, ,

A CUESTAS

No es una ascensión, no busca coronar una cumbre, ni alcanzar una meta, ni siquiera completar una ruta trazada, pero cada paso cuesta más que el anterior, cada día parece más difícil seguir andando, en algún momento el paseo se convirtió en esfuerzo, apenas consigue disfrutar del paisaje o de quienes encuentra en el camino.


Cada noche al detener el paso y buscar refugio, repasa el contenido de su mochila, buscando qué eliminar, qué dejar atrás, pero cada amanecer la encuentra cargándolo todo de nuevo. Contempla a otros más ligeros y se pregunta cómo hacerlo.

Quizás se trate de no cargar con los que quiere, bajarlos de su espalda y sentirlos a su lado, puede que ella lo sepa, pero el miedo a que elijan otro camino, la retiene.

21 comentarios :

  1. Hay que dejarles al lado, si se van por otro camino... Sigue por el tuyo que malo será quedarse a pie.

    ResponderEliminar
  2. ES DIFICIL, COMPLICADO.. ADEMAS EL MIEDO ES UN MAL COMPAÑERO

    ResponderEliminar
  3. Los que quiere nunca serán una carga.
    Besos y buena entrada de semana Pilar.

    ResponderEliminar
  4. Me dispongo a hacer como el amigo Bucay y a plagiar. Plagio este mensaje, copio-pego desde un Word de mi escritorio y apunto, porque ej que quiero decir lo mismo a más de un presunto humano, tú entre ellos. Ejem, lo siguiente. Me veo obligada a privatizar el blog. Seguiré desvariando, porque el mundo me hizo así. Mándame al mail (larisaotero@hotmail.com) tu correo -que no sé si lo tengo, si no lo tengo, si alguna vez lo tuve, si nunca lo tendré-, en el caso de que te apetezca que te incluya en la lista esa de invitados. Creo que puedo añadir a cien. Sólo creo. Y nada, que buenas noches y buena suerte, como dice la película, o que seguramente esto es el tan cacareado efecto mariposa. En una parte del globo arrojan a Bin Laden al mar, en la otra parte una bitácora se apaga en la blogosfera, oh, oh.

    (Pilar, la tuya sé que la tengo, pero estoy cabreada con la humanidad y te plasmo el mismo texto por no escupir mieddas. Un abrazo, guapísima).

    ResponderEliminar
  5. Quizás duda si sera una buena elección arriesgarse a q eligan
    besos pilar

    ResponderEliminar
  6. Pilar se me olvido decirte q es un magnifico post,de verdad de corazon

    ResponderEliminar
  7. Guau, Pilar, una belleza tu relato. Te felicito. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hay temporadas en las que todos nos sentimos así. Por lo menos a mí me pasa. El camino de la vida se torna arduo, cuestsa caminar, cuesta avanzar. Y muchas veces, en vez de descargar la mochila, la vamos llenando todavía con más lastre...

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Hay mi vida como me identifico con tú mochila, pa mi que yo llevo otra.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. Hay que dejar volar a los hijos, porque supongo que te refieres a ellos. Es una pelea constante que tengo yo con mi madre, veremos que pasa cuando me llegue a mi el día.

    ResponderEliminar
  11. Qué inevitable es a veces volver a cargar la mochila por la mañana!!

    Enseñar a los demás a caminar a nuestro lado, y no encima nuestro es difícil también ¿verdad?

    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. A veces hay que arriesgarse a descargar la mochila y ver si el contenido te sigue acompañando, debe ser duro la duda inicial, pero muy gratidficante el resultado!
    besos

    ResponderEliminar
  13. En ocasiones, hay que tener el valor para aligerar el equipaje, que no es sinónimo de pérdida sino de ayudarse a uno mismo y a los otros repartiendo responsabilidades. El amor verdadero consiste en no permitir que alguien sufra con nuestro peso, sino en compartirlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Tendemos siempre a llevar la maleta siempre llena, a no querer vacias armarios y a acarrear demasiadas cargas. Demasiadas cosas prescindibles y demasiadas cargas creadas.
    Como si fueramos a vivir para siempre......

    ResponderEliminar
  15. Cuesta mucho dejar cosas en el camino, porque siempre esta la eterna duda de: y si me vuelven a hacer falta mas adelante? y si me arrepiento?. Y asi vamos cargando y cargando cada vez mas la mochila y cada vez es mas dificil seguir.

    ResponderEliminar
  16. Pilar...wow! diste en el clavo, has comprendido todo. Esta mujer y la otra que conocemos -tu me entiendes-, serán primas hermanas?

    Gracias, es un post bellísimo. NO te conocía en este tipo de relatos. Me quito el sombrero, te hago reverencia, te... Gracias, por ser tan grande!

    Besos, amiga!

    ResponderEliminar
  17. Hola y buenas noches...

    Nunca dejes atrás a los que quieres.. a veces la mochila va cargada de extraños y no te das cuenta...

    Besotes de lindos sueños

    ResponderEliminar
  18. Cuando se llevan muchos pasos andados y muchos kilómetros hechos pensamos que puede ser mejor el descansar, aunque al no sentir el dolor del andar aplacemos experiencias que están por vivir.

    Siempre es la pregunta más peligrosa, qué dejar atrás?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Gracias a tod@s por vuestras palabras, veo que andamos much@s por sendas similares.

    ResponderEliminar
  20. Creo que es inevitable ir llenando cada vez más la mochila, aunque no siempre sea más pesada...

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Supongo que durante mucho tiempo yo he llevado una mochila parecida a la de tu relato, así que ¡me voy a sacar piedras!

    ResponderEliminar