,

JUICIO A LA TELE

Ana Rosa Quintana
Hace ya demasiado tiempo que la televisión se ha saltado  todas las barreras, todos los límites, en nombre de la "libertad de información" o el más básico "la gente quiere saber", se juzga, persigue, graba, paga y estruja a quienes atraídos por el brillo de los medios, cae cerca de su órbita.


Nieves Herrero
Después del "espectáculo" de Nieves Herrero a raíz de la desgraciada historia de las niñas de Alcasser, pensamos que habíamos tocado fondo, pero somos capaces de escarbar, y seguir haciéndolo, no hay límites y al parecer, tampoco consecuencias, si no cómo es posible que Lydia Lozano, siga trabajando después de asegurar sin prueba alguna que la hija de Romina y Albano estaba viva, lo que lamentablemente no es cierto.

Jorge Javier Vázquez
Hemos visto a mujeres  y hombres acusar a sus maridos, amantes o presuntas parejas de malos tratos o últimamente de ser "tratadas mal",  el miedo a la demanda planea por los platós, convirtiendo en espectáculo un drama humano que merece respeto, pero se mezcla impunemente con  suculentos pagos (40.000 euros por  lavar trapos sucios, mientras más sucios, mejor, en directo) por confensiones cuanto más escabrosas mejor, y a todo ello asistimos con benevolencia, cuando no apasionados tecleantes de SMS apoyando a unos u otros, como si algo de lo que allí acontece nos afectase.

De igual modo se "saca" del armario a quien quizás no entró jamás en él, o no deseaba dar cuartos al pregonero de su orientación, sexual; o se imputan delitos económicos, abandonos infantiles, abusos, estafas. Como un circo donde consumimos la realidad que fabrican para nosotros cada día, porque "es lo que el público quiere"

Lydia Lozano
Envueltos en un manto de soberbia (?), periodistas o colaboradores, reconozco que me resulta imposible distinguirlos, pontifican sobre cualquier tema, afirman barbaridades y se quedan tan panchos, como lebreles desbocados capaces de acosar a una mujer claramente limitada para que reconozca en televisión lo que negó en juicio.

Ahora un juez ha citado a "los artistas", como imputados en un presunto delito de coacciones, y ¿cual será la consecuencia? Más prudencia en los programas, más seriedad en los comentarios, más responsabilidad en las afirmaciones, la recuperación de aquella antigua máxima de "contrastar la noticia", sinceramente lo dudo.

Karmele Marchante
Durante semanas periodistas y colaboradores, seguirán siendo los protagonistas de sus programas, porque ya no precisan, ni de lejos, la participación de un famoso, por muy de baratillo que sean, cobrarán por autoentrevistarse y de nuevo las audiencias les premiarán. 

Porque no somos capaces de apagar la televisión, y conversar con los nuestros, escuchar música, leer un libro o simplemente dejar vagar nuestra imaginación.

37 comentarios :

  1. Por todo esto cada vez veo menos la tele....
    BESOTES Y BUENA NOCHE

    ResponderEliminar
  2. Uff! Menos mal que pensamos igual ¡Y lo has dicho tan claro! que no se puede quitar ni una coma ¡perfecto!
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  3. Pilar, impecable tu texto, no hay nada que agregar.
    Venden su moral por dinero y por fama, ¡qué asco!
    Muchos besos, que descanses.

    ResponderEliminar
  4. Eso. Es tan sencillo como apagar la tele cuando no guzta. Yo lo hago. Y no por ello me meto con cosas como los documentales de La 2 o el canal Odisea, tan prescindibles en mi vida.

    Querer a Jorge Javier Vázquez no es obligatorio. Es como el derecho al aborto: no te cuadra, no lo practiques.

