, ,

NOCHE DE CINE

Sin 3D, sonido envolvente, aire acondicionado, apoya bebidas o lucecitas en el suelo, este cine es otro cine.



Frente a las taquillas, simples ventanas abiertas a la calle, donde ves y oyes al joven que recorta las entradas, una variada multitud, familias al completo, parejas jóvenes con bebés en carrito, pandillas de adolescentes arreglás pa' matar y personas mayores, sólo una diferencia entre los nuevos y los viejos, los primeros miran con cara de sorpresa las bolsas llenas de cojines que portan los antiguos del lugar (apenas media hora después la sorpresa habrá cambiado por la ligera envidia..., a las tres horas hay quien pagaría por uno).

Se apagan las luces de los pasillos, y el cielo estrellado asiste una noche más, a la magia de una cinta proyectada sobre un muro blanco, cuatro salas, programa doble, baile por los pasillos al terminar la primera película, porque nadie quiere la segunda de la misma sala, y entre historias de amor, de miedo, aventuras o fantasía, transcurre la noche comiendo pipas (o palomitas).

Se te carga la espalda, te duele aquella zona más allá, pero por 4,5 euros, ¿se puede pedir más? Sí, que la brisa que te acaricie tenga aroma a jazmín o galán de noche, y si tienes suerte, al menos una estrella fugaz.

En el Cine Terraza de Aguadulce, concedido.

36 comentarios :

  1. A mi padre, a mi memoria y a mí nos gusta esto.

    Olor a jazmín, ahí le has dao.

    Besicos.

    Ay, la brisa...

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bien suena... y qué cerquita tengo algo que se ha perdido hace años en el resto de España!

    El verano que viene no espero por la vida.
    (Modo Scarlet O´Hara ON)

    ResponderEliminar
  3. cuantas cosas estamos perdiendo,una pena.
    besos.
    marian

    ResponderEliminar
  4. Benditos cines de verano sin claustrofobía ni timpanos a reventar con sonidos envolventes. Aqui todavía queda alguno, con sus sillitas de madera plegable. Un lujazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Cómo me gustaría estar en un cine así!
    Perdonaría hasta el cojín.
    La verdad es que nunca he tenido la suerte de ver una película al aire libre.
    Me estoy imaginando un día caluroso, como los que estamos pasando ahora en la meseta castellana, sentadita al fresco y viendo algo bonito.... ¡Qué feliz!
    No quiero acabar sin antes agradecer tu entrada tan cariñosa en mi espacio.
    Un abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  6. Que envidia, yo quiero una experiencia como esa, aunque al día siguiente necesite un masaje para recuperar los músculos de la espalda.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Me recuerda cuando veraneaba en El Escorial e íbamos al cine de verano en Terreros, era una gozada.
    Allí olía a jara y romero ¡Qué recuerdos más bonitos!

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  8. Justo deciamos hace nada que echabamos de menos el cine de verano aqui...eso si, con cojines, que si no, terminas la pelicula tullida!!!

    Abrazos (hoy compartimos tema de post)

    ResponderEliminar
  9. buenas noches Pilar, paso a saludarte, aunque estoy de vacaciones, puede que más tarde no pueda venir con más frecuencia.
    Recuerdo esos cines de verano con mucho cariño, yo siempre iba, cada verano ya los esperaba
    Gracias por darnos ese bello recuerdo
    Cuando puedas pasa por mi blog si es que no lo tienes y llévate el premio AMISTAD que di con motivo de mis 60 años,el día 27 de JUNIO espero sea de tu agrado
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  10. Me encanta. Yo este año no he ido todavía, pero espero hacerlo, es de las cosas que solo puedo hacer cuando venimos aquí.
    Me recuerda tantos ratos buenos, tan buenos amigos que viven lejos y tantas cosas agradable..., y aquí con el olor a galán de noche y jazmín, ya es de vicio.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. ¡¡ Ufff !!, que ataque de nostalgia me has provocado. Aquellas sesiones de los cines de verano. Interminables bolsas de pipas cuyas cascaras se mezclaban con la gravilla del suelo. Familias enteras que llegaban cargadas de fiambreras con la cena. Broncas clamorosas cuando la pelicula, bastante "zurrada" ya, se rompia y cortaba la proyeccion.

    ¡¡ Y las incomodas sillas de acero, que despues de un par de horas te dejaban el trasero insensible !!.

    Pero tambien el aroma de los jazmines perfumando la noche.

    Un tiempo mas amable, mas ingenuo y mas feliz.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Lo que nos hemos perdido con el fin de los cines de verano... yo también los recuerdo con nostalgia. O sea, con cariño.

    Gracias por refrescarme la memoria.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Con esta entrada me has recordado mi niñez de cuando íbamos a estos cines y lo pasábamos estupendamente, sobre todo en mi pueblo, aquí en Valencia llevan dos o tres años que en el puerto han habilitado uno, no he estado en el, pero me han dicho que con la brisa del mar se esta de maravilla viendo las películas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Muy cerca de casa tenemos un pequeño multicine (cuatro salas) de verano, hace tiempo que no voy, el ruido de la calle con su tráfico y escuchar los diálogos se me empezó a hacer difícil. Cuando acudía a sus salas, a pesar de lo que digan los purista, tomándote una cervecita, con un bocata y luego unas palomitas era algo divino de la muerte.
    Una pena que estén desapareciendo.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Mi madre, cuando se pone sentimental, suele recordar las noches abiertas en el cine de verano de su pueblo y el sonido de los grillos y del viento mientras veían a James Dean (pronunciado por ella tal y como se lee) y se enamoraban.

