,

SIEMPRE HAY DOS CAMINOS

Andaba dándole vueltas a una entrada sobre las diferentes formas de abordar los problemas, cuando me llegó un email de mi amigo Paco, que lo explica estupendamente, con ejemplos reales y muy divertidos así que asumiendo mi no-autoría, me arriesgo a que me acuseis de vaga (hay 40º en la calle) y os lo trascribo más o menos.

Ante tres problemas reales, seis diferente soluciones:

Problema 1. Lanzada la carrera espacial, los expertos descubrieron que los bolígrafos no funcionarían sin gravedad (o con gravedad cero), ya que la tinta no bajaría hasta la superficie en que se deseara escribir.
 
Solución A): A la NASA resolver este problema, les llevó 6 años y 12 millones de dólares. Desarrollaron un bolígrafo que funcionaba: bajo gravedad cero, al revés, debajo del agua, prácticamente en cualquier superficie y en un rango de temperaturas que iban desde el punto de congelación hasta los 300 grados centígrados.

Solución B):  Los rusos, simplemente decidieron utilizar un lápiz.

Problema 2. Una compañía japonesa de cósmetica recibió la queja de un consumidor que compró una caja de jabón y estaba vacía.

Solución A):  Los responsables aislaron el problema en la cadena de montaje, que transportaba todas las cajas empaquetadas de jabón al departamento de reparto y pidieron a sus ingenieros que encontraran una buena y rápida solución del problema.

De inmediato, los ingenieros se lanzaron a su labor para idear una máquina de rayos X con monitores de alta resolución manejados por dos personas y así vigilar todas las cajas de jabón que pasaran por la línea para asegurarse de que no fueran vacías. 
Solución B): Cuando este problema se dió en una empresa pequeña, el responsable colocó un potente ventilador y lo apuntó hacia la cadena de montaje, resultado: las que estaban vacías salían volando de la línea de producción.

Problema 3. Un magnate hotelero viajó a una ciudad hindú por segunda vez un año después de su primer viaje, al llegar al mostrador del hotel (inferior en estrellas a los de su cadena), el empleado le sonríe y lo saluda diciéndole:

“Bienvenido señor, que bueno verlo de vuelta en nuestro hotel” Muy sorprendido, quiso imponer el mismo sistema en su cadena de hoteles ya que ese simple gesto lo hizo sentir muy bien, por lo que a su regreso inmediatamente puso a trabajar en este asunto a dos de sus empleados.

Solución A): El primer empleado, de amplia formación ténica, propuso la implantación del  mejor software de reconocimiento de rostros, base de datos, cámaras especiales, tiempo de respuesta en micro segundos, capacitación a empleados, etc. Con un coste aproximado de 3 millones de euros.

Solución B):  El otro empleado, algo más mayor, decidió viajar a la India con la idea de averiguar la tecnología que aplicaban. El empleado del hotel le explicó: "tenemos un arreglo con los taxistas que traen a los clientes, ellos les preguntan si ya se han hospedado en el hotel, y si es afirmativo, al dejar su equipaje, nos hace una señal, y así se ganan un euro".

Y tras las risas, un consejo muy simple, trata de centrarte en las soluciones, no en los problemas.

17 comentarios :

  1. Esa es la actitud.

    Lo del lápiz de los rusos me lo sabía. Los demás problemas-soluciones, me los apunto.

    En Occidente estamos medio gilipollas... No, directamente gilipollas enteros.

    Muacas.

    ResponderEliminar
  2. Cielos!!, que grande es la sencillez de pensamiento.

    Si es que nos perdemos en profundizar cuando la solución, normalmante, está delante de nuestras propias narices.

    También lo dijo Calamaro : "No importan los problemas, importa es la solución..."

    Si que somos gilipollas, sí.
    Tienes toda la razón, Larisa.



    Besos a partes iguales para ambas.

    Joooder!!... qué calor hace esta jodida noche, la Virgen.
    Menos mal que está anunciada tormenta para cuando amanezca.

