,

MI INFANCIA NO SON RECUERDOS DE UN PATIO DE SEVILLA, SINO DE UN JARDÍN DE MONOS EN MÁLAGA

He vuelto, y aunque lo parece, los espacios de mis recuerdos, no han menguado, es engañosa la memoria de la infancia.

He recorrido las mismas calles, que ya no son las mismas, la ciudad de mi infancia no me conoce, apenas alguna silueta, algún rincón permanece atrapado en el tiempo. 

Gibralfaro sigue siendo la silueta imponente que recorta verde sobre azul, tus calles más limpias, más señoras, llevan otros pasos hacia los mismos sitios, recuperas tu pasado romano, engrandeces el recuerdo de tus tiempos moros, te ríes de los descreídos que se emocionan ante la belleza serena de tus nazarenos y tus vírgenes, y te adornas con joyas prestadas y retazos del genio que nunca volvió, cortesana que sabe que el mercado cambia y no solo de sol vive el turismo.

¿Qué pensarás de mí?, ya no soy aquella niña de los pasos contados y los caminos marcados, hoy elijo yo la altura y he paseado tus cimas disfrutando las luces, la noche, embriagándome de tu aroma de mar y jazmín, sigues siendo hermosa, como una mujer que se conoce y sabe qué cuesta lo que vale.

He vuelto a Málaga cumplidos mis sueños de niña, dispuesta a enhebrar otros nuevos.

23 comentarios :

  1. Me ha gustado la entrada, porque volver a los recuerdos es volver a sentirlos, a estar en ellos y a revivirlos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Mucha nostalgia, me gustaron las imágenes de tu infancia.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tu relato me pareció una maravilla Pilar. Cuanta pasión, cuánto recuerdo emotivo. Por supuesto con la calidad de siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Que lindo Pili, has podido regresar, que bello escrito ....

    Te dejo un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  5. Precioso texto Pilar, con el mejor final, lleno de esperanza
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Vaya estuve en tu ciudad hace un mes, entiendo lo de volver al origen, cuando volví a Granada apenas podía encajar el recuerdo de mi infancia.
    Las ciudades tampoco son estancas, como nosotros siguen fluyendo, como todo en la vida, pero aún así, el reencuentro sigue siendo gratificante.

    ResponderEliminar
  7. A mi me queda un poquito.
    Me alegro de tú vuelta y de que hayas estado tan bien.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. …Con todo el cariño que por
    Medio de este mundo mágico
    Del ordenador te tengo te deseo
    Feliz fin de semana.
    Un cordial abrazo
    Marina
    ***ESPIGAS DEL ALMA III***

    ResponderEliminar
  9. No has vuelto sólo a Granada. Sobre todo has vuelto al paisaje de los mejores recuerdos. Espero que una vez les quitas el polvo y los sacas a la luz no te decepcionen. En Granada hay muchos pasados y todos la han hecho mejor. Es la ventaja de tener mucha Historia detrás, que eso te enriquece. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Me alegro muchísimo de estos días (pocos)tan llenos de recuerdos... y de futuro.....
    Que tengas todo lo que te deseo siempre.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Los nardos..........sin comentario.
    Montones de gracias.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. bellos recuerdos que guarda nuestro corazón y por mucho tiempo que transcurra jamás se olvidan princesa, un besin muy muy grande de esta amiga admiradora que se alegra infinitamente que hayas disfrutado en compañía de tus entrañables recuerdos de infancia.

    ResponderEliminar
  13. Hola Pilar, la verdad que si estamos nostálgicas, me alegro mucho que hayas cumplido y disfrutado con tus sueños de niña, espero y deseo como bien dices que sigas enhebrando muchos mas, que sigas disfrutando de tus queridas vacaciones y rescatando mas recuerdos.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  14. Todo cambia Pilar, es inevitable, incluso los recuerdos con el tiempo se van modificando. De vez en cuando es bueno refrescarlos dándoles un toque de realidad.

    besos

    ResponderEliminar
  15. Allá donde habita el recuerdo...allá quisiste volver, sueño cumplido...
    ¡Me gustó!

    ResponderEliminar
  16. Me encantó acompañarte, seguirte, sentirte.
    Y alimentar el cuerpo, que no todo ha se ser espíritu. Y eso, Málaga lo también borda.

    ResponderEliminar
  17. Hace mucho que no voy por Málaga, la tierra de mi abuela, y tengo ganas de hacerlo. A ver si me animo.
    La biznaga, preciosa, símbolo, sin duda, de la ciudad.
    Un besino.

    ResponderEliminar
  18. Que bonito reencuentro con esa infancia y esas calles, con esa niña crecida en mujer dueña de sus decisiones. Tú por aqui, y yo que no te he reconocido por estos lares.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. El volver a una ciudad donde uno es un forastero. Y si por casualidad alguien lo reconoce, uno se encuentra hablando con un ser del siglo pasado, anclado en sueños utopicos de los cuales uno huyo cuando abandono esa ciudad hace tantos años.

    Ya no hago viajes al pasado. Prefiero hacer incursiones al futuro.


    Besos

    ResponderEliminar
  20. teologiadeS, y recuperar tan solo lo hermoso. Un saludo

    saltar del tren; la infancia es ese reducto donde nada malo podía suceder.

    Pablo, gracias por tu amabilidad.

    Patricia 333; gracias.

    Isota; ha sido un viaje corto pero intenso.

    Rebeca; volver de algún modo es recuperar lo hermoso.


    ODRY; ha sido una pequeña escapada bien aprovechada.

    Marina-Emer, un cariñoso saludo.

    Houellebecq, a Málaga, y tienes razón algunos recuerdos no sobreviven al paso del tiempo pero otros siguen reluciendo.


    Anónimo; gracias por hacerlo posible.

    OZNA-OZNA; gracias guapa.

    Piruja,al pasado hay que contemplarlo con la mirada puesta en el futuro.

    Canoso, tienes razón, incluso los recuerdos cambian.

    Manuel Maria Torres Rojas, y no se hizo pesadilla, ni me atrapó.

    Fernando, nada sería igual sin tí.

    Valdomicer, la he encontrado más hermosa, más madura. Un beso

    Neuriwoman, te hacía de vacaciones, queda pendiente ¿vale? Disfruta de la feria ;)

    chalyvera@gmail.com; me gusta la idea de avanzar al futuro.

    ResponderEliminar
  21. Preciosos recuerdos, precioso volver a esos espacios que llenaron nuestras vidas y nuestro corazón de buenos momentos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Mis mejores recuerdos están en Malaga, cerca de la Cruz Roja, un amplio ático con una terraza desde la que se veía el mar, al otro lado del río,el campo del Malaga: la Rosaleda.

    En Malaga nació mi hija,luego la ciudad comenzó a crecer y dejó de gustarme, en el 82 cambiamos de ciudad y regresamos a Granada.

    ResponderEliminar
  23. Gala(tea; ha sido un re encuentro muy agradable, gracias.

    Emilio Manuel; pues te será fácil comprender cúan cambiada la he encontrado. Un saludo

    ResponderEliminar