    ResponderEliminar
  16. Otra forma de ver cine, pero una gran forma por cierto.

    ResponderEliminar
  17. Yo echo muchísimo de menos las noches en el cine de verano del pueblecito playero donde veraneaba.
    Lo mejor, el olor a jazmín....

    ResponderEliminar
  18. Qué mágico encanto tienen los cines de verano al aire libre y con qué acierto has descrito su ambiente, Pilar. Disfrútalo.

    Un abrazo.

    PD: Me ha sorprendido lo de "galán de noche". Creo que nos referimos a la misma planta pero yo siempre la he conocido por "dama de noche". En cualquier caso, maravilloso y embriagador aroma...

    ResponderEliminar
  19. Cuando era pequeña, una de las ventanas de mi casa daba a un cine de verano, en Madrid (¡qué tiempos!)
    El patio de la casa de mi marido se convertia en cine de verano, en Córdoba.

    Durante años, cuando mis niños aún venian de vacaciones a la playa con nosotros, ibamos casi todos los dias al cine de verano, bocata en mano y acompañados de sobrinos, amiguitos, hermanos... Una experiencia inolvidable.

    Un beso, Pilar

    ResponderEliminar
  20. Un programa doble y por esos precios y en verano y en esas condiciones es impagable. Yo lo disfruto mucho. Suelo aprovechar si voy por algún pueblo de España para ver si tienen algunos de estos cines baratos y si puede ser al aire libre. No siempre hay suerte. Besos

    ResponderEliminar
  21. En Madrid, además de papas y cristopijos a go-go, también hay cine al aire libre. Que yo sepa, en el parque de la Bombilla y en la terraza de la Casa Encendida. No tendrá el aroma del mar ni la fragancia del galán o dama de noche, pero está fresquito y ofrecen buenas pelis.

    ResponderEliminar
  22. Yo todavía me acuerdo del cine de verano que había justo al lado de la casa de mi abuela. Era igual que en Cinema Paradiso...

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Hace tantos años que no recuerdo la última vez que fuí a uno, pero me ha encantado entrar en el tuyo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  24. Hola a tod@s, estamos aprovechando cada minuto de estos últimos días de verano y paropoco por la red.

    besos

    ResponderEliminar
  25. Pero que buen lugar ha de ser ese. con el verano a cuestas y las estrellas al alcance de la mano. ¡enhorabuena!
    Un abrazo desde Ciudad de Buenos Aires

    ResponderEliminar
  26. Hasta hace poco, vivía a digamos unos 400 metros de ese cine, subiendo la cuesta...cuando descubrí el cine...madre mía...era realmente el cielo abierto...y esto hasta dicho de forma literal...jeje...y más en las lindas noches de verano en las que la suave brisa desde el mar te acaricia el pelo..."una pasada"....besoooss y feliz regreso a tu tierra...y espero que el año que viene puedas disfrutar otra vez de este verano sureño y yo pueda disfrutar otra vez de tu compañía.

    ResponderEliminar
  27. Que belleza de verano! qué grande son las vacaciones familiares!

    La última vez que asistí a un cine de verano, fué para ver Mentiroso compulsivo con mis hijas, mi chico y mis suegros. El lugar? Oropesa del Mar. Recuerdo la sillas de plástico, la incomodidad del cuello, las gentes comiendo pipas y bebiendo refrescos, las risas de mis hijas y la felicidad de una familia en la que aún, se encontraba el abuelo con nosotros!

    Que post más bello, tan cargado de añoranzas nos dejaste hoy amiga, hoy en que justo yo, me paso por tu casa para darte un abrazo de reencuentro y desearte un feliz regreso a Zaragoza.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  28. Bueno, esos cines de verano tienen su encanto, sobre todo como reuniones socio-culturales, pero a mí para ver una peli, donde esté un buen cine clásico, que se quite todo lo demás!

    ResponderEliminar
  29. Nunca he ido a un cine de verano,tiene que ser toda una experiencia.
    Besos

    ResponderEliminar
  30. Mi querida Pilar: Me has hecho recordar las terrazas de verano cuando yo era una mocita en Ceuta. Tenían algo especial y hasta Paco"el aguador" (tenía pluriempleo), formaba parte de aquel decorado gritando entre las filas: ¡Refrescos, pipas, cacahuetes! Gracias por hacérmelo recordar.Eran noches especiales.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  31. Me gustó la experiencia y no dudaría en cambiar todos los 3ds del mundo por ella

    es algo que todo el mundo debe ver en algun momento

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  32. Y si acompaña la peli, mejor que mejor.

    ResponderEliminar
  33. El cine posee la magia de generar acciones y reacciones; sólo prestarse a mirar o, disfrutarlo con atención, resulta una experiencia creativa y, a la vez, positiva.
    http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  34. El cine es lo de menos, lo importante es el escenario y esos aromas que describes. 4,5 lo veo barato, eso no tiene precio.
    :)

    ResponderEliminar
  35. Yo estuve en el cine de Candeleda y es como tu lo relatas. Tuvimos hasta un descanso y todo, algo que no veía desde que era pequeño.

    ResponderEliminar