ME LLEVAN AL HUERTO

En un mundo tecnológico, interconectado, global, moderno, acelerado, hay una pequeña revolución en marcha, no se trata de los smartphones, ni del washap, sino de tierra, agua, paciencia,  dedicación, tiempo, de aprender que el tiempo no puede acelerarse, de escuchar a los que saben.


Son los minihuertos, la vuelta al tomate/tomate, a mis judías son más ricas que las tuyas,  escuchar a los que saben, recordar lo natural, disfrutar del trabajo manual y la alegría de ver crecer algo que cuidas con mimo.

En Zaragoza, además de las iniciativas de los huertos urbanos, atendidos por comunidades, colegios y otros colectivos, por 50 euros al mes, te alquilan un terrenito de 50 metros cuadrados con toma de agua, y parada de autobús urbano. ¿Quienes son los clientes? Gente mayor que prefiere cuidar su huerto a contemplar las obras (y eso que de obras sabemos un rato ?eh?), familias que quieren enseñar a sus hijos que las verduras no "nacen" en una bandeja blanca con plástico por encima, jóvenes locos con la agricultura ecológica, y profesionales que se quitan la corbata o los tacones y se sienten libres manchándose las manos con la tierra.

Se establecen relaciones sencillas, de colaboración, de aprendizaje, de dedos cruzados para que no granice, de miramelospepinosqueestesábadonopuedoir, y además, se come.

27 comentarios :

  1. ¿Porqué soy tan malpensado?

    Atte: Sr.Eco

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Me encanta!!
    Almentarnos de nuestros cultivos, así sabemos lo que comemos.
    :D

    Me voy a tener que cambiar de provincia, me parece fantastcio esta iniciativa en Zaragoza.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Hola pilar, hace más de 25 años que está idea está tomando cada vez más fuerza, los niños llegan a tal punto que no conocen los árboles frutales en el campo o tal como las tomateras.
    Los colegios ya venían a mi chalet para que les enseñara mi huerta y el bosque de pinos piñoneros, era para ellos una gran fiesta, pero veo que en Zaragoza es cosa de los abuelos , bueno, habrá de todo no?, pero me paree una buena iniciativa.

    Referente a mi post, si alguien consigue de verdad amarse a sí mismo, amará como Dios se ama y ya es algo difícil, hay un gran trecho entre el amor humano y el amor de ágape, pero por eso está el intentarlo conseguirlo como ,lo hicieron los santos.
    Te dejo un beso de ternura . se feliz
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  4. Muy buena iniciativa para las europas, por aca todavia somos algo salvajes y caminamos entre cultivos y ganados.


    Besos

    ResponderEliminar
  5. ains simepre me ha encantado esta iniciativa!! ya hace bastantes años que hay huertos en el parque de la Memoria (Barrio de San josé) y cada vez que paseamos por ahí me encanta asomarme a ver cómo van los tomates y las lechugas jajajaja

    Ahora los van a poner en mi barrio, hasta hace poco estaba empapelado con carteles de la asociación de vecinos para formalizar las inscripciones para optar a un minihuerto de estos.
    Qué pena de no tener tiempo..

    ResponderEliminar
  6. me parece una muy buena iniciativa, yo llevo varios años, pasando los fines de semana que estoy con mis hijos entre pepinos, pimientos, tomates y gallinas, los críos aprenden deprisa, se levantan temprano para recoger los huevos, saben el punto exacto de maduración de las hortalizas para cogerlas, pasarlas por un poco de agua y consumirlas y sobre todo, los lunes siempre tiene alguna historia que contar en el colegio a sus amigos que huye de la monotonía de los parques infantiles con el suelo acolchado,
    creo que esa es la mejor herencia que legaré a mis hijos, el hecho de saber reconocer que el trabajo, la dedicación y la paciencia siempre dejan sus frutos, además de ser una cuestión extrapolable a todos los ámbitos de la vida.
    besos y buen finde

    ResponderEliminar
  7. Me parece una muy buena iniciativa, sí señor.

    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  8. Yo crecí como uno de esos niños que no han visto en su vida un huerto y una vaca. No voy a decir que no supiera de dónde venían las cosas porque no verlo no significa no saber. Que una era bastante espabilada.
    Ahora que puedo disfrutar de un mini jardín en casa, disfruto viendo crecer mis flores y este año ¡¡mis tomates!! No hay día que mi chico y yo no estemos un rato contemplándolos y cuidándolos. Es fantástico, relajante y sorprendente.
    La iniciativa que comentas es genial. Cuidar un huerto te hace mantener los pies en la tierra.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Vamos Pilar!! no digas cosas que luego se malinterpretan; eso de que te llevan al huerto suena pues.... ¿como suena?... a erotismo, sexo, otras cosas; luego lees y se te caen los palos del sombrajo, nos metemos a agricultores, a tomateros, en fin un chasco. De todos modos la iniciativa no es mala, nn modo de aproximar el campo y sus productos a los niños que no saben como sale un tomate o una patata y un modo de adecentar espacios baldios.

