TAN CERCA, TAN LEJOS

Publica El País, un artículo que quizás pretende encrespar los ánimos de sus lectoras y de rebote afianzar la idea de que los musulmanes son un pueblo machista y realmente alejado del nuestro, para ello trae a sus páginas el libro del doctor Aid Ibn Abdullah Al Qarni, al que no duda en tildar de "barbudo", titulado Tú puedes ser la mujer más feliz del mundo, del que entresaca algunas perlas:



"Una mujer debe recibir a su marido con calidez cuando este regresa, no debe enojarse si vuelve cansado o estresado. Por el contrario, debe estar siempre lista para cumplir con lo que este le pida, sin importar lo que sea"

"Hazle caso y obedécele pues la complacencia trae tranquilidad y la obediencia al marido complace a Allah; asegúrate de lucir y oler bien, no debe ver ni oler nada feo en ti; prepárale la comida a tiempo y mantén silencio cuando duerma pues el hambre es como las llamas que arden y si lo molestas en su sueño harás que se enfade".

"El sistema familiar islámico es lo mejor para la mujer porque por naturaleza permanece en el hogar cuidando y educando a sus hijos. Permanece en el hogar y no lo dejes excepto por razones serias y necesarias. No gastes tu tiempo escuchando canciones o mirando novelas"

"Las mujeres occidentales que salen a trabajar sin necesidad son responsables de la inestabilidad que sufre la institución familiar".

'Allah maldice a los hombres que imitan a las mujeres y a las mujeres que imitan a los hombres. Ten cuidado de estar a solas con un hombre no familiar, viajar sin hombre familiar, perder la modestia y el pudor, no vestir correctamente... ¿Puede ser feliz la mujer que muestra su belleza a los perros salvajes y ostenta sus encantos a los lobos?"

Sin duda una clara muestra de machismo, de absoluta confianza en la supremacía del hombre sobre la mujer y en el que el camino hacia la felicidad de las mujeres pasa por una sincera sumisión al varón, pero ¿que tiene que ver con el islamismo? 
Desde mi opinión, nada, porque ¿acaso estas frases resultan extrañas a las mujeres españolas nacidas entre los años treinta, cuarenta o cincuenta? No lo creo, al fin y al cabo, se parecen muchísimo a lo contenido en la Guía de la buena esposa de la Sección Femenina, escrito por Pilar Primo de Rivera y editado por última vez en 1960.

"Ten preparada una comida deliciosa para cuando él regrese del trabajo. Especialmente, su plato favorito. Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado y placentero."

"Prepárate: retoca tu maquillaje, coloca una cinta en tu cabello. Hazte un poco más interesante para él. Su duro día de trabajo quizá necesite de un poco de ánimo, y uno de tus deberes es proporcionárselo, preocuparse por su comodidad te proporcionará una satisfacción personal inmensa".

"Salúdale con una cálida sonrisa y demuéstrale tu deseo por complacerle. Escúchale, déjale hablar primero; recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos".

"Si tú tienes alguna afición, intenta no aburrirle hablándole de ésta, ya que los intereses de las mujeres son triviales comparados con los de los hombres".

"En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él siente la necesidad de dormir, que sea así; no le presiones o estimules la intimidad. Si tu marido sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer."
De las mujeres musulmanas apenas nos separan cuarenta años, ¿nos permitiremos juzgarlas desde lejos, o les proporcionaremos modelos y les facilitaremos el único camino, la educación?

18 comentarios :

  1. La verdad es que tienes razón, precisamente hace pocos días me mandaron un PPS en ese sentido y no difería demasiado en lo dicho por los musulmanes.
    De todaS formas, yo he vivido en Africa, en Marruecos concretamente, y los maridos españoles no han sido tn exagerados en sus tratamientos hacia las mujeres como los musulmanes.
    La mujer musulmana, sigue siendo una esclava en muchos de sus aspectos.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  2. Excelente post, amiga Pilar.

