,

MI DIGNIDAD

Las leyes que toleran e incluso regulan las violaciones del derecho a la vida son gravemente injustas y no deben ser obedecidas.



Las leyes no son justas por el mero hecho de haber sido aprobadas, sino por su adecuación a la dignidad de la persona humana.

Parece sostenerse que una vida humana podría carecer de dignidad tutelable en el momento en el que así lo dispusiera autónomamente la parte interesada e incluso eventualmente un tercero.

La vida no nos pertenece porque el propietario es quien nos la ha dado: el Creador.

Estas son algunas de las afirmaciones de la Conferencia Episcopal para oponerse a la Ley de Cuidados Paliativos y Muerte Digna. 

Andaluces y aragoneses hemos regulado este doloroso asunto para satisfacción de enfermos, familiares y médicos, porque quien crea en el sentido oculto del dolor y la muerte, como pago de la resurrección y la vida eterna, puede optar por ello, pero los demás no podemos ser obligados. 

Espero que en el resto del país la situación se regule, y nadie tenga que vivir una innecesaria y dolorosa agonía, salvo que  reciba el apoyo y la comprensión de quien decida arriesgarse por humanidad.

21 comentarios :

  1. Las leyes no son buenas porque han sido hechas por los hombres.

    Se deberian adoptar las leyes de todos los libros sagrados de la tierra.

    Las leyes que deberian existir no estan en ningún codigo.

    Sera por eso que vamos en camino a la destruccion de la civilizacion y de la madre tierra.

    Hoy se casan hombres con hombres

    ¡¡¡Pobre mundo!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Creo en la libertad de cada individuo para decidir qué hace con su vida.

    Y en esos momentos, más todavía.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Las leyes son hipócritas y llenas de una moral que en realidad no comparten de puertas para adentro!

    Yo también siento el derecho a la muerte digna, para mí y los míos. Haga uso o no de ella. Pero es mi derecho decidirlo con absoluta libertad (aunque las leyes pretendan decidir por mí)


    Besos, guapa!!

    ResponderEliminar
  4. Personalmente creo que existen leyes imperfectas, porque somos nosotros las personas imperfectas las que las creamos.
    Tenemos un derecho reconocido constitucionalmente, libertad, de acción, omisión, libre pensamiento y decisión.

    aún no comprendo por qué se empeñan en mandar sobre nuestra vida y decisiones.

    Que cada uno haga de su capa un sayo, sin ser juzgado, siempre que no atente contra otro alguien... que de nuestra vida, solo mandamos nosotros... ni dios ni diablo... solo uno mismo.

    Bellisimo pensamiento y reflexión.

    ResponderEliminar
  5. Comparto con los que creen en la libertad de decisión. Yo quisiera poder decidir por mí, llegado el caso. Buena entrada! Al fin puedo comentar

    ResponderEliminar
  6. Amen.

    Aunque te has adelantado, no vas a privarme de que igualmente deje reflejado en mi blog mi cabreo a una iglesia que maltrata al hombre en todas sus etapas, fundamentalmente cuando nace y cuando muere.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Las leyes son imperfectas porque somos imperfectos.

    Creo que el ser humano tiene derecho a una vida digna y porque no tambien a una muerte digna.
    Que caso tiene tener sufriendo a una persona una agonia terrible.Sobre todo cuando ya no se puede hacer nada, solo esperar la muerte.

    Y para el primer comentario, las leyes de los libros sagrados tambien son bien debatibles, porque las hicieron hombres como nosotros, y muchas de ellas son brutales, machistas, homofobicas etc, etc.

    ResponderEliminar
  8. Es un tema peliagudo, pero necesario, bajo mi punto de vista.

    ¿Por qué era legal negar el derecho a la vida y en cambio es ilegal el derecho a una muerte digna?

    Como con todo, habrá quien haga mal uso de ello, y supongo que en definitiva eso es lo que se teme.

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo, Pilar.
    Nadie debe entrometerse en ese tipo de decisiones, sino dejar que cada cual asuma su derecho a morir dignamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tema delicado pero es de lógica. Si tu no crees en ese creador ya quedan invalidadas el resto de las afirmaciones de la conferencia episcopal. No nos podemos someter a las leyes de una religión en la que no creemos. Que lo haga el que sí crea. Es tan sencillo y sin embargo tan difícil de entender para algunos... En fín. No me apetece indignarme así está mañana. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Estoy de acuerdo. Viví la agonía de un enfermo terminal, y afortunadamente, recibí la ayuda médica legal para que su muerte fuese digna y no dolorosa, y para que por ello no fueramos considerados, ni los doctores ni los familiares, poco menos que asesinos.