    ResponderEliminar
  10. Maravillosa idea e iniciativa, no solo placentera para los paladares, sino respetuosa con la naturaleza a la que nunca debemos perder de vista, y muy educativa para esos niños que, cada vez, consideran que el huerto está en el hipermercado.
    Me encanta la idea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Que buenos están los tomates que uno mismo se cultiva,solo el olor ya es diferente a los que se compran en la tienda porque, estos, antes de llegar a la tienda, ya han pasado por muchas manos y varias cámaras,me parece una idea genial.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. y es verdad, yo también disfruto de un pequeño huerto en mi patio, me paso algunas horas cuidándolo,mimándolo y merece la pena...os lo aseguro

    ResponderEliminar
  13. Otra vez con un título jugando con las malas interpretaciones (o buenas, según se mire) pero es que es adecuado. Veo que efectivamente te han llevado al huerto y eres feliz de que te lleven y de permanecer allí y tal y como lo cuentas es una delicia natural. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. En muchas escuelas infantiles se está llevando a cabo los minihuertos. Es maravilloso escuchar los comentarios y ver las caritas de los niños y niñas de 2-3 años cuando ven cómo sale un tomate de una mata o una fresas entre las hojas...

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  15. Es nuestra versión mediterránea del jardín zen... y además te comes lo que crece, que en el otro como no te comas las piedras...

    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  16. Me parece una iniciativa estupenda, aunque yo, aunque esté mal decirlo, prefiero ir al mercado y que me lo den hecho.
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  17. Me encanta, y me encantaría comer lo que nuestras manos cuidan y miman hasta crecer...

    ResponderEliminar
  18. Pues no está mal pensado! me gusta la idea!

    ResponderEliminar
  19. O te llevas el disgustón de tu vida: ¿Por qué este año, excepto media docena de calabacines, este año no tengo NADA?.
    A millón me ha salido cada calabacín.
    Un besino.

    ResponderEliminar
  20. La iniciativa esta muy bien, ya lo he visto en otras ocasiones en TV que lo han echo en otros sitios también y me parece muy bien, tanto para las personas que normalmente son mayores y así ocupan y entretienen parte de su tiempo, como para los niños o no tan niños que nunca han visto una huerta y pueden ver como se plantan y cuidan las verduras u hortalizas, al mismo tiempo esos terrenos están cuidados y no llenos de toda clase de basuras, y lo que yo creo mas importante que es la relación entre las personas que cada día es menos y nos vamos aislando cada vez mas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Es estupenda esta iniciativa. Yo tengo un trocito de huerto en mi pueblo. Y te puedo decir que los tomates y lechugas y demás, no saben igual de ninguna manera. Cuando los comes disfrutas mucho mas su sabor porque en él va parte de tu esfuerzo. Un bessito

    ResponderEliminar
  22. Yo encuentro que es una idea estupenda,. En Londres, donde vive mi hija, en todos los barrios existen esos huertos y los alquilan muy baratos con una pequeña caseta para meter la bici y aperos de labranza.
    Ella se llevó la simiente de los Pimientos de Padrón de mi tierra, y los que los ven se quedan asombrados, y encima como llueve mucho, no les pican.
    Está muy bien cambiar de vez en cuando de actividad.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  23. Fíjate que yo me crié rodeada de huertos en medio de la gran ciudad. Bueno, en realidad, del gran extrarradio. De gente que añoraba su pueblo y el campo y se dedicaba a convertir un descampado en algo menos triste.

    Ahora la cosa ha cambiado: todo es mucho más organizado, más limpio, más todo... Me temo que muchos de los abuelos de ahora siguen siendo aquellos soñadores de antes... No sé. Pero aquello tenía algo de mágico (aunque no era ni mucho menos perfecto).

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Me parece perfecto, aunque ya hace tiempo que esa idea se puso en práctica.
    El caso es que los niños no confunda y sepan lo que es ordeñar un vaca aunque se por unos momentos a pensar que la leche a saber de donde viene.

    Que hun huerto, huele a tierra y en ella los frutos, hortalizas etc. han germinado gracias a la naturaleza de las manos,
    Un aplauso por esos abuelos que despiertan el placer a la esencia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Os veo a tod@s muy hortelan@s, ¿eh?

    Besos y gracias por vuestra presencia

    ResponderEliminar
  26. Que no se queden lo pepinos por favor, si no, ya no es España.

    Muy lindo post, Pilar.

    Me gustó también el anterior.

    Un fuerte abrazo.

    Andri

    ResponderEliminar
  27. Firmo como si no se notara que soy yo. jajá.

    ResponderEliminar