos parte de la historia, probablemente parte austada.

Yo era muy joven (obvio ;)) y estudiaba un tema de historia relativo a la guerra civil, lo que no deja de ser curioso, tenía la manía (juventud) de estudiar con la radio encencida y de repente dejaron de poner música para contar lo que "parecía" estar pasando, recuerdo la mirada de preocupación de mi madre, el frío por la espalda de mi abuela, el silencio no pactado sobre las implicaciones de que mi padre estuviese lejos, quizás en el otro lado de una línea que podía separarnos.

Recuerdo como si fuese ahora, la inquietud que comenzó a recorrer las ondas, el bullicio excesivo en la calle, que se convirtió en sepulcral silencio mucho más pronto de lo acostumbrado para un lunes, la noche pendiente de la radio, la televisión, el discurso del Rey con el aliento retenido, y después la alegría contenida de quien ha sobrevivido a una gran tormenta.

Pero el 23-F no acaba aquí, dos años después se produjo un hecho excepcional a nivel económico, se expropió Rumasa; lo que tuvo dos consecuencias curiosas, la conversión en "personaje mediático" de Jose María Ruiz Mateos y el pastizal que ganaron algunos y algunas bien situados en el proceso de privatización posterior.

A pesar de las teorías del eterno retorno, me atrevería a afirmar que no es posible, (vale, no es fácil) que la Guardia Civil tome de nuevo al asalto el Congreso de los Diputados, pero lo de Rumasa sí ha caído en el ciclo, de nuevo se encuentra en una situación económica de alto riesgo.

La incorporación del término Nueva, no parece haber sido suficiente para despistar a los malignos hados que persiguen a este prolífico empresario, claro que quizás el hecho de empeñarse en convertirse en supergrandenorme a coste  de asumir grandes riesgos, tenga algo que ver, entonces acabamos pagando todos, y en ahora me preocupa que suceda lo mismo, porque aunque los compradores de esos bonos no negociables, deberían saber que nadie ata perros con longaniza o da duros a cuatro pesetas (no sabría decirlo en euros), temo que si no pueden recuperar su inversión, pretendan que sea el Estado (nosotros, otra vez) quien lo haga, con intereses, por supuesto, que si ganas es para tí y si pierdes ya encontrarás el modo de que alguien lo asuma, según rezan las más reputadas teorías económicas, las mismas que nos tienen secos de crédito para seguir funcionando mientras nos muestran con absoluta indecencia los bonos, primas y prevendas de los directivos que no supieron gestionar su enorme avaricia.

El Libro de Números en su capítulo 32, versículo 23 afirma: "Sabed que vuestro pecado os alcanzará", me encantaría pensar que a los espectadores, no.

19 comentarios :

  1. hoy para mi, ha sido un dia especial, no se si bueno omalo, o un poco de cada uno... solo por aportar algo.. bueno hoy no ayer.. 21 F

    ResponderEliminar
  2. A mí también me "encantaría pensar que a los espectadores, no" pero como bien dices... siempre nos salpica y al final, pagamos los excesos y los males de quienes teniéndo más dinero que nosotras mismas, lo acoplan sin asumir las consecuencias de sus decisiones. Al fín y al cabo, para eso estamos los "curritos" que religiosamente pagamos nuestros impuestos...
    Como siempre, buena entrada Pilar. El debate está abierto.

    ResponderEliminar
  3. En la facultad nos mandaron un trabajo sobre el 23-F. Fuimos hasta la Biblioteca Nacional, en Madrí, para buscar información. Llenamos 200 páginas. Nos pusieron un 6.

    Al año siguiente, presté el trabajo a una compañera de 1º. Arrancó la hoja con nuestros nombres y puso el suyo a boli. Entregó exactamente el mismo trabajo, al mismo profesor. Le puso un 10.

    Asco.

    ResponderEliminar
  4. ¡Quieto todo el mundo! que genio...

    ResponderEliminar
  5. Cuando el golpe de estado yo tenia 8 años, peor me acuerdo perfectamente de ese día, no entendía bien de que iba aquello, pero si entendia que era algo grave.

    Respecto a Rumasa, te doy la razón en una cosa, cuando alguien gana todo para el, pero si pierde, que lo paguemos todos.

    ResponderEliminar
  6. Todo acto tiene consecuencias. Aquí estamos, hablando aún de un suceso que pudo cambiar la historia. Yo recuerdo dos cosas especialmente: la valentía del Sr. Gutierrez Mellado enfrentándose a los golpistas armados poniendo en peligro su vida, y la dignidad del Sr. Suarez, no tirándose al suelo ante las armas y ayudando a Gutierrez Mellado.

    Un abrazo de Marpin y La Rana.

