, ,

TORMENTA DE ARENA

Mapa de las revueltas

Este es el mapa que Wikipedia está realizando (va cambiando según se desarrollan los acontecimientos) sobre los movimientos sociales de los países árabes, probablemente la revolución menos prevista y más impactante de los últimos tiempos.

La mecha prendida sobre su propio cuerpo ha hecho de Mohamed Bouazizi el personaje del año, y quien sabe si del siglo, su protesta no violenta, su desesperación, su formación (ingeniero informático), su trabajo (vendedor ambulante de fruta), sus deseos, sus ilusiones, su rabia e impotencia recorren los países árabes despertando a una generación de jóvenes, que contemplan el mundo en tiempo real, que leen en otros idiomas y que a pesar de haber quebrado su tradicional falta de educación (no en todos los casos, pero sí de forma importante) no alcanzan a atisbar el futuro que sin duda merecen. 

Pueblos unidos por historias similares, alejados de guerras intestinas a cambio de estados teocráticos en los que el otro hora líder se ha convertido en un fósil aferrado al poder, cobijan una generación joven, convencida de sus posibilidades y poco dispuesta a dejarse convencer por los imanes. Quieren decidir su futuro, ser quienes son, pero libremente, trabajar, cambiar, mejorar, avanzar.

Los tiranos (apoyados internacionalmente, un pueblo controlado permite un mercado mundial cómodo y seguro) están reaccionando de forma diferente, algunos  dispuestos a un baño de sangre, otros valorando que perder un poco es mejor que perderlo todo, en cualquier caso, aires de cambio soplan en el desierto, crucemos los dedos para que cuando se aposente la arena, lo sucedido no sea un simple espejismo.

21 comentarios :

  1. Un efecto domino que da un poco de aprensión !

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  2. La esperanza es lo último que se tiene, Evaristo dixit.

    Ignoro si esos cambios serán o no un espejismo. Pero me gusta creer que las cosas mutan para bien, que los humanos en el fondo tenemos remedio y que la Destino en el fondo se porta.

    Los tiranos siguen naciendo. La revolución también.

    Cruzada de dedos.

    ResponderEliminar
  3. Viva siempre la ESPERANZA.

    Buen fin de semana.

    Marpin y La Rana

    ResponderEliminar
  4. Seguramente Bouazizi era un ángel, un idealista, un líder vestido de vendedor ambulante que ha movido miles de almas.
    Que tristeza que un hombre esté tan desesperado que elija morir quemado, es horroroso lo que puede hacer el dolor y la impotencia.
    Un abrazo para ti Pilar.

    ResponderEliminar
  5. Después de despertarse de la pesadilla, el sueño de la esperanza. Creo que lo has definido muy bien, Pilar "la revolución menos prevista y más impactante de los últimos tiempos". Esperemos que tenga buen desarrollo y final.
    Muy acertado tu ojo crítico, como siempre nos tienes acostumbrados.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. Lo malo es que no en todos los países el resultado será el mismo, la religión está demasiado unida al poder y esa mezcla resultante puede ser demasiado peligrosa.

    Habrá que estar atentos a los cambios.

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Crucemos los dedos. Es increíble como se ha contagiado la revolución, que la gente por fin despierte, que vuelva a creer en su derecho a tener una vida mejor, y también como se aferran a su poder los dictadores de oriente medio, que entre todos ellos suman más de 100 años de gobiernos. En medio del desierto no sólo hay espejismos también existen los oasis.

    ResponderEliminar
  8. Te mando mi mayor consideración y afecto. ¡Eres una gran politóloga! Abrazos

    ResponderEliminar
  9. y que lo sucedido no vaya a peor...
    esperemos que finalmente en estos paises reine la democracia, esperemos ;D

    ResponderEliminar
  10. Te felicito por tu artículo, digno de ser llevado a cualquier medio de comunicación. Cuando escribes sobre actualidad, Pilar, eres buenísima.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Creo que no habiamos ni imaginado lo que está sucediendo. Sin duda, un hecho histórico de gran relevancia al que tenemos la oportunidad de asistir, aunque sea como meros espectadores.
    Me gustaría ser optimista y pensar en la posibilidad de una transición como la que tuvimos nosotros, pero tengo serias dudas; la religión tiene demasiado peso.
    Ojalá que la ilusión de está joven generación les de la fuerza suficiente para no doblegarse.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. He vivido 7 años en el Norte de Africa, y estos movimientos musulmanes me dan un poco de miedo.
    Muchos de ellos son muy fanáticos y no se como acabará la cosa.
    Ojalá sepan llegar a la Democracia sin derramamiento de sangre.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  13. no se q decir, yo trato de ser positiva, pero no se si peco de ingenua.. un bezaso

    ResponderEliminar
  14. Con los dedos cruzados, si Alá quisiera...

    Gracias por vuestras visitas y comentarios.

    ResponderEliminar
  15. Cuántas tormentas necesita el mundo para acomodar la arena floja y una lluvia de Mohamed Bouazizi para contener el llanto de tantos pueblos oprimidos y hundidos en la pobreza y el olvido. Tanto dolor desborda un folklore de deseos reprimidos...No, ya nadie puede creer en espejismos!Muy buena entrada, estoy volviendo...Bsos

    ResponderEliminar
  16. Pues yo tengo miedo y mucho.
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  17. Nuevalunaenescorpio; que hermosas palabras para reflejar una esperanza común. No alcanzo a ver tras el velo, pero seguiré las pistas. Bienvenida o bien vuelta ;)

    Nela; y es que está la cosa para tenerlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Si hubiera sucedido en Francia ahora la llamarían revolución francesa, pero tuvo lugar en donde antaño existió Cartago, que todos sabemos como terminó su osadía ante el imperio.
    Ahora estamos ante una oportunidad histórica de apoyar a personas que aspiran a vivir con un bienestar que nunca conocieron, y que aquí en nuestro mundo no apreciamos porque enseguida lo que ayer era novedad mañana pasa de moda.
    Occidente ha mantenido, para beneficios propios, regímenes totalitarios con la excusa de evitar a los islamistas, dudando de la capacidad de los ciudadanos de esos paises actuando en nombre de su bien. Pero ahora quieren regir sus propios destinos, y me da que apreciando mucho mas que nosotros un simple teléfono.
    Es inconcebible que en mapa que muestras tan solo un 9% de la población tenga el poder y la riqueza.

    Saludos desde Málaga y encantado de hallar tu blog

    ResponderEliminar
  19. Ojalá no haya más muertos, hay demasiados tiranos por ahí que están decididos a mantener sus privilegios a costa de la sangre de sus compatriotas.
    Lo has dicho muy bien, es una revolución imprevisible. Como todas, porque aunque parezca que nos acostumbremos a las injusticias... hay algo en el fondo que jamás podrá acostumbrarse.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Carlos, un placer tu visita y tu análisis, lo peor, que probablemente dejemos de saber qué pasa en cuanto se "enfríe" la noticia.

    Acapu; impervisible porque parecían tenerlo todo muy controlado, pero justa, sin duda. Un beso

    ResponderEliminar