MIENTRAS NACE EL SOL



En silencio, sin aspavientos, casi pidiendo disculpas por la lágrima que escapa al riguroso control, contempla desde sus ojos rasgados lo que no es, ya no existe aquella playa donde recogía conchas de la mano de su padre, no queda rastro de la costa que recorriera en bicicleta aquel verano que le descubrió el amor, tan sólo alguna imagen en su portatil de aquella casa en la que vieron la luz todos sus antepasados, del ciruelo de la abuela, ni semillas para comenzar de nuevo.


La sombra de la muerte brilla en el horizonte, amenazando en la noche que tan sólo su fulgor rompe, noche de velas propias de veladas románticas convertidas indispensables compañeras para velar el sueño de aquello que aún le queda, miedo del aire que trae consigo algo más que las brizas blancas de la nevada, aire que oculta en su frío aquello que puede acabar con ellos, el enemigo invisible, pero no desconocido, la sombra de áquel pasado que se aseguraron de enterrar pero que les ronda cuando al caer la noche, tan sólo el miedo acompaña el silencio.

Al otro lado del mundo, sueño con esta mujer, aún joven, superviviente de un terremoto, víctima de un tsunami, huerfana de recuerdos y familia, sola en un mundo devastado del que tan solo ha conseguido restacar a su pequeño hijo, ahora, en su pequeño refugio, en la frontera del área evacuada por el riesgo radiactivo, quizás llora en silencio, y reza por un mañana más allá del blanco manto de la nieve, rogando que no se convierta en su sudario.

Quiero soñarla venciendo la tragedia y alcanzar un futuro que hasta hace tan poco era apuesta segura.
 
A la intemperie,
se va infiltrando el viento
hasta mi alma.
Basho

28 comentarios :

  1. Hoy me emocionaste con tus bellas palabras, Pilar.
    Me solidarizo con ella y con todas "las ellas" y ellos que pese a pasar por momentos tan duros, les quedan fuerzas para abrazar a su hijo y protegerle de todo mal. Incluso cuando él no quiere sentirse abrazado.

    Vamos a por el viernes, que seguro será mejor que hoy.
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  2. Comparto tu relato Pilar. Es muy conmovedor. Ojalá no hayan perdido todos los sueños. Nos manjtiene tan vvivos tenerlos.
    Y gracias por visitar mi blog, espero que te haya gustado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ue tal! espero que estés muy bien..
    después de algunos meses he regresado con un "Tornado"..
    te dejo un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Genial, un poético recuerdo de lo que está sufriendo esa gente...

    Muchos bezos.

    ResponderEliminar
  5. Pilar :
    Cada que leo tus expresiones me invaden sentimientos enormes de admiración por la fluidez y virtud que tienes de expresar lo que sentimos, pero con mucha divinidad virtuosa en tus palabras. te felicito. Un fuerte abrazo y Gracias por escribir.

    ResponderEliminar
  6. Un recorrido a veces placentero, otros ásperos como andar sobre ascuas existenciales…Abrazos de pureza y riqueza espiritual por el país del sol naciente

    ResponderEliminar
  7. Es muy triste, lo que ha ocurrido muy triste, pero duro muy duro es estar en otro país y sentir tan agudo e imposible dolor.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Sólo con la magia de tu escrito se puede relatar la tristeza de la gente que lo perdió todo. Deseo de todo corazón que la vida nos de otra oportunidad para aprender a vivir de otra manera.
    Un gran abrazo Pilar!!

    ResponderEliminar
  9. Realmente es mucho lo que allí la gente está sufriendo. Aquí temblo la tierra en Higüey y en Santo Domingo, 6, y pico en la escala conocia, que no me acuerdo cómo se escribe, pero bueno, que no ha sido grave, gracias a Dios. Y es que el planeta está vivo y somos parte de él, no él. Vamos dentro de este fran refugio. Sólo espero que pronto puedan continuar hacia adelante a pesar del dolor de las pérdidas. Yo no sé como asimilar algo así. La vez del ciclón George aquí, yo no creía lo que se estaba viviendo, veía los árboles en el suelo y nunca acepté que eso sucedió en realidad, como si no hubiera pasado para mí, tal vez un bloqueo natural, un mecanismo de protección evitó que eso me impactara y me hiciera sofrir el sufrimiento ajeno, pues soy alguien que se deprime con facilidad. Antes de ayer un gatito gris, precioso que tenemos en casa de mi abuela, comió un poco de veneno para ratas, por un descuido y yo me puse que aún hoy llegué a llorar por el gato, pero no se murió por la rápida acción de una tía política mía que le dió leche y el gatito vomitó. Hoy disfruté mucho de las caricias del gato otra vez, pues nos hemos enamorado los dos. Él es muy mimoso y yo le acaricio, así que no se me despega y eso me enamora mucho...ay, chica, que me pongo aquí a pensar en voz alta y me voy muy lejos.