    ResponderEliminar
  3. Pues si...aquí no hay dios que pueda dormir...y claro, una piensa en todo,,,si hay soluciones es porque antes ha habido problemas, así que por lo menos el cerebro, aunque recalentado, sigue cavilando...

    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
  4. Cuanto más se tiene más se gasta y cuando se tiene poco es la imaginación lo que hace un buen resultado. Lo malo es que a veces nos ciegan tanto los problemas que no podemos ver ninguna solución.
    Por aquí ha refrescado, mido me da que se despida el verano…nos dura tan poco… Un bessito Pilar

    ResponderEliminar
  5. Es que la solución más sencilla siempre es la mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Lo que viene a demostrarnos que no todo se arregla con dinero.
    Me encantan estos ejemplos :-)

    Un beso, Pilar.

    ResponderEliminar
  7. ¡Genial consejo! siempre siempre hay una solucion, nunca debemos olvidarlo. Y siempre hay una mas sencilla que otra. A tus pruebas me remito!!

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Jajaja, me ha encantado. Instructivo y con humor. ¡Qué más se puede pedir!.

    Un abrazo de Domingo.

    ResponderEliminar
  9. De lo mejor. Las resoluciones A son las que emplean los tontos-listos de Harvard. Las B son las del sentido comúin más práctico (normalmente nacido en sociedades con pocos medios económicos). No importa lo que se tiene. Importa cómo lo gestionas. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Soluciones prácticas y poco costosas...eso es lo que cuenta...quizás darle muchas vueltas a las cosas nos llevan a complicarlas más...besooosss sofocados también...jeje

    ResponderEliminar
  11. Mira que pueden ser las cosas sencillas y hay que ver lo complicadas que las hacemos o las hacen, por que así se creen más importante, je je je

    Me ha encantado tu post, como siempre.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. Ya se ve que sigues inspirada incluso en vacaciones. Como se ve que no has estado en Madrid, nena. Ha sido la mundial.

    ResponderEliminar
  13. así es a veces tenemos la solución delante de nuestras narices y nos vamos a pernanbuco a buscarla.
    un beso
    marian

    ResponderEliminar
  14. Queda claro que el camino más corto entre dos puntos es la línea recta, otro tema son las emociones...cuyos problemas atienden al corazón y , por tanto, al sentido común..trastornando el pleno uso de la razón práctica que ha brillado tanto en esta entrada.
    Porque es difícil sacarse de la cabeza, lo que nos llegó muy dentro del corazón...

    claro, pero este, es otro tema...
    besos y soluciones consecuentes.

    ResponderEliminar
  15. Larisa, nos creemos más listos si la respuesta es complicada, aunque sea absurdamente rebuscada.

    hEto ; bravo por Calamaro y por tí ;)

    Marián; recalentado, las soluciones parecen nuevos problemas ¿verdad?

    Nueva Luna; tendemos a pensar que lo simple es tonto, y los tontos somos nosotros.

    MEN; la imaginación al poder, digo yo que es lo que toca ahora. besos

    Emilio Manuel; pero que dificil es verlo.

    MJ; si es que hay una gran diferencia entre valioso y costoso.

    Tita, defendamos lo obvio, lo sencillo, en todo ;)

    EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA; besitos de lunes ;(

    Houellebecq, que no se nos olvide, aunque nos lo discutan cada día.

    Marita; parece que esta noche mejora, o eso, o a dormir a la piscina (dentro)

    ODRY; hay que ser muy grande para apreciar lo pequeño, me temo. besos

    Contando los sesenta; menos mal que no me ha faltado la corresponsal. Un beso

    MARIAN, es lo nuestro, ir complicando lo obvio. Un beso guapa.

    angelcifu, bienvenido. Quizás también en el amor, lo obvio es obvio, pero nos resistimos a verlo. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  16. Ufff...se me había escapado la lectura de este post..qué bueno!!!
    Me ha gustado mucho. Hay que ver lo que nos complicamos a veces la vida buscando soluciones cuando la mayoría de las veces la respuesta es más simple de lo que jamás imaginaríamos.
    Un beso

    ResponderEliminar