EL OTRO ARMARIO

En los últimos días dos mujeres muy diferentes, de trayectorias vitales casi opuestas, han abierto la puerta de otro armario, y se han atrevido a salir fuera y mostrarse al mundo tal y como son, porque no tienen la culpa de nada, porque no se avergüenzan de su dolor y porque tras ellas hay much@s más, hombres y mujeres, jóvenes, maduros y ancianos, personas que voluntaria o forzadamente se han cubierto de un manto de silencio y oscuridad, reforzado por su mayor enemigo, que no es otro que el miedo.


Hace años que Cristina comparte su particular visión de la vida desde un huequito en la ventana de Gemma Nierga en la Cadena Ser, como participante en la "tertulia de locos", y desde allí junto con otros enfermos mentales ha ido normalizando la voz de los callados, pero es ahora de la mano de la editorial Libros del Silencio acaba de publicar un libro de poemas "La mujer-precipicio", y está encantada de convertirse en protagonista en la próxima feria del libro de San Jordi.

Cristina es la Princesa Inca (este es el enlace a su blog) que se eleva sobre su diagnóstico de trastorno bipolar o esquizoafectivo y desnuda en sus palabras una realidad cruel y dolorosa. Sus versos cortan como cristales, pero conquistan del mismo modo.

En la otra orilla del mundo, Catherine Zeta-Jones, la hermosa actriz, esposa de Michael Douglas ha sido ingresada en un centro de salud mental, y en vez de ocultarlo ha dado un paso adelante y ha explicado a los medio que sufre un trastorno bipolar.  Creo que es la primera vez que un famoso a escala mundial reconoce sufrir una enfermedad mental y lejos de alejarse de los medios y dar su carrera por terminada, lo comunica con normalidad. La actriz ha declarado que no se siente avergonzada y entiende que "no hay necesidad de sufrir en silencio".

La enfermedad mental  da miedo, mucho miedo, (leer los versos de la Princesa inca, no disminuye el temor, lo hace mucho más humano), pero cerrar los ojos no es forma de afrontar nada.

La soledad, el silencio, la ocultación o la negación no sirven a nadie, ni a los enfermos, ni a sus familias, ni a la mejora de tratamientos o el impulso de la investigación, porque se trata de enfermedades, no de una maldición. Clausuramos los psiquiátricos pero los hemos encerrado en el armario.

He pasado al otro lado del espejo, he enloquecido 
y recuerdo no haber visto allí vacío o negro 
detrás del miedo, lejos del miedo máximo, 
detrás no hay oscuridad o frío, 
detrás del miedo y la locura 
hay un prado larguísimo.

Princesa Inca. Para no volver al otro lado del espejo

23 comentarios :

  1. Leí una entrevista a Cristina "La Princesa Inca" en el dominical de El País de hace dos o tres semanas. Me gustó aquella entrevista tan llena de tristeza, pero a la vez repleta de esperanza. El libro de Cristina es uno de los de mi lista a comprar.

    Lo que cuentas de Catherine, lo desconocía. Eres una fuente de información. Gracias por compartirlo.

    Besos, amiga

    ResponderEliminar
  2. Para Princesa Inca todo mi respeto y admiración. Iré a su blog. Valiente hay que Ser para enfrentar dolencias del alma y excelente y benéfico y más que necesario me parece -como bien nos planteas- transparentar estos males que ya son epidémicos en el planeta. No nacen por generación espontánea, nuestras sociedades contribuyen grandemente a procrearlos. Yo padecí de un trastorno de personalidad limítrofe, muchos años de mi vida sobreviví a esta dolencia no diagnosticada a pesar de haber deambulado por diversos psiquiatras... diversas sintomatologías: profundas depresiones, adicciones, cero control de la ira, impulsividad y un largo etc que me llevaron finalmente a un pozo negro, negro. Hay sanación. Lo que falta es educación al respecto, diagnóstico acertados y dejar de creer que la panacea son los fármacos. El alma se sana desde el alma. Gracias por este post.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que se puede poner afuera, en palabras , siempre es más llevadero, hace menos angustiante el proceso que toca vivir.
    Hay que tenerlo en cuenta, dado que ninguno de los que nos creemos "normales" estamos exentos de tener algún trastorno mental, ya que la vida estresante que nos toca vivir, nos puede dar una sorpresa.
    Reflexiva entrada Pilar.
    Un gran abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Como lei por alli, eres una fuente constante de informacion!
    Muero de ganas de ver el blog de La princesa Inca!
    lo que lei recien suena maravilloso!
    Es un privilegio que alguien que sufre severos trastornos psiquicos pueda transmitirlos en esa forma tan poetica pero cruda a la vez!
    Creo que no sabemos nada de los trastornos mentales, sobre todo por miedo.
    Como decis, los tapamos, los tratamos de ignorar.
    Pero alli estan y por suerte cada vez hablan mas fuerte!
    besos!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Leeré su Blog, me parece una mujer muy interesante. Respeto su valentía al enfrentar su problema con las armas que tiene: la escritura y sus ansías de hablar de un tema que la gran mayoría oculta . Las enfermedades mentales son una pandemia de nuestra sociedad, se deben enfrentar y no ocultar la cabeza como el avestruz.
    Un beso Pilar.

    ResponderEliminar
  6. Me encantaría poder leer "Mujer Precipicio" qué valentía la de enfrentar el mundo y poder hacer valer a los "callados". Lo de Catherine, me sorprende, no lo sabía y me parece genial. Vivir con careta no es nada saludable pero a pesar de ello, hay gente que lo logra.
    Mi madre sufrió una enfermedad mental (Alzheimer). Solo el que estuvo en ese lugar sabe que es un padecimiento. El miedo y el dolor comparten cada día. Una hora dormida es la única paz.Voy a visitar el blog. Gracias por compartir tanta información interesante Pilar. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Al otro lado del espejo, el mundo al reves, mmm lo malo sera bueno, pero si lo bueno será malo ¿compensa?

