,

MY OWN

Tengo la MTV de fondo mientras zascandileo por la cocina, y de repente se acaba la música y comienza un programa, se llama MY OWN, "Mi propia/o", según la propia candena se trata de un concurso en el que con la ayuda de dos amigos, un afortunado/a fan tendrá la oportunidad de hacer el casting de su vida, el casting a través del que encontrará a la persona que más se parezca, suene y actúe como su cantante favorito. El casting se realizará a seis aspirantes a artista. Tras una serie de pruebas y eliminaciones, tres de los seis finalistas tendrán que cantar uno de los hits del artista en cuestión… tras esto, uno de los tres será nombrado ganador del programa.


En resumen, alguien busca a alguien que sea lo más parecido posible a otro, una copia "barata" de aquello que le gusta. Lo que me llama más la atención es que l@s candidat@s se desviven por "venderse" no apuntando sus puntos fuertes, sino sus similitudes con la estrella que planea sobre todo el programa.

Es otra vuelta de tuerca a esos programas en los que un grupo de chicas o de chicos compiten por una primera cita con el concursante, al que adulan hasta la náusea, mostrándose como mercancía en puesto de mercadillo, sólo que en este caso la victoria sonríe a quien consigue ser menos real, menos sincero, menos espontáneo, más falso y menos original.

De entre los muchos modos de buscar pareja que las nuevas tecnologías ponen a nuestra disposición, este es sin duda uno de los más interesantes, al fin y al cabo solemos esforzarnos por mostrar aquella luz que adivinamos le gustará más, y en este caso, el modelo está claramente definido, quiere a otr@, y en su defecto, el sucedáneo que más se le acerque, más fácil ¿no? Aquello de que te quieran por quien eres, no deja de ser una trasnochada demanda de feministas pasadas de moda.


Buscando a Beyoncé               
         Buscando a Justin Timberlake

Mientras escribo esto, veo el penúltimo televisivo experimentosociológico/horteradatotal que se llama "Princesas de Barrio", la crítica para mañana, que tengo que meditarlo.

25 comentarios :

  1. Fina ironía la tuya para hablar de estos temas. Yo prefiero no añadir nada más. Apenas veo la tele y cuando me encuentro con esas cosas me entra una desazón que prefiero ni definir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Anda, había olvidado que hoy empezaba 'Princesas de barrio'! Miedda. Me he tragado la gala de 'Operación Truño'. No lo volveré a hacer más.

    Espero que 'My Own' no vaya nadie buscando a su particular Bisbal. Miedo.

    ResponderEliminar
  3. Eso no puedo ser bueno para la salud. De verdad que no puede ser bueno. Para la mental, sobre todo. :S Yo mientras voy a seguir con las descargas...

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Lo que me alegra haber dejado la tele, jajajaja.

    ResponderEliminar
  5. Buena reflexión. Serán tan necesarios estos programas?
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Estoy tan en shock que solo me queda añadir que nuestra traída y llevada Belen Esteban se queda a la altura del barro con lo poco que ví ayer... La Jessy, la paqui, la boda, la orquesta, el polígono, Camela... uf!! Pero por reflexionar que no sea... NO es acaso todo ello mucho más verdad que las fantásticas villas que nos regalaban capítulos anteriores? Me falta tiempo para el análisis y me falta verlo. Con diez minutos ayer saturé ventana así que yo lo dejo para la semana que viene. Por si vuelvo a caerme del sofá y lo encuentro de nuevo.

    ResponderEliminar
  7. Si ya lo decía Einstein, hablando de la infinitud de la estupidez humana. Y respecto a esos programas donde se ha de conquistar a alguien ofreciéndose como mercancía competitiva, o el mercadeo del amor...mejor no hablar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Yo también estoy pensandome la crítica para princesas de barrio...

    ResponderEliminar
  9. Es lastimoso la cedencia de los programas de televisión. Poco consecuentes con las reacciones que producen en los jóvenes que los siguen... o quizá demasiado consecuentes... porque a lo mejor, se trata de éso: de "aborregar" aún más a la juventud, para que nadie, se les escape del sumiso "rebaño"...