    Y ahora copio y pego unas palabras del Pasillero, un muchacho que antes escribía un blog, acerca de la mal llamada 'telebasura':

    ... Mientras tanto, la mayoría de gente intelectualmente elevada encuentra a estos personajes abominables. Sin embargo, el domingo van a ver unas peliculitas en versión original subtitulada y entonces, en una de John Waters o de Russ Meyer que están reponiendo en la filmoteca, ven a alguien que se parece muchísimo a Pozí, a Nova, a Marujita, a Yola o a Pepa y Avelino. Y entonces van y lo encuentran divertidísimo. Pero claro, eso es divertidísimo sólo ahí, en una sala oscura, legitimado por un nombre que sale en los libros de historia del cine. Sin embargo no es divertido ni justificable cuando es real. ¿Y por qué demonios no es divertido que sea real? De hecho no es divertido, ¡es maravilloso que sea real! La teoría es tan estúpida como decir “ah, el amor es muy bonito en el cine, pero yo espero no enamorarme nunca, espero llevar una vida triste y acabar muriendo viejo y en compañía un hurón”.

    Te abrazo desde la divergencia.

    (Y, cuando despertó, la publicidad de Antena 3 todavía estaba allí)

    ResponderEliminar
  5. Porque aunque nos cueste reconocerlo todos queremos saber todo de nuestros vecinos, amigos, personajes de la televisión, etc. y por eso somos público fiel a estos programas.

    Los medios de comunicación pasaron de ser meramente informativos y neutrales a ser totalmente viscerales y más allá de lo ético o moral.
    Sinceramente recomiendo un libro o una revista de cultura a aquellos que quieran poner la televisión.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. He oído esa barbaridad esta tarde en un programa de radio, lo que le hicieron a esa mujer es tortura psicológica. No hay escrúpulos, sólo sed ciega por subir audiencias y dineros.

    Sí somos capaces Pilar, claro que somos capaces de hacerlo.

    Yo conozco gente que apenas ve la tele. Y no son extraterrestres.

    Por más que las hordas de teleadictos se empeñen en lo contrario: claro que somos capeces.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  7. Yo no veo televisión, dos veces o tres en el último año, creo.Soy consciente que ciertos programas existen porque alguien los ve, si no fuera así ya sabemos lo que pasaría.
    Muy acertado tu post.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Larisa; no los encuentro abominables, sino más bien todo lo contrario, Jorge Javier me parece un absoluto animal televisivo, si tropiezo con él me atrapa, como un insecto en su tela de araña, el ritmo, el absurdo, la falsa sensación de reunión en silla de anea a la puerta de la casa, como en un pueblo de la mancha, al más puro estilo Almodovar, los gritos, las réplicas, los colaboradores enganchados al móvil, contando "exclusivas" sobre lo más absurdo, es increible, realmente increíble.

    No lo veo porque me gusta hacer otras cosas, y no me relaja nada, pero entiendo que sea lo más en el sahre.

    Lo que me sorprende es que a la gente realmente le interesa lo que cuentan, y me preocupa que en este todo vale, se hace daño a quienes quizás no lo merecen o no son capaces de comprender que es un circo.

    Me encanta la divergencia.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. suscribo cada una de tus palabras.
    la televisión, y en especial la "última" de ana rosa q. me parecieron extremadamente perversos.
    sin embargo, las cadenas se excusan una y otra vez en que lo que mandan son las audiencias.
    y co-culpables son las empresas que se publicitan y así financian programas de dudosa reputación e infame moral (si es que la tienen en algún lado)
    encima, se rumorea que algún personaje como el vazquez evade impuestos (está siendo investigado). o sea, además de ganar una millonada (en euros!!!), es muy posible que defrauden (no me extrañaría nada)

    la única manera de evitarlo es no viendo esas cadenas.

    ¿y si nos organizamos y montamos la "semana sin tele 5"?

    ResponderEliminar
  10. Yo hace tiempo, y no precisamente poco, que inicié una guerra personal con los programas de corazón. Ni los veo ni los sigo, y ni siquiera me gustan en los fragmentos de zapping desde que telecinco denunció a los de "sé lo que hicisteis" porque aquello me pareció mal. En cualquier caso yo me quedo con la blogosfera que me ocupa ya bastante tiempo y, al menos, no me sube la bilis cada vez que veo al payaso de turno (hablo de los presentadores, no de sus invitados, para que conste) creyéndose el adalid de la libertad de expresión y de la cultura -sic- popular.

