,

CUATRO FOTOGRAFÍAS

Zaragoza, ocho de la tarde, autobús urbano, destino Plaza del Pilar, un grupo de chicos de entre veinte y dieciocho años, hablan animadamente sobre el sentido del voto que piensan emitir el domingo, hay variedad, PSOE, PP, CHUNTA, en blanco, oponen valoraciones sobre los líderes, sobre la participación de España en Líbano o la corrupción de Valencia, cruzo la mirada con uno de ellos y no puedo evitar sonreírle con orgullo, me devuelve una sonrisa tímida.


Zaragoza, nueve de la noche, Plaza del Pilar, sobre un improvisado pero sólido escenario, diversos ciudadanos explican a una importante y variopinta multitud, el porqué están indignados, son parlamentos breves, concisos que levantan o no aplausos, en un lugar de la plaza carteles sobre el suelo plantean quejas e ilusiones a partes iguales, al fondo el campamento pleno de tiendas de Decathlon. Pasean por la plaza jóvenes y no tan jóvenes, familias, parejas y grupos de amigos, en la mayoría de las caras una sonrisa ilusionada.


Zaragoza, doce de la noche, Plaza del Pilar, una impresionante multitud se agolpa en la plaza, en su parte central los jóvenes convocantes, alrededor, muy cerca, separados por un hilo invisible que se quiebra a cada paso, personas mayores, grupos de gente madura, se palpa cierta expectación, los relojes de la plaza dan paso al sábado y la cacerolada impregna el aire. A escasos cinco metros, en la puerta de la Delegación del Gobierno apenas una docena de policías. Calma. Pasado el momento crítico, con la misma calma que han ido llegando, los simpatizantes se van alejando, de nuevo han servido de paraguas a los que han roto la inercia del silencio y la queja de barra de bar.

Quedan en la plaza los dispuestos a pasar la noche, rodeados de carteles en los que puede leerse, además de múltiples mensajes de reivindicación, uno que se repite; "esto no es un botellón", "mantén una actitud de respeto". Volvemos a casa, me siento bien, son jóvenes, probablemente ilusos, muy tiernos, quizás piden la luna, pero se mueven, en calma y respeto, sabiendo que viven en un país donde reunirse es un derecho, y que han recuperado el placer de hablar de política.

17 comentarios :

  1. ES la misma percepción que yo tuve ayer. Ante la duda que me nació sobre quién es la mano que mece su cuna, mi hija me comentó que fueron los profesores de la universidad quienes les llamaron a la indignación y que son precisamente muchos de éstos profesores quienes llenaron la plaza de Sol en primera fila al llegar a ella el 15-M. Mi hija sabe, por lo que les conoce, que no todos ellos comulgan con las izquierdas y no todos ellos lo hacen con las derechas, que no hay colores que los muevan ni pendones que los sirvan de guías.
    Los profesores se marcharon, no se quedaron acampados. Pero si dejaron aleccionados a sus alumnos que por fín, están indignados.

    En tu post anterior ya te comenté el canto de civismo que yo también observé en mi querida puerta del Sol, donde hace ya muchos años, en otra manifestación, en la que pedíamos soltaran a los detenidos en la antigua DGS, la tarde anterior a esta que te cuento, por estar vendiendo en la calle, ejemplares del "mundo obrero". Las voces gritábamos la misma estrofa que ayer escuché "el pueblo unido, jamás será vencido".
    En las urnas el domingo, nuestros jovenes demostraran, que la indignación no destruirá su futuro, pues por falta de ella, ya les dejaron sin presente.