    ResponderEliminar
  8. Bien por ambas y su valentía. Reflexiono al respecto, y ahora espero que sus vivencias no se conviertan en la novedad de escaparate de las curiosidad de los coleccionistas de emociones, morbosos o visitantes del museo de los horrores. Tras esas historias hay dolores y luchaa que merecen respeto.

    Que pases una estupenda Semana Santa.

    ResponderEliminar
  9. Esto me toca profundo Pilar...una persona muy cercana y a la que quiero mucho es bipolar y sé como es la enfermedad y lo que se sufre con ella (en estos últimos cuatro años he tenido que leer mucho al respecto para entenderlo bien y poder ayudarle)...pero con un buen tratamiento y sobre todo ayuda de quienes les quieren y mucho amor...pueden salir adelante...y son personas como todo el mundo...como tú y como yo...hasta a veces parece que la loca soy yo...jeje...un beso enorme a Cristina y mucho éxito con el libro...besoooss Pilar

    ResponderEliminar
  10. Son valientes y libres.
    Bravo por ellas y por esquivar prejuicios y miedos.
    Un abrazo Pilar.

    ResponderEliminar
  11. Cualquier enfermedad es muy difícil de llevar, a veces la propia familia es la más cruel, pero si no afrontas las cosas con naturalidad es muy difícil seguir adelante.
    Además, ¿quién no sufre ningún mal? El que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

    :)

    ResponderEliminar
  12. Me parece un paso muy valiente salir de cualquier tipo de armario. En este caso, el hablar con naturalidad, y sin avergonzarse ni esconderse, de las enfermedades mentales, ayuda a su normalización.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Eso es tener "un par" bien puestos.
    Es difícil salir de los armarios y el miedo desde luego que nunca ayuda....
    La Princesa Inca, una maravilla de versos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. No estamos preparados, aún somos ignorantes, cobardes e hipócritas. Aún pensamos que depresión es falta de actitud positiva ante la vida, y que el que no sale, es porque no quiere.

    Eso hace más valientes a los que salen de este peculiar armario...acorazado.

    Les compadezco, porque repito, somos unos ignorantes cobardes, y escasamente queremos informarnos más sobre enfermedades mentales, y mucho menos, enfrentarlas y comprenderlas en nuestro entorno.

    Gran post, Pilar. Abrazos

    ResponderEliminar
  15. Sigo a Cristina al igual que al resto de los tertulianos de la ventana desde hace años, bien es verdad que con escuchas esporádicas. La verdad es que no me gusta demasiado su manera de pensar, pero la sección del programa me parece una brillante idea para normalizar la situación de la gente con patología mental. ¿Sabes que un uno por ciento de la población tiene esquizofrenia? Alucínate la de gente que hay que la tiene y debe mantenerlo en secreto, o peor aún, encerrada para siempre en su casa por familiares o amigos para protegerlos de comentarios hirientes de los demás. Uy, y eso de qué me suena a mí?

    ResponderEliminar
  16. Locura: Dícese de la opinión que nos merecen aquellas personas a las que catalogamos como locas.

    ResponderEliminar
  17. Mascab; encantada de informarte ;)


    Eva Magallanes; gracias a tí Eva por desnudar aquí tu alma.

    caly ; si sirve para que las palabras desmitifiquen los miedos, bien está que hablemos.

    FEDORA; ahora toca prestar oídos.

    Taty Cascada; estemos a la altura y escuchemos lo que quieren decir.

    Nueva Luna; ambas son valientes, quizás ayude.

    DDmx; si es así seguro que no, a este lado hay más bueno. Un beso

    EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA; espero que no sea así y sirva para que abramos los ojos

    Marita; seguro que tu esfuerzo le sirve de mucho.

    Ojosnegros; tratemos de ver del mismo modo a los que son anónimos.

    noelia; tienes muchísima razón.

    Ebony; ahora toca estar a la altura ¿no?

    Cristina PS; lo ideal sería que al salir no se dieran de bruces.

    Tita; pero no todos somos así, tu no lo eres y yo no quiero serlo, cada día somos más.

    Z; no me cabe duda de que te suena.

    Valdomicer; siempre acertando, maestro. Un beso

    ResponderEliminar
  18. Poco a poco se van abriendo esos armarios, Pilar, se cerraron muy pronto los psiquiátricos, pero no se buscaron alternativas, se optó por mirar hacia otro lado.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Canoso; pues abrá que ajustar las gafas. Un beso

    ResponderEliminar
  20. Muy bien dicho, y los versos que citas al genial son muy hermosos y muy ciertos. Detrás del miedo no siempre habitan los monstruos.

    Y siempre es mejor arrojarles luz a los fantasmas.

    Besitos Pilar :)

    ResponderEliminar
  21. @Ximo Segarra "ACAPU" Es labor de todos iluminar el camino. Un beso (me encanta el cactus escondido en tu perfil ;)

    ResponderEliminar
  22. Sin duda ese armario es mucho más oscuro y tenebroso que ningún otro armario. Enhorabuena a estas dos valientes que no lo ocultan y al resto de valientes que hay en el mundo y que siguen luchando por salir de ese armario!

    ResponderEliminar
  23. Superamtxu; olajá seamos capaces de vencer nuestro miedo y darles la oportunidad.

    ResponderEliminar