    ResponderEliminar
  11. Mi querida amiga: Por desgracia somos muy poc@s las personas que nos cercioramos de lo que nos agrada y desagrada ante un programa de TV; ello no nos hace más inteligentes, pero si libres para decidir no tragar todo los que nos echan. Con relación a las personas que citas y que tienen el título de periodismo, para mi manera de pensar degradan una digna trayectoria profesional y por citar algo altamente calificable: Miguel Strogoff ( el correo del zar). Con ello podemos hacer valoraciones de como se hacía la noticia y como se hace hoy concerniente a dar a conocer con cuantas personas se acuesta la señora X y el Sr. X. Lo más ridículo, es ver como estos profesionales lloran sus insatisfacciones cuando otros colegas le pisan las "noticias" de escaso valor cultural o mejor dicho de ningún valor. Pena para los padres que han sacrificado sus economías y ven a sus hijos/as en programas tales...claro que llámame gorrión y échame alpiste... Todos ellos están forrados económicamente y lo demás son cuentos. Se dice que todos tenemos un precio y eso se ve a ojos cerrados, lo más triste es que se lucran personas cultas en posición de lo chabacano e inculto.
    Un saludiño

    ResponderEliminar
  12. La TV esta hecha para eso, para que no podamos apagarla cuando queremos. Nos atonta, nos hipnotiza y deja con la mente frita.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  13. Me informo mas contigo q con la propia Tv...salu2 bella

    ResponderEliminar
  14. Sabes que yo no veo la tele, pero en este caso concreto, que me toca la fibra por cosas que no vienen al caso, toda coacción al asesino o a la cómplice me parecen poca si sirve para que paguen.

    ResponderEliminar
  15. Hay programas buenísimos en la tele, series entretenidas, programas divulgativos, científicos, debates...pero no venden.
    La gente quiere carnaza, entretenerse basándose en el cotilleo e incluso en lo macabro y la audiencia es tal que el negocio funciona para que puedan vivir extremadamente bien varios "colaboradores" carroñeros.
    Con Ana R. Quintana no va a pasar nada en el juicio, como mucho multarán a TeleCIRCO una vez más y luego en La Noria la invitarán a contar la historia y a llenarse la boca de la mal utilizada libertad de información.
    Prefiero mil veces mi sillita de anea en la puerta del pueblo de mi Mancha querida, donde con mis primos arreglaríamos lo de Libia, Japón, etc en dos patadas, jeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Tesoro no tengo mucho tiempo para ver la tele gracias a Dios, ya que la verdad no hay muchos programas a los que uno pueda engancharse.
    Bueno me gusta el Hormiguero puedo verlo con los crios, sin sentir vergüenza ajena.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  17. Vemos el telediario, Bob Esponja y dos series.´

    Hace años que no pasamos por telecinco, ni siquiera por su telediario que parece un reality gore-show.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  18. Yo creo que lo mira la gente para poder recrearse pensando que en el fondo hay gente peor y poder sentirse como superior...
    hace mucho no veo ningun programa de eso porque lo cierto es que suelen darse por la tarde y no estoy en casa....
    afortunadamente
    Besos

    ResponderEliminar
  19. A mi me resulta muy patético todo este mundo de la telebasura, me resulta penoso que alguien pueda ganarse la vida comentando con quien se ha acostado fulanito o meganito, y ya cuando se ponen a dar detalles explicitos, ya es que me tiro al suelo y me hago la muerta.

    Lamentablemente no creo que esto se vaya a acabar, al contrario, creo que va a mas, no se hasta donde, porque el limite de lo etico hace ya mucho que lo pasaron.