    ResponderEliminar
  7. Lo triste es que no aprendemos nada de la historia...
    Mi imagen es la de Suarez sentado en su escaño como diciendo: "represento al pueblo y no me tiro al suelo". Y cuando llega esta fecha siempre pienso en ese hombre conciliador perdido hoy en la niebla.
    En el otro tema no me duelen los listillos que pensaron hacerse ricos con el alto interés de los bonos. Me duele la gente que se va a quedar sin trabajo, a los ganaderos que se quedarán sin cobrar la leche que vendieron, y demás proveedores... Él seguramente tiene su patrimonio a buen recaudo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Yo tambien era muy joven Pilar, tan obvio como el tuyo ;.)). Asi que recuerdo lo de "todo el mundo al suelo", como un "que te pego leche", o " porque no te callas".
    Espero que esos 5000 suscriptores de bonos a unos miserables 50.000 €,según anunciaban en la tele,y que esperaban reditos al 10%, y que la CNMV advirtio hasta la saciedad que no eran regulados por la propia comisión, no tengan los cojonazos de que papa estado cubra la inoperancia, la avaricia y la mala gestión de un grupo caracterizado como todos sabemos historicamente por la transparencia y el buen hacer empresarial.
    Por cierto un posible candidato como Cristobal Montoro, a ministrable, asegura que de nuevo la suspension de pagos, ha venido propiciada por la crisis y el mal momento de la economia española, y como el causante de ello es ZP, pués ya sabemos la culpa de todo de nuevo los Sociatas.

    ResponderEliminar
  9. Yo no llegaba a diez años cuando Tejero pero recuerdo que en casa estuvimos pegados a la tele hasta que se solucionó todo. Ahora me resulta cansino tanto recordatorio del asunto, porque como bien dices a los que lo vivimos (aunque de pequeños) nos queda el recuerdo y a los que no lo vivieron les suena a batallita... ¿Lo olvidarán y estaremos condenados a repetirlo?

    Hoy estoy para el arrastre

    ResponderEliminar
  10. Mi madre también se acuerda del día y siempre nos describe el miedo de estar con dos niños pequeños sola en casa ante lo que pudiera pasar!! menos mal!
    besos

    ResponderEliminar
  11. Increíble como un hecho podría haber cambiado la vida de tantas personas, por suerte la historia del país se inclino del bando de los "buenos". Yo tampoco creo que ciertas cifras sean al azar.

    ResponderEliminar
  12. No diré que era una cria, pero casi ;D porque aún no tenía edad de votar.
    Mi padre y yo escuchabamos por la radio lo que se debatia en el Congreso cuando oimos el desarrollo de los acontecimientos. El temor y la preocupación fué la constante en una noche donde la familia nos reunimos en torno a una radio. La tensión se relajó un poco con el discurso del Rey.

    En cuanto a lo de Ruiz Mateos, la primera vez pudo pasar por victima, pero la segunda no cuela.
    No creo que nadie de duros a pesetas y mucho menos en estos tiempos, pero como la avaricia rompe el caso, pues ahora : ajo y agua...

    ResponderEliminar
  13. Bueno, yo tenia un aparato de esos que grababan cintas y lo puse a grabar, fué una de las primeras cintas del golpe que se manejaron en el Congreso a poosteriori, me la pidió la policia. Os explico el porqué.
    Tengo un hermano que era Ayudante personal de Gutierrez Mellado y tanto él como su mujer que era estenotipista de las Cortes, estaban allí.
    Mi hermano hizo de correo entre la Junta de Jefes de Estado Mayor y los golpistas. Lo curioso, es que yo le animé a que escribiese algo sobre ese día, pero me dijo que tampòco Gutierrez Mellado lo había hecho, y es verdad.
    Mi padre fué profesor de este último y en el entierro de mi padre, lloró como un niño. Se muchas cosas pero no puedo contarlas, lo que si estaba segura, es que fracasaba y que aunque hubiesen ganado, en ningún momento habría habido un baño de sangre como se hartó de decir ayer en la TV el Sr. Bono

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  14. Yo estudio historia y debo decir que la primera parte de tu entrada, el tal como recuerdas aquel día, me ha helado la sangre. Testimonios reales de lo vivido, eso es lo que hace falta para comprender las cosas.

    muy muy buena la entrada en si, genial final Pilar.

    un beso!

    ResponderEliminar
  15. Recuerdo que aquel dia no tuve clase, y para mi despues de eso podian dar un golpe de estado cada semana.
    Hasta que tiempo despues me di cuenta de lo que era en realidad un golpe de estado y preferia ir a clase.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Yo también era joven, no llegaba a los 30, embarazada de mi pequeño y con el alma en un puño, porque mi marido era militar y los tenían acuertelados. No veas que angustia de noche.
    Menos mal que todo quedó en un susto, pero la angustia y el miedo, al futuro incierto, todavía me hacen temblar.
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  17. No recuerdo nada, tenia 6 años...leyendo vuestros recuerdos...una suerte para mi no tenerlos...

    ResponderEliminar
  18. Fue un momento histórico del que no se puede hacer una lectura positiva: todos quedamos mal. Los militares, que dieron una imagen burda y zafia del país, los dirigentes que no se percataron de lo que se preparaba ante sus narices, los ciudadanos que sólo pensamos en ponernos a resguardo. Yo fui de esos. Sólo pensaba en cómo salir del pais. Carezco de espíritu heroíco, sólo quiero una tierra donde vivir en paz. A la cual contribuyen muy poco tanto especulador y empresario de pacotilla como los que mencionas.

    ResponderEliminar
  19. Gracias por compartir vuestros recuerdos.

    ResponderEliminar