    ResponderEliminar
  10. mientras tú veía my own y princesas, yo disfrutaba con Chuck. Deberíamos usar nuestras opciones y quien sabe si no nos libraríamos de tanta basura i-rreality.
    (en mi clase en El Puerto una alumna de 1º de ESO decía que a ella sólo le gustaba Sálvame y GH....¡Dios mío!)

    ResponderEliminar
  11. No me queda claro si el concurso es para encontrar novio o para ser cantante :S

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Cada vez la televisión muestra más basura, ¿es realmente necesario?

    Antes de acostarme estuve haciendo zaping y paré unos minutos en una entrevista que en la sexta le hacían a Iñaki Gabilondo, ciertamente ni el programa, ni el periodista en cuestión son santos de mi devoción, pero me llevó a la siguiente reflexión que está un poco relacionada con tu post de hoy:

    ¿Qué ocurre en este país para que sustituyan una cadena como cnn+ por un canal de 24 horas de gran hermano? ¿Realmente es lo que demanda la audiencia o simplemente lo sigue la gente porque cada vez hay menos opciones? ¿lo que ofrece la parrilla televisiva es realmente el deseo de los televidentes?

    Espero la dura crítica del programa ese de princesas que comentas, no tengas compasión.

    Besos y perdón por la parrafada

    ResponderEliminar
  13. Me pierdo las mejores... joooo... Voy a tener que sentarme de vez en cuando, delante de la caja... "tonta"... (viene a huevo, ¿no?...
    Pues, no lo he visto, pero me lo imagino... después de ver el programa ese, en el que se intercambiaban las familias... LO DÍ POR VISTO TODO... CÓMO ESTÁ EL MUNDO... XDDD

    Besoos... me dejas intrigada con lo de las Princesas...

    ResponderEliminar
  14. Me has dado la penúltima razón para seguir prácticamente sin ver nada de TV.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Oh por favor!!! no conocía ese programa, pero vamos, desgraciadamente no me sorprende nadita que exista.

    Besitos Pilar

    ResponderEliminar
  16. Si de esas cosas pudiera hablarse totalmente en serio, cabría decir que muestra hasta qué punto esta sociedad ha perdido los valores. Todos sin excepción.
    Como no soy partidaria de mezclar la tele con la filosofía, te diré que eso te pasa por juntarte con malas compañías. Mucho mejor una retirada a tiempo, dónde va a parar...
    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
  17. Yo ví unos cinco minutos de Princesas de Barrio.. es un estilo a Mujeres Ricas pero con pobres...no lo voy a ver. Eso sí, no me pierdo Gran Hermano jajaja..
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. en mtv hay montones de programas asi, hoy sin ir mas lejos vi uno y son fatales

    ResponderEliminar
  19. No veo apenas la televisión.
    Debe de ser uno de esos pestiños que echan de vez en cuando, pero la realidad es que si cometes la torpeza de sentarte, te enganchan jajajajaa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Me revientan ese tipo de programas, no los veo.

    Un beso

    Pilar

    ResponderEliminar
  21. Nadie nos obliga a ver estos programas, por supuesto, pero están ahí, y como dice Ojosnegros si te los tropiezas te abducen.
    Veo poca televisión, prefiero leer, escribir, dormir y otras muchas cosas, pero caigo de vez en cuando.
    Pero eso no significa que no se vean, que no reflejen una parte de la realidad, que no tengan un objetivo, que no transmitan queriendo o sin querer. Y sinceramente y disculpad la presunción, a veces me siento como una antropologa en mi propia sociedad.
    Volveré a este tema, al fin y al cabo, os debo la critica de Princesas de Barrio, y promete ;)

    ResponderEliminar
  22. Es que ya no saben qué inventar.

    ResponderEliminar
  23. Lamentablemente estos programas están porque la gente los demanda.
    Hay de todo en la viña del señor...

    Un beso Pilar.

    ResponderEliminar
  24. Esos programas son como yo los llamo para rellenar hueco, no tienen sentido, fundamento ni lógica pero bueno ocupan espacio.
    Y princesas de barrio... bueno peores cosas se ven.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Anne, bien resumido. Un beso
    teologíadeS; yo pensaba que el relleno era la publicidad pero vas a tener razón.

    ResponderEliminar