, ,

¡QUÉ BELLO ES VIVIR!

Dirigida por Frank Capra en 1946, con el paso del tiempo se ha convertido en todo un clásico navideño, a pesar de su blanco y negro, con un James Stewart mágnifico en su papel de honrado y modesto ciudadano que lucha sin más armas que su buen hacer contra un terrible y poderoso banco, y que tan sólo en el último momento recibe ayuda, ciertamente inesperada.


Quizás vista desde la distancia, pueda parecer ñoña, pero sinceramente, ¿quien no es un poco blandit@ de vez en cuando?

No es Navidad, pero quizás simplemente el calendario se equivoca. Por si acaso, que suene la campana, seguro que hay más de un Clarence trabajando duro estos días.

8 comentarios :

  1. Yo soy ñoña bastante a menudo y me pongo a llorar con cualquier peli un poco blandita, en fin, así soy. Todo es válido en esta vida.
    Un besazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartirlo, me encantó. Ya no son tiempos de que alguien te regale la luna!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué grande es el cine! las mejores películas son las que emocinan; las que hacen sentir.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. A mí los clásicos como éste, me encantan porque me recuerdan mi niñez. Yo soy de la Pipi Calzas Largas jeje
    Besos

    ResponderEliminar
  5. La vi hace mucho tiempo, pero recuerdo que me gustó mucho. Es muy tierna.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Un clásico! Gracias por recordarla y compartirla, un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola de buenas noches..

    Creo que no he visto esta película, pues no la recuerdo.. si la encuentro no dudare en verla... gracias

    Besotes de lindos sueños

    ResponderEliminar
  8. Me alegra que os traiga buenos recuerdos o os apetezca verla, seguro que la disfrutaís, a veces es grato ver este tipo de historias, con su punto de candidez.

    ResponderEliminar