    ResponderEliminar
  20. La telebasura existe porque hay personas muy solas incluso cuando estan rodeadas de "su gente". Este tipo de programas les ayuda a evadirse de sus situaciones. Luego también, estan quienes se "aborregan" más de lo que ya estan, y ven los programas dejándose adoctrinar por lo que los publicistas, gobiernos y demás desean: viendo estos programas, no pensamos en lo conflicitivo que es vivir y en lo difícil que nos está resultando salir airosos de los problemas actuales. ¿problemas? ¿qué problema? Que a la Esteban la a vuelto a ser infiel su marido? que Jorge Javier ha dejado otra vez a su novio? que Karmele fué maltratada por su padre? que las princesas de barrio son muy barriobajeras?
    Estos son los problemas que la TV quiere hacer que creamos tenemos.
    Así no pensamos en nuestros políticos, nuestro trabajo, nuestros "propios" problemas...
    Un asco vamos!
    Muy buena reflexión la tuya Pilar. Como siempre.
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  21. Yo hace mucho que no la enciendo, pero cuando paso por casas ajenas, veo las caras bobaliconas, y eso duele.

    ResponderEliminar
  22. Pues yo sí Pilar, hace unos años que dejé de ver televisión ( solamente algún telediario)me resultan insoportables esos programas. Ahora me siento solamente los jueves por la noche a ver la maravillosa serie británica Downtown Abbey,
    Un abrazo muy fuerte y feliz tarde,
    Cecilia

    ResponderEliminar
  23. A mi se me abren las carnes cuando oigo a esos energúmenos apelas a su condición de periodistas o a la libertad de expresión. Lástima de carreras echadas a perder.
    Pero no es obligatorio ver la tele. Menos aún ver ESA tele. Afortunadamente, la oferta es plural, se puede elegir otros reportajes, películas.
    El problema es que ese tipo de televisión ha mal-educado a millones de espectadores que necesita "alimentarse" de esa basura para sentirse compensados de sus vidas miserables. Así, anestesiados, se mantienen calladitos ante las miserias reales que los agobian. Así son las cosas y así van a seguir. Ya se encargan ellos de que se mantenga el tinglado.

    ResponderEliminar
  24. con la telebasura no puedo y con las divinas macanas, menos.
    lo que hago es darle al dial y disfruto con radio 3.



    estupendo post, Pilar.

    ResponderEliminar
  25. Hace algún tiempo, puede que me hiciera gracia, pero según ha ido pasando el tiempo, ni los veo, me parecen programas basura, donde tanto el periodista como los invitados a estos programas son verdadermante patéticos, venden su vida, eso si no es inventada y es que todo tiene un precio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Pues yo querida amiga,
    no me doy por aludida, ya que me horrorizan este tipo de programas.
    Por cierto que te has dejado sin nombrar a Balén Esteban... Que es espantosa, ella su historia y sus maneras...

    Si en ese momento, que cada vez son más en los que hay programas de este tipo. Quiero ver la tele, cambio directamente que hay muchos canales hoy día, con maravillosos documentales o de cocina que es una de mis pasiones y si no , a leer un libro, escuchar musica como tu mencionas o me voy a dar un paseito por la red que siempre se puede aprender mucho más así, que viendo estos desastres letevisivos.

    Muy interesante tu post.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. No se hacia donde vamos, con esta TV.
    Yo unicamente tengo puesto en casa el canal de dibujos para mi niña, por la noche mi marido vé el Arguiñano. Y ya no existen más canales. Ni series, ni programas, ni telediarios, ni el señor del tiempo. Mejor jugar con mi niña,y leer libros.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  28. No veo telebasura, no puedo entender que a alguien le pueda atraer esa crispación, esos gritos, esos insultos,... Eso sí, que no me vengan con el cuento de que es lo que quiere la audiencia. Nos quieren vender basura y encima nos dicen que lo hacen porque nosotros queremos. Yo soy audiencia y no quiero eso. Y, como yo, mucha más gente que ha dejado de ver la tele "ordinaria" (y nunca mejor dicho) por vergüenza ajena. Yo quiero esos programas al lado de programas de calidad, de series de calidad, de cine de calidad, de profesionales de verdad... y después que me pasen el share. Quiero poder elegir, hasta hace poco no podía, a partir de no hace tanto tiempo están empezando a moverse las cosas. Y me alegro. El panorama está cambiando y espero que siga cambiando.

