,

TAN LEJOS

Cierra la puerta, dejando atrás el ruido y la gente, desnuda ante el espejo, sin adornos ni tacones, contempla su mudo reflejo y siente frío, le faltan sus manos, sus ojos, su aliento, el deseo apenas contenido que despertaba cada parcela de su piel con un roce, una frase, una mirada. 


Cubre el cuerpo aterido con ropas que saben a mortaja, borra a golpe de cepillo las caricias que no recibirá su pelo, cubre con crema el rostro que no será besado, y a oscuras se mete en la cama, rogando al sueño que pase de largo ante su balcón si no trae su pócima el descanso, el olvido, la ausencia de sentidos.

Su respiración apenas quiebra el silencio que los cubre, casi ahogándoles.

17 comentarios :

  1. A mi en cambio, me encanta dormir sola.

    ResponderEliminar
  2. ... que soledad, triste cuando no es soledad elegida, si no se disfruta no es nada buena.

    ResponderEliminar
  3. Hay soledades que hiere. Otras traen descanso y paz.

    Así somos algunas mujeres...
    A veces luna, a veces, sol.

    Besos grandes, guapa|

    ResponderEliminar
  4. Yo ahora, quiero dormir acompañada... y siempre!

    ResponderEliminar
  5. Tengo acidez Pilar, pero no por la resaca del fin de semana, sino por quienes van a gobernar mi pequeña y cenicienta ciudad durante la próxima legislatura.

    ResponderEliminar
  6. A veces ese tipo de soledad es la esperada y la buscada, es por eso, que al sentirnos solas nos deshacemos en la comodidad y esperando que el sueño nos atrape.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. uff.. intenso.
    hay una cancion de sabina que se llama corre dijo la tortuga. me la has hecho acordar.

    un saludo desde la lejania.

    ResponderEliminar
  8. Cuando la tristeza es muy grande, quieres pasarte la vida en un continuo sueño pero todo pasa.
    Un abrazo Pilar.

    ResponderEliminar
  9. Precioso...

    Me acostumbré a las dos cosas... a dormir sola y acompañada...

    Ahora el cuerpo me pide sentir la necesidad de querer dormir acompañada...

    Besos

    ResponderEliminar
  10. ¡Que bonito!! Muy bien reflejado ese momento de soledad que en alguna ocasión hemos sentido...
    Mis felicitaciones...

    ResponderEliminar
  11. Triste, mucho.

    Creo que era un tema de George Moustaki (o como se escriba) el que decía, más o menos, que : "nunca estoy solo; siempre me acompaña la soledad".




    No sé quien será esa tal Soledad (Sole para los amigos), pero el caso es que, tarde o temprano y en numerosas ocasiones a lo largo de nuestra vida, siempre terminamos hablando de ella.

    Sin embargo... Nunca ha salido en medios de telecomunicación alguno.




    Un beso, cielo.

    Precioso post.; aunque triste, mucho.

    ResponderEliminar
  12. Me siento acompañada por vuestras letras.

    ResponderEliminar
  13. Uf, se me encogió el corazón al leerte, espero que todo sea producto de la imaginación y de tu pluma.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Pilar, cuántas veces nos sentimos solas estando supuestamente acompañadas! Bsos

    ResponderEliminar