    Siempre decimos que queda mucho camino aún por recorrer para el reconocimiento de la igualdad de derechos a la muejr a nivel global. Y muchas veces, es la propia mujer la que usa comportamientos discriminatorios conotras mujeres.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No puedo creer que a esta altura del siglo todavía se discutan los derechos de las mujeres como si se tratara de un género inferior. Hay cuestiones culturales en las cuales ya se debería haber avanzado.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Amiga Pilar, poner en un mismo plano comparativo la cultura occidental y la oriental y a partir de ahí juzgarla, no se debería hacer, no somos objetivos, aunque siempre habrá alguien que lo haga para echar más leña al fuego.

    Basta visitar Granada, Sevilla, Toledo para conocer como vivía la mujer musulmana, lo hacia de puerta a dentro, de ahí las celosías que aun se ven en casas en los que esta cultura vivió durante siglos; para conocer esa cultura os recomiendo el siguiente texto:"Al-Andalus. Estructura antropológica de una sociedad islámica en Occidente" Pierre Guichard. Barral Editores. Barcelona 1976.

    Con todo eso, en la actualidad, la mujer islámica, al igual que la española se parecen poco a como la pintan los libros de más de 30 años, ambas mujeres con velo o sin velo han evolucionado mucho y han ocupado grandes cotas de libertad, unas más que otras, en función del control social que ambas culturas ejercen sobre las mujeres. Pero tampoco nos equivoquemos, en ambas culturas aun se mata a la mujer bajo la premisa "la maté por que era mía".

    Pilar la entrada elegida da para mucho y es un tema que me apasiona.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Una comparación magistral.
    Desde luego entre el escrito de Pilar Primo de Rivera (familia ejemplar) y la mujer modélica islámica no hay mucha distancia.
    Me he puesto enferma al leer esta entrada pero al mismo tiempo me ha encantado pasar por aquí, siempre salgo reforzada y enriquecida por tus conocimientos y por tu ojo inteligente.
    Besos y feliz lunes Pilar.

    ResponderEliminar
  6. la del vestidito azullunes, 25 julio, 2011

    Me alegra que este finde no me diera tiempo a leer el periódico, que por cierto me espera para la semana en el baño.
    agh... qué asquito!

    ResponderEliminar
  7. Cada uno que haga y que viva del modo en que sea más feliz.

    ResponderEliminar
  8. Una clara muestra de que el siglo XXI no llega a todos los lugares a la vez. Algunas ideas musulmanas me han recordado a las que teníamos en este mismo país, el tuyo y el mío, durante aquella dictadura. Eran ideas muy cristianas también. Y a lo que decían todos los textos antiguos antes que la sociedad patriarcal empezase a cambiar. Ellos también cambiarán. Es inevitable.

    ResponderEliminar
  9. Esto de las religiones es una absurdez, ¿quien necesita religiones para vivir? el enfrentamiento entre occidente-oriente esta ya muy manido por los medios de comunicacion, yo no veo realmente tal enfrentamiento; solo veo personas locas haciendo locuras.

    Saludos, me gusto tu blog, te sigo

    ResponderEliminar
  10. Creo que lo que se ve raro es que estando en este siglo no hayan evolucionado como nosotras, y que se dejen manipular, o aun sigan esas reglas, pero pienso que eso mismo hicieron nuestras abuelas, bisabuelas, etc. Hace, como bien has dicho 40 años, por lo que todo llegará, solo espero que haya algunas valientes que decidan dejar de seguir las normas, para romper las tradiciones, ya que Dios, Ala, el que sea, no te quiere más por ser una pisada para un hombre, ni para nadie...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Exacto: leyendo las primeras líneas me ha venido a la cabeza la famosa guía, que me mandaron por e-mail hace muchísimo tiempo.

    Nada que ver con el islamismo, en efecto. Machismo y nada más.

    ResponderEliminar
  12. Lo que viene siendo el dicho de encima de puta pongo la cama....

    A mi estas cosas me indignan, pero me indigna mas que ellas lo acepten asi, en base a que es su cultura.

    Lamentable.

    ResponderEliminar
  13. yo no creo que nos separen solo cuarenta años, hay también un cambio político que allí no tiene visos de ocurrir, por lo que mucho me temo que esas distancia en años seguirá creciendo mucho más.

