, ,

TODA UNA HERMOSA VIDA

Esta semana se ha marchado Elisabeth Taylor, una de las últimas de aquel star system de Hollywood que nos conquistó con películas tan tiernas como Mujercitas (cómo olvidar aquella nariz con su pinza), cargadas de sensualidad como La gata sobre el tejado de zinc caliente, o Gigante,  impresionantes como Cleopatra o completas y complejas como ¿Quien teme a Virginia Wolf? , que padeció la maldición de la edad en el cine y se encontró sin papeles en la salas y sin perder los anillos siguió trabajando en la televisión.


Pero si hay algo de esta mujer que me impresiona aún más que su belleza, sus imposibles ojos color violeta, o su dilatada vida amorosa (ocho matrimonios hablan de algo más que de pasiones desatadas), es que se negó a encerrarse cuando su juventud se marchó.

Cumplió años, engordó, padeció adicciones, ganó y perdió dinero, amigos e influencia, pero no se oculto jamás y sin el pacto divino que mantiene a Sofía Loren como una abuela imposible, ha permitido al mundo contemplar como una mujer envejece, sin dejar de ser hermosa más allá de aquellas curvas que conmovieron Roma.


 Buen viaje, Elisabeth  Liz. (me avisan que no te gustaban los diminutivos)

21 comentarios :

  1. Es que hasta para envejecer hay que tener estilo y esta mujer lo tenía.

    Buena tarde de domingo. Besos

    ResponderEliminar
  2. Gran mujer y gran capacidad de amar y vivir tras esos ojos color violeta.
    La más inolvidable Cleopatra amando a Marco Antonio, en la pantalla y tras la cámara. Bellísima y tortuosa historia de amor con Richard Burton.
    Hermoso tu homenaje.
    Buen domingo, Pilar.

    ResponderEliminar
  3. Cumplió años, engordó, padeció adicciones, ganó y perdió dinero, amigos e influencia, pero no se oculto jamás y sin el pacto divino que mantiene a Sofía Loren como una abuela imposible, ha permitido al mundo contemplar como una mujer envejece, sin dejar de ser hermosa más allá de aquellas curvas que conmovieron Roma.


    Tu no te imaginas lo que me ha dolido su muerte, yo era su Fan numero uno :(

    Una gran mujer , tuvo sus altas y bajas pero para mi siempre sera una Gram Mujer

    ResponderEliminar
  4. Hermoso homenaje a esta gran actríz

    ResponderEliminar
  5. Realmente meritorio ensalzar su proceso de envejecimiento, natural y sincero, hoy que tan de moda está eso de ser un joven eterno y no tener ni una arruga, ni una expresión, ni un sentimiento.

    Aunque yo sigo viendo sus ojos de color azul, jajajaja.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo.

    Aunque me cae fenomenal, es una pena ver a menudo a Melanie Griffith paseando por calle Larios con su delgadez sacrificada y sus morros recauchutados. Si se viera en su cara su pasado, sus vivencias heavy, mutadas hoy en paz conyugal con Antounioo seguro que me resultaría más hermosa.

    Y la que es guapa, es guapa. Porque Liz, aun en silla de ruedas, y pasada de kilos, seguía irradiando luz y optimismo.

    ResponderEliminar
  7. Cuando supe de su muerte me puse a investigar porque bien ignorante yo me sonaba el nombre pero no recordaba quien era, total que sin duda era una de las grandes del cine y como lo mencionas y leí por ahí, sin duda que tuvo sus experiencias en el amor en los cuales hizo más de un intento, ojalá que en esos intentos lo haya conocido por completo.

    ResponderEliminar
  8. Envejecer es un arte, pero desgraciadamente muy pocos recorremos el camino de la vida como verdaderos artistas.

    Besosss.

    ResponderEliminar
  9. Cuando todo el mundo se empeña en resaltar SOLO la belleza de la juventud, esta mujer demostro que es cierto aquello de "quien tuvo, retuvo y guardó para la vejez"
    Bellisima en cada etapa de su vida, a pesar de los excesos y de su mala salud de hierro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Vivió como quiso vivir, y creo que fué feliz, a pesar de sus momentos malos, pero es verdad, hasta el final no se dejó pisar por los años ni la gordura, tuvo una enorme personalidad hasta el final.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  11. Jo Pilar, no cierres así tan bonito post: odiaba a muerte que la llamaran Liz :)

    No sé qué cadena o periódico ha contratado a un oftalmólogo para que nos dijera que: " los ojos violeta" no existen y que "debe de tratarse de un azul intenso", pero qué falta de romanticismo !!!! que siga poniendo gafas mientras veo a la Cleopatra de ojos color violeta.

    ResponderEliminar
  12. Muy buena reflexión Pilar. Cuando la naturaleza te convierte en una joven bella, como lo fue Liz, Las marcas que te deja el pasar del Tiempo, es la bella huella de tu bagaje personal.
    Nacemos, nos desarrollamos, relacionamos y VIVIMOS... todo ello ha de mostrarse en nuestro cuerpo y sobre todo, en nuestro rostro, iluminado bellamente por las vivencias de nuestro existir. Quien tiene, siempre retiene y a cada edad, lo suyo.
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  13. bellisimo homenaje a eliabetn taylor, alguien lo tenia que hacer y te quedo hermoso. si, parece complicada toda la historia, mas para mi que la estoy viviendo...pero bueno,cosas de aliens.
    gracias por la buena onda siempre
    nos seguimos
    y las dos esperamos que gane ileria...

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola Pilar! ella vivió "a su manera" y yo le digo adios con My Way de Frank Sinatra, nos deja de herencia sus películas ¿qué más se puede pedir?...
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  15. Descanse en paz Doña Elisabeth.

    Un abrazo Pilar.

    ResponderEliminar
  16. Dulces sueños violetas, bella Elisabeth.

    Suaves madrugadas.

    Marpín y La Rana

    ResponderEliminar
  17. Descanse en paz esta gran actriz. Nos quedan sus movies.

    Un abrazo querida Pilar.

    Andri

    Buena semana!

    ResponderEliminar
  18. Una vida muy plena ha tenido !
    Adios a los ojos violeta , más bonitos .

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  19. Era una gran actriz y una mujer en toda su expresión, su muerte es una gran pérdida. Muy bueno tu homenaje.

    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Gracias Pilar por la corrección :)
    Aprovecho para decir que acabo de leer que era una gran coleccionista de joyas y que tras su muerte se van a subastar y el dinero lo recibirá como herencia la ONG de la lucha contra el SIDA a la que ya apoyaba durante decadas. El monto rondará los 600 millones de dolares !!!! Casi ná.

    ResponderEliminar