    Que mañana sea un gran día para todos. Ahora tengamos un buen día de reflexión.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  2. Desde hace tiempo no se había recuperado la calle para hablar y hacer política.
    Es bueno escucharlos, desde mi criterio estos chavales/as están haciendo muchas preguntas, algunas de ellas son las mismas que nosotros nos hacíamos en los años 60 y 70 y que esos políticos que hoy nos gobiernan las habían olvidado; en sus propuestas, algunas tienen razón y en muchas otras toda la razón; especialmente a la izquierda le están sacando los colores; ¿que harán a partir del lunes los manifestantes y los partidos? me gustaría ser adivino, pero creo que los jóvenes han dado un primer paso y en estos días han demostrado que saben hacerlo bien, me siento orgulloso de ellos y la cosa continuará, seguro.

    ResponderEliminar
  3. Me siento muy orgullosa de nuestros jóvenes. Ellos siempre han impulsado los grandes cambios, lo muestra la historia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Tenía que pasar! Lo extraño es que haya tardado tanto (lo teníamos pendiente desde Mayo de 1968).
    Espero que, esta vez, tenga continuidad, que no se acabe. Que no nos destruyan el estado de bienestar y que se modere el consumismo, que no se malgaste el agua, la energía, los alimentos, la ropa....
    Un besino.

    ResponderEliminar
  5. Un abrazo muy fuerte Pilar y muy feliz fin de semana,

    Cecilia

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que es la primera vez que me siento verdaderamente orgulloso de este país y no digamos su juventud. Lo del mundial era flor de un día y en realidad humo. Este movimiento me representa y me anima más que el futbol.No sé a dónde va pero durante toda la semana yo vivo con algo más de esperanza y los políticos caminan con algo menos de seguridad.

    ResponderEliminar
  7. ya era hora de que la juventud luchara por sus derechos y por su futuro ojala sea el comienzo donde entren nuevos aires limpiando de m...... nuestra España. un besin muy muy grande de esta asturiana amiga y admiradora.

    ResponderEliminar
  8. Es hermoso, y es esperanzador!

    ResponderEliminar
  9. Veremos donde y como acaba este movimiento, esperemos que sirva para hacer una España mejor.

    ResponderEliminar
  10. Ya era hora que alguien se indignara
    la situación es limite, 5 millones de parados, los jovenes que han perdido su trabajo por no poder pagar la hipoteca, mientras tanto la única preocupacion de los políticos llenarse el bolsillo, no hay derecho.
    es un placer leerte.
    que tengas un feliz finde.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Estoy en @acampadasol haciendo fotos, se necesitan voluntarios, cada cual hace lo que puede y lo que sabe.

    ResponderEliminar
  12. Es emotivo ver UNIDAS a personas de diferentes ideologías políticas, edad, parados o funcionarios, soñadores o realistas...haciendo uso de esa libertad de expresión que tanto nos costó conseguir. Pero aún es más emotivo mirar a los jóvenes haciendo eso, no permitiendo que su futuro se vea hipotecado por privilegios y conformismos políticos, del color que sean, que son la consecuencia de este grito popular.

    Buen fin de semana, Pilar.

    ResponderEliminar
  13. pues si, es una vela encendida!!!

    ResponderEliminar
  14. Desde aca las imagenes que se ven son impresionantes!!!!
    Ojala logren lo que buscan!
    Se nota mucho fervor y entusiasmo,y deseos de cambio!
    Que sea para bien.
    Besos!!!!!!

    ResponderEliminar
  15. Como dice María, una vela encendida.

    ResponderEliminar
  16. Al fin, y tras muchos años, ha surgido en el panorama políticos algo parecido a la Esperanza. Ha nacido el espíritu del 15-M. Y nosotros le acunamos y cantamos nanas para que crezca sano y robusto.

    Bendita juventud.

    Marpin y La Rana, indignados y felices.

    ResponderEliminar
  17. Aquí fue algo parecido, me encantó la mezcla entre jóvenes y no tanto, la ausencia de policía, la ausencia de banderas, y la firme convicción de que las soluciones llegan pacíficamente, tercamente sí, pero sin violencia. Ahora toca continuar, porque el problema sigue existiendo, y entre tod@s, sin distinción de edad ni sexo ni nada, porque el problema no lo va a resolver una minoría.

    Un beso

    ResponderEliminar