    Un abrazo,

    Andri

    ResponderEliminar
  10. Ay Pilar, qué texto tan realista has pintado.
    Esa mujer, al otro lado del mundo siente, piensa, sufre ..como lo describes.
    Ello habla de la inmensa sensibilidad que te engrandece.
    Y del espanto por el que atraviesan algunos seres humanos.
    Sé de ese pueblo su gran fortaleza, pero aún así ..

    Solidaridad y respeto para con ellos.

    Un beso.

    El haiku de Basho lo expresa cabalmente.

    ResponderEliminar
  11. Yo empleé el haiku pq no encuentro palabras, me reitero.

    ResponderEliminar
  12. No es tiempo de cerezos, ni de jardines cargados de flores.
    Es el del vacío, el silencio, la contemplación de lo irreparable.
    Luego vendrá el renacer de las cenizas. Hermoso homenaje. Bso.

    ResponderEliminar
  13. Súbitamente, me da miedo que algo ocurra...No estaban sus gritos.
    Tu texto es muy bello y sobriamente contenido. Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Los recuerdos se los ha llevado el mar a otras islas, pero seguirán floreciendo en la mente que los perdieron, allá donde vayan.

    Triste la historia de esa mujer. Más triste todavía su multiplicación por mil historias más.
    El pueblo japonés sabrá reponerse. Sin duda.

    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. Que entrada tan emotiva y sensible.

    ResponderEliminar
  16. No sé qué decir, tan sólo que es una bellísima entrada y que es una tragedia enorme la que están viviendo tantos pueblos que parecen tan lejanos y que realmente están aquí al lado tras el tabique, si lo comparamos con la inmensidad del Universo.
    Pobre Japón, Haiti, Libia, Sudán, etc, etc...

    ResponderEliminar
  17. El alma se me parte al ver las imagenes que nos llegan de la tragedia, al imaginar lo que pasará por sus mentes ante el incierto futuro y aún así, son afortunados porque han sobrevivido al azote de la Naturaleza, porque algunos, como esta madre, tienen una poderosa razón para vivir y salir adelante.
    Hay que dar fuerza a la esperanza y socorrerlos, no solo lamentarnos.

    Buen fin de semana, Pilar.

    ResponderEliminar
  18. Se me ha estremecido el alma al leerte, compañera Pilar.
    Mis sueños vuelan lejos, cruzan medio mundo para acurrucar los suyos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Yo también quiero soñarlos venciendo...

    Abrazos Pilar

    ResponderEliminar
  20. Pilar:
    Tu última frase acota lo que es el sufrimiento mayor. Podrás sentir impotencia, cuando tu casa ha desaparecido llevándose con ella tus recuerdos. Podrás sentir ganas de llorar a mares, porque el lugar que conociste desapareció de la noche a la mañana; pero lo que causa verdadero dolor es sentir que nada es seguro, nada...La vida, Dios, el destino, de vez en cuando nos avisa y nos coloca en la tesitura de comprender, que somos efímeros, que nuestra vida es pasajero, fugaz, que nada es para siempre, que hoy estamos vivos, pero que mañana una ola nos puede ahogar la existencia...Esa es la gran enseñanza que esa mujer transferirá a su hijo. Sé que saldrá adelante, y ese pequeño comprenderá desde infante lo indefenso que somos frente a la naturaleza, y estoy segura que ese niño amará y respetará más que nunca los ciclos naturales de la vida, porque los cerezos volverán a florecer tarde o temprano, por la fuerza misteriosa de la vida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Gracias por vuestra visita y buenos deseos, sin duda es un pueblo que sufre, pero que será capaz de levantarse.

    Feliz noche de viernes

    ResponderEliminar
  22. ¡Qué bien te has expresado y descrito la enorme entereza que está demostrando el pueblo japonés en estos dificilísimos momentos!

    ResponderEliminar
  23. sin duda alguna que nos están dando una lección de entereza y saber estar, un besin muy grande de esta asturiana que se queda de tu seguidora sin esperar ser molestia.

    ResponderEliminar
  24. Todos compartimos el mismo impacto, la misma pena y la misma esperanza.

    ResponderEliminar
  25. superamatxu; su forma de enfrentar la catástrofe es digna de admiración.

    OZNA-OZNA; Bienvenida, ponte cómoda

    Rebeca;seguro que remontan, son un pueblo muy especial, disciplinado y valiente.

    ResponderEliminar
  26. Van pasando los días y no hay demasiado avance, ella al menos tiene a su hijo para seguir luchando, muchos lo han perdido todo, incluso a nosotros que ya comenzamos a olvidarlos gracias a la actualidad, ahora el frente está en Libia y Japón deja de ser noticia.

    Besos y buena semana, salto a otro blog.

    ResponderEliminar