    Es un tema triste, pero ahí está. Y no podemos obviarlo, ni por su tristeza ni por su contenido, ya que un día puede tocarnos a nosotros o a nuestros seres más amados.

    Un abrazo.

    Marpín y La Rana

    ResponderEliminar
  12. Todo el mundo debería tener derecho a decidir como vivir, o no.
    Estoy de acuerdo contigo en todo Pilar.

    ResponderEliminar
  13. Parece que algo avanzamos, Pilar.

    Por lo menos ahora se legisla pensando más en la realidad que en seres imaginarios (o en los que dicen hablar en su nombre).

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Estoy seguro que el que está sufriendo, con dolores y sabiendo que no tiene cura y que irremediablemente va a morir, agradece que después de despedirse de su gente le dejen morir, le dejen elegir si quiere seguir luchando, pero sobre todo eso, que le dejen elegir.

    ResponderEliminar
  15. La iglesia se caracteriza por una falta de misericordia hacia las personas. Se diría que defienden el derecho de vivir exclusivamente para sufrir.
    Entre eso y la afición que tiene el alto clero a inmiscuirse en el ámbito legislativo, contenta me tienen.

    ResponderEliminar
  16. chalyvera@gmail.com; estoy de acuerdo en que las leyes son imperfectas como los hombres, pero radicalmente en contra de tu segunda afirmación, aunque solo sea por que también fueron escritos por hombres. Y desde luego no me parece lamentable que no se produzcan discriminaciones por razón de la orientación personal de las personas. En todo caso te agradezco tu aportación, todas las ideas enriquecen. Un cordial saludo.

    Ximo Segarra "ACAPU"; la libertad de decidir, simplemente.

    Mascab; libertad para vivir y libertad para morir.

    Gala(tea);gracias por tu reflexión, de verdad.

    Nueva Luna; gracias a blogger ;)

    Emilio Manuel; me pasaré a leerte.

    Lilith; totalmente de acuerdo.

    marikosan; contra el mal uso y el abuso tenemos normas,contra la coacción parece que no. Un beso

    MJ ; a ejercer la libertad.

    Houellebecq ; no te indignes, no merece la pena, es una lucha desde la razón y el derecho. Un beso

    EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA, no podemos vivir de espaldas a lo único inevitable, la muerte.Un saludo

    Lexy; gracias.

    Olvido; o se intenta.

    David; elegir.

    Contando los sesenta; pues busquemos motivos para la sonrisa, pero sin bajar la guardia.

    ResponderEliminar
  17. Es una decisión tan personal, que la decisión tendría que estar fuera de leyes e instituciones religiosas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. La Kiya, la ley es precisa para dar a todos los participantes seguridad juridica y asegurar el derecho personalísimo de decidir. Y la Iglesia que hable de pecados, que ese es su terreno.

    ResponderEliminar
  19. Totalmente de acuerdo contigo Pilar. Nadie puede obligarnos a sufrir una enfermedad por razones religiosas o por las razones que sean... Debemos ser libres para elegir por nosotros mismos si deseamos llegar al final del camino de ese sufrimiento o si queremos detenerlo... Bravo a esa regulación que se ha dado, pienso que paulatinamente se aceptará en el mundo entero cuando se rompa con ese TABU totalmente religioso y absurdo!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  20. La ley de cuidados paliativos y muerte digna tiene un título muy rimbombante y un pésimo desarrollo, y como otras muchas leyes están hechas más para buscar votos que para solucionar problemas.

    saludos

    ResponderEliminar
  21. @mariana godoy Imagino que precisamos tiempo, tiempo para aprender a ser libres. Bienvenida.

    Canoso; hoy no puedo estar totalmente de acuerdo contigo, el problema es real, y aunque sólo sea un paso, es mucho menos que nada. En Aragón la regulación ha traido más calma y seguridad, sin causar problemas. De todos modos tienes toda la razón con lo del rimbombante nombre. Besos

    ResponderEliminar