    ResponderEliminar
  14. http://www.youtube.com/watch?v=lZRyH9qvJCw

    ResponderEliminar
  15. Cuando hace unos meses me enviaron por mail éste manual de la sección femenina del antiguo régimen, pensé igual que tú. En la poca diferencia entre nuestro ayer reciente y el hoy de las mujeres árabes.

    Esta es una de las razones por las que no defiendo a éstas mujeres. Sostengo mi tesis de que si aún continúan actuando como lo hacen, no solo es por mandatario religioso o político, sino porque asumen su vida y disfrutan de ella.

    Ya lo he comentado en otras ocasiones, si no son capaces de evolucionar -como las mujeres occidentales creemos que deben hacerlo-, ni siquiera por el bienestar de sus hijas y por sacarlas de tanta cárcel del cuerpo y hasta del alma, será porque ellas son felices así y no quieren otro tipo de vida. Entonces, quienes somos las demás para pretender educarlas en otras costumbres?

    Siento discrepar en éste asunto. Pero si las demás hemos sido capaces de derribar nuestros velos, las árabes que lo desean creo que actúan de igual manera y repudian ante sus compatriotas con ánimos de mostrar otro camino. Si las demás no lo siguen -siendo tantas como son-, lo hacen por propia decisión.

    Es un tema largo para explicar así, Pilar. Pero de verdad, no me creo que las mujeres musulmanas lo pasen tan mal como nosotras creemos.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  16. Mª Pilar, supongo qu etodo lleva su tiempo.

    EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA, gracias por saber leer entre mis líenas.

    saltar del tren, las fuerzas en contra son enormes, nadie quiere perder privilegios, supongo.

    Emilio Manuel, me ha encantado tu reflexión y que encuentres el tema apasionante.

    Ojosnegros, mil gracias

    la del vestidito azul; si es que la prensa es lo que tiene ;)

    marikosan, y si encima es libertad, ya ni te cuento.

    Houellebecq, sin duda cambiarán.

    Spaski, muchas gracias y bienvenido.

    Tamara, creo que necesitan tiempo, desarrollo y libertad pero están en el camino.

    Ebony; Machismo y nada más.

    Sandra, y ¿cuantas de nuestras abuelas estaban de acuerdo con Pilar Primo de Ribera? Todo cambia aunque despacio, eserpo.

    Canoso, todo va de la mano, un pueblo sin libertades, arrastra un gran retraso y las mujeres siempre detrás.

    Larisa, sin palabras.

    Mascab; es una cuestión cultural, religiosa y política, además de económica compleja, seguramente las discipulas de Pilar Primo tampoco lo pasaban mal, o al menos no todas. Creo que unidas somos más, aunque nos cueste entender su pasividad. Me encanta la discrepancia, nos hace crecer. Un beso

    ResponderEliminar
  17. Es cierto que cuando vives en un entorno en el que todo el mundo actúa y piensa igual no sufres. Porque no conoces otra cosa. Eso no significa que esté bien. Cuando las cosas empiezan a cambiar y te empiezas a liberar es cuando surgen los conflictos. Esto lo vivió mi madre (ahora 65 años). Ella fue y es la primera en poner en práctica sus derechos, pero hasta donde le permite su lucha entre lo aprendido de joven y la situación actual y por su puesto su marido. A los hombres de esa edad no les ha convenido evolucionar y la resistencia es pasiva y constante.
    No nos olvidemos de los niños que ahora tienen treinta y tantos, educados generalmente en un ambiente machista. Tienen un discurso igualitario pero a la hora fregar los baños... es otra historia.
    Nos llevamos las manos a la cabeza cuando leemos la guía de la buena esposa y con la situación de la mujer árabe, pero yo veo que todavía estamos más cerca de eso que de la realidad que deberíamos conseguir.

    ResponderEliminar
  18. El fundamentalismo y el integrismo son la misma cosa con independencia del dios de turno, llámese Alá, Jehová o Dios a secas.

    ResponderEliminar