    Besos.

    ResponderEliminar
  29. La audiencia de este tipo de programas no va a dejar de verlos porque les gusta. Se sientan frente al televisor y se relajan con el espectáculo. Este tipo de programas hace felices a muchas personas. Que estén tranquilas, que de momento dudo que el panorama televisivo cambie..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Coincido contigo plenamente, hay buenas películas, buenos libros y cada vez peor televisión, yo ya no veo las películas que emiten por no tragarme los anuncios jeje

    ResponderEliminar
  31. lamentablemente esto es asi, y no creo se solucione

    ResponderEliminar
  32. Tengo la impresión de haberme perdido algo realmente interesante. Creo que debe haber algún receptor de teledifusión por casa. A ver si lo encuentro.
    ¿40.000€ dices? Esa oferta es suficientemente deshonesta como para dejarla pasar. Hay meses que no los gano yo.
    ¡Lo que me estoy perdiendo!
    Un besino.

    ResponderEliminar
  33. Hola, Pilar:

    Aún no había visto la entrevista. La he buscado y la he visto.

    Yo creo que lo único que hizo mal Ana Rosa fue hacer el trabajo de otras personas (sobró el interrogatorio posterior a su confesión, eso es trabajo de la policía y del sistema judicial). Sin embargo, me da que pensar, que tenemos una chufla de sistema que no fue capaz de arrancarle la verdad a esta mujer.

    Besos.

    ResponderEliminar
  34. Ya lo dijo Arturo Perez Reverte, somos un país de pacotilla.
    Habiendo futbol y telenovelas (o telecotilleo) se olvidan todas las penas.
    Qué horror!!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  35. Leti; sin duda los anunciantes pagan donde recogen...
    Z; así andamos de blog en blog. Un beso
    Rosa María; bienvenida tu visita y tus palabras.
    caly; concentrate, el off, existe ;)
    ·мιмι· ; a tu disposición.
    marikosan; me temo que la rabia y el dolor nos dificulatn ver lo razonable de un proceso jusyo, un abrazo.
    Paco; hazme un hueco.
    ODRY ; una palabra clave, verguenza ajena.
    Tita; Bob esponja, bien ;)
    Cruela; bendito trabajo, je,je.
    Sandra; sin limites, so se si hay final.
    Mascab; pues a leer y escribir, Un beso
    DDmx; duele.
    desde my ventana; una buena serie, un buen rato. Besos
    La de la tiza; y que facil resulta dominarnos con cuatro cositas brillantes. Un beso
    filo ; viva la radio (pero no toda)
    Ashia; y al final puro teatro pero del malo.
    Isabel; gracias por tu visita.
    La Kiya; buena elección.
    Olvido; poco a poco y a golpe de mando.
    Un beso
    Claire; pues sin duda, que sigan siéndolo.
    Canoso; con lo majos que son los anuncios.
    María; pues a bloggear ;)
    Valdomicer; pero solo los meses de treinta días.
    Mar; la formación de base me impide valorar una "confesión" arrancada a quien no tenía capacidad de valorar. Acaso es eso verdad, no lo sé.
    Insurgente_Gatiota; pues deberíamos parecer más felices ¿no?
    Insurgente ~ Gatiota

    ResponderEliminar
  36. Pues yo desde que tengo internet, a penas veo la tele... Y no la echo de menos en absoluto. Esto es mucho mejor!

    ResponderEliminar
  37. Tal como yo lo veo, es muy simple.No hay televisión sin negocio, y son los niveles de audiencia los que determinan. Por tanto, la tele ofrece lo que la gente consume. La escala de valores social, es la que es. Tampoco es nuevo, recordemos el famoso "Pan y Circo". Y entonces, al menos, había pan para todos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar