,

A LA BARTOLA

Cuarenta días en la cama, o en sus propias palabras "encamada por un mundo slow", es una iniciativa a mitad de camino entre la publicidad más novedosa y la reivindicación de otro modo de vivir.


Como cualquier experiencia 2.0 que se precie, tiene sus imágenes en directo, su blog, su manifiesto, sus personajes fijos y sus invitados, pero que nadie espere un GH, porque el ritmo slow no lo permite o porqué se trata de otra cosa, tampoco es una prueba de supervivencia, porque se levantan, para lo obvio y para lo demás, pero la cámara nos ofrece un plano fijo de una enorme cama que funciona como escenario blanco y relajado.

Por lo que he podido ir trasteando, básicamente defienden una idea de ecologismo integral y de recuperación del tiempo, una guerra plácida al conocido "me paso el día corriendo para llegar tarde a ninguna parte" que decía mi amiga Mamen y quizás no anden del todo equivocados, porque el ritmo del trabajo nos acelera el resto del día y son muchas cosas en poco tiempo, pero al cerrar la página web (AQUÍ), se me queda un cierto regusto amargo.

Muchos de los planteamientos del movimiento SLOW, me gustan, la calma, la puesta en valor del tiempo pasado en familia, o con amigos, la comida real, los domingos de tiendas cerradas, pero esta vuelta atrás deja muchos lazos sin atar, entre otros, la sostenibilidad económica del modelo,  los veo y me da la impresión que son como aquellos hippies con dinero que tan graciosos quedan hoy en las fotos y películas de la época, y será mi poso judeocatólico, pero reclamar desde la pereza de una cama...

¿Cómo lo veis?

25 comentarios :

  1. Todo lo que sea para reclamar lo que nos está quitando esta sociedad amargada y sin alma me parece estupendo.
    Muchos besos y que descanses Pilar.

    ResponderEliminar
  2. El movimiento slow me da pereza. Sólo podría ponerlo en práctica si Evaristo se apunta a la misma cama que yo.

    A estos perezosos les ponía yo un Justin Bieber en vena. Ya verás cómo mejoran sus mentes.

    Biquiños, fermosa.

    ResponderEliminar
  3. Veo que son unos vagos que se marginan ellos solos del resto de la sociedad en la que les ha tocado vivir. Si no te gusta lo que hay, solo se cambia con el trabajo y las reivindicaciones se hacen en movimiento vertical, no horizontal, mientras lo demás, te lo dan hecho.
    Otra telebasura mas???
    Besos guapa, que estas en todo y nos informas, si no fuera por tí...!

    ResponderEliminar
  4. Yo no me quedaría en la superficialidad de pensar que son unos vagos o unos desoficiaos.

    Leí Elogio de la lentitud, de Carl Honoré (lo recomiendo), y ahí descubrí que, en mi día a día, tengo muchas oportunidades de practicar, a mi manera, el movimiento slow. Porque el movimiento Slow -o lo que yo he querido entender de él- implica deshacerse del yugo del reloj; controlar nosotros el tiempo, en vez de que el tiempo nos controle a nosotros.

    Así que yo practico mi personal Movimiento Slow: me espero en los semáforos con tranquilidad; no me impaciento cuando hago cola en algún sitio y la persona del mostrador tarda más de lo que yo considero oportuno. Juego con mi hija pequeña, y dejo que ella haga por sí sola todo lo que quiere hacer (eso es un ejercicio de paciencia brutal, teniendo en cuenta que el angelito tiene 27 meses).

    Leer el libro antes de ser madre me ayuda a llevar una maternidad Slow. Me quité el reloj -cuando era primeriza, con los siguientes, por desgracia, se immponen los horarios de los hermanos mayores- y entendí (Y ACEPTÉ) que la crianza de los niños tiene un ritmo más lento del que la mayoría piensa. Que las metas llegan en el momento evolutivo preciso, y forzarlas resulta contraproducente.

    Yo creo que un mundo completamente slow, como dices, Pilar, no se sostendría. O, vete a saber, quizás sí. Pero sólo si toooodo el mundo fuese Slow. Pero como eso, me da a mí, es difícil de narices, me quedo con mi versión particular del asunto.

    En fin, no me enrollo más, Pilar, que empiezo y no paro.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Estoy contigo en lo de los Hippis con dinero, muy bueno.
    De cualqueira de las maneras, yo no aguantaría en la cama tanto tiempo, me pueden mi hiperactividad, vamos que ando de los nervios, ja ja ja

    ahora un poquito más de tiempo, me vendría genial.


    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Yo opino que la armonía cuerpo y mente no está ni el rapidez ni en la lentitud y parsimonia. Cada uno tenemos nuestro ritmo, hay que encontrarlo y funcionar en base a él. En mi persona el "slow" es devastador, me sume en una depresión profunda porque me deja demasiado tiempo para pensar. Otras personas se deprimen si tienen mil cosas que hacer porque se agobian sólo de pensar en ello.

    Creo que todos sabemos como somos y a qué ritmo funcionamos, lo difícil es que seamos capaces de mantenerlo siempre igual, ese para mi es el verdadero reto.

    ResponderEliminar
  7. Pues lo veo como lo que es un anuncio para colchones, original y bien enfocado pero un anuncio a fin de cuentas
    eso sí estoy de acuerdo en que es cierto que vamos a mil y que tenemos que tomar el tiempo de disfrutar
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Yo es que ya he nacido Slowly.

    ResponderEliminar
  9. Pues la verdad es que no creo que haga falta meter-se en la cama 40 días para reivindicar que el mundo debería ir más despacio, lo encuentro bastante tonto...

    Cada uno es dueño de su tiempo, trabaje 14 horas, 4, 8 o las 24 y encima necesite más.

    La manera como nos tomamos la vida es el reflejo de nuestro ser.

    A mi me gustan las comidas en familia, esas en las que llegas a las 12, ayudas a preparar todo y te levantas de la mesa a la 7 de la tarde. Me gusta ver a mis hijos jugar en el parque, en casa, solos o con amigos, y me gusta jugar con ellos. Me gusta ver como disfrutan en la bañera, me gustan las charlas con mi marido, el contarnos como aha ido el dia, y todo esto es SLOW, no porque reivindique nada, sino porque hacerlo me hace feliz, me llena. También me llena el hacer una trabajo que me gusta, y el estrés que puede provocarme me incentiva a hacerlo mejor, a superarme cada día. Porque no todo debe ser SLOW....

    ResponderEliminar
  10. cada uno le da a su vida el ritmo que quiere o el que puede. a mí me gusta la idea de la lentitud,asociada a la calma y tranquilidad, por algo me fui a vivir al campo hace tiempo.

    en realidad no es nada nuevo, cuando vivía en alemania, hace 20 años ya hablaban de eso, de la estética de lo lento. Sólo que aquí, cuando una idea llega a manos de los publicistas, es para ponerse a templar.

    lo del anuncio lo encuentro, como toda la publicidad, un engaño. buscan cualquier excusa para vender, lo de menos es si "slow" o "fast", la cuestión es sacarnos las pelas para que compremos sus colchones. no te extrañe que los publicistas de la agencia acaben el anuncio de flex y acto seguido se pongan a elaborar uno para el macdonalds. a ellos les da igual lo que anuncian mientras cobran.

    el anuncio me recuerda a eso de los "bo-bos", de los burgues bohemios o hijos de papá que saben que no van a tener que pegar sello en su vida. y eso, en mi opinión, no tiene nada que ver con una "filosofía de vida" más "lenta", que sí es muy saludable, y para la cual no hace falta meterse 40 días en la cama.

    cada cual sabrá...

    ResponderEliminar
  11. Hostia!! (con perdón, se ma'scapao).
    No entiendo ni papa; pero, por otra parte, y pa'qué.

    Esta sociedad es una puta mierda (disculpas otra vez, lo de mierda sobraba); efectivamente la adoración al becerro de oro y el Sodoma y Gomorra de la telebasura, es lo que hay.
    Y no hay más cera que la que arde, princesa.

    Yo en verde apostar por el slowismo ese, lo pondría a todo o nada por las cruzadas y la búsqueda del Santo Grial.

    Esto solo se soluciona a hostia limpia.

    La evolución del ser humano se ha convertido en involución y vamos camino de la extinción, para, a continuación, volver a empezar sin haber espabilao. Moco siempre.


    Ma'gustau este post. Si, ma'gustau mucho.


    Un beso, una sonrisa y un abrazo... lentos, muy lentos; que pa'correr ya está el mundial de motociclismo y la F1 en marcha.
    ...Por otra parte, gracias a Dios (y a Bernie Ecclestone).



    H.

    ResponderEliminar
  12. En alguna forma coincido en la manera de vivir que indica Ebony. Abandone el reloj hace varios años y me tomo el tiempo que me de la gana para hacer alguna cosa. Y como no vivo esclavo del reloj, vivo mas relajado. Si por ello llego tarde y ya esta cerrada la oficina no me preocupo volveré mañana (si es que tengo ganas)Y si algo sale mal. no me preocupo tengo toda la vida para reírme.

    besos

    ResponderEliminar
  13. ¿Acáso quienes deciden abandonar las grandes urbes y sus estresantes trabajos para vivir en pueblitos cercanos a la Naturaleza, con todo lo que ello supone no practican el movimiento slow?
    Hay que respetar la libertades y que cada uno haga lo que le apetezca. El mismo derecho tiene quien quiere ganarle la carrera al tiempo que quien decide lo contrario.
    Yo creo que es una cuestión de actitud y cada uno podemos aplicarla en nuestro día a día sin necesidad de grandes campañas publicitarias ni concienciaciones sociales difíciles de poner en práctica.

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Me parece que la campaña tiene un bonito ideal pero de muy dificil implantación.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
  15. Desde que deje de trabajar ( por la edad , no por pereza ) me apunte al movimiento slow .
    Pero eso no significa que no se haga nada , sino que lo hacemos sin prisa , disfrutando de lo que hacemos ....y me va de maravilla .
    Tambien tengo que decir que el ritmo de Málaga es mucho más tranquilo que en cualquier otro sitio , y eso ayuda mucho ...jajaja

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  16. Pilar, he pinchado varias veces obre el enlace pero no hay manera... igual es que va lento, no sé ;)

    Lo veo bien como propuesta para reflexionar, pero creo que huir de un extremo para acostarse en el otro... Como que no.

    Desde la pereza es fácil proponer, pero poco recorrido le veo a eso, aparte de como divertimento, como quien va a un museo o algo parecido.

    besos.

    ResponderEliminar
  17. ¿Cómo era aquello de "mejor morir de pie, que vivir de rodillas"? Pues creo que se podría hacer una clasificación de la gente en el tipo de posición que adoptara: están los que viven moviéndose en posición erecta, élite de deportitas o culoinquietos. Luego los de a pie parado, barra del bar o coro filarmónico, estagiritas y soldados de guardia, me da lo mismo, como maices en campo. Luego una gran multitud de clase media sentada, que va desarrollando trasero en poltrona o ante tele boba o (en el mejor de los casos) con libro. Esos son espectadores, y uno sólo se levanta para aplaudir o abuchear, y eso es poco rato. Y por último los tumbaos, soñadores o perdidos, slow o simplemente low, los amantes y los hippies. En la cama se está muy bien,... pero al cabo de unas horas ya duele la espalda, : )
    un beso gordo,
    tres semanas para noruega

    ResponderEliminar
  18. Hay cosas que no se pueden hacer slow y otras que no deben hacerse rápidas. Hay personas con cachaza y otras espídicas perdidas. Pero eso no es lo malo si es a voluntad de cada cual. Lo malo, lo rematadamente malo, es que estamos haciendo un mundo donde todos vamos con la lengua afuera y no es seguro que sepamos adonde vamos...

    ResponderEliminar
  19. Yo soy un poco como tú en esto. Me gusta la idea e incluso aplicarla hasta cierto punto, pero no puedo evitar sentir escepticismo... ojalá pudiéramos vivir de otra manera, con menos prisas y menos agobios. Pero hoy por hoy eso no lo elegimos nosotros.
    Besos, Pilar!

    ResponderEliminar
  20. Ojosnegros; y cómodo parece ¿no?
    Larisa; ciertamente ni con Evaristo te imagino 40 días en plan slow...
    Mascab; mujer, marginados tampoco parecen. ;)
    Ebony; me encanta que te enrolles ;) Un poco de calma y consciencia de la realidad sin duda nos vendrían bien. No llevo reloj, pero corro como una loca.
    ODRY; pues 40 son muchos días, pero unos 15 en fase catatónica ...
    marikosan; creo que es la mejor respuesta, cada quien a su ritmo.
    Cruela; te has ganado el nombre, Cruela. Besitos
    DDmx ;pues ya estás reivindicado.
    MENINA; sin duda todo no puede ser slow.
    Leti; sin duda la parte publicitaria, pesa y no poco.
    hEto; Bernie es repulsivo, pero ¿que haríamos sin él?
    Chalyvera; me sería imposible ser así, tendrá Marikosan razón, cada quien a su ritmo.
    Carmen; vamos, un pelín de sentido común.
    FAYNA; gracias por tu visita.
    Annick; pues lo dejaré para un poco más tarde. Un beso
    "ACAPU"; otro voto para el sentido común ¿eh? Te mandé el enlace. Besos
    rafarrojas; buen análisis, sin duda.
    La de la tiza; el sentido común de nuevo, y correr para llegar tarde a ninguna parte, otro voto ¿no?
    Sonix; un poco de slow, un poco de stres.

    ResponderEliminar
  21. @chalyvera@gmail.com

    Charlyvera, veo que lo entendemos igual ;)

    ResponderEliminar
  22. Me parece que no tiene ni pies ni cabeza:

    a)Porque es una campaña publicitaria

    b)Porque el mensaje es llamativo, y es para eso, para que se hable de ellos, y personas listas como tú o como yo visitemos la página para "ver" aún sabiendo que es una marca de colchones. Todos tenemos nuestro precio, y con este "idealismo" nos han comprado, Pilar

    c) que es redonda la tontería, porque termina donde empieza. Lo que quieren es vender colchones. Y justo el mensaje que quieren lanzar de "parar" es incompatible con el consumismo de la publicidad, que para eso se hace.

    Todos tenemos nuestro precio. Nunca participo en cadenas de e-mail. ¿Sabes mi debilidad por las recetas? El otro día encontraron mi punto débil: una cadena de recetas en la que me ha sido imposible no participar, y lo que es peor: embarcar a los demás.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  23. Muy idealizado veo yo el asunto, Pilar, aunque si tuviese una cuenta corriente abultada llena de ceros, igual me animaba...

    Aunque seguramente estaría todo el día viajando, supongo que para todo hay que valer, hasta para estar metido enla cama.

    ResponderEliminar
  24. Pues sí, creo que hoy en día vivimos demasiado acelerados y las prisas no son buenas. Está claro que no siempre se puede ir más despacio, si yo quiero trabajar (que quiero) y quiero atender a mis dos hijas (que quiero aún más) inevitablemente mi ritmo tiene que ser rápido. Pero aún así, a veces, ya la inercia me acelera, y me cuesta pararme y pensar ¿por qué corro? No puedo parar mucho tiempo quieta, pero a veces es importante que nos recuerden que hay que tomarse las cosas con más calma. Yo sí que lo creo. Cada vez hay más gente estresada, hay que intentar controlar eso. Me parecen buenas iniciativas como éstas.

    ResponderEliminar
  25. Tita; es redonda la tontería ;): La cadena sigue.

    Canoso; sin duda idealizado y un poco "pocho" eso de meterse en la cama y ya.

    Superamatxu; ser conscientes de que corremos demasiado, eso te doy la razón, el resto de la iniciativa, pelín redonda como dice Tita ¿no? Un beso

    ResponderEliminar