,

EL PRECIO DE UN HIJO

Maternidad
Janko Ferlic

Hay un amor que no conoce límites, el de una madre o un padre. Quizás por ello, la madre del soldado Ryan, no perdió el sueño por el coste en vidas del regreso de su hijo, aunque a éste le remordiera siempre tamaño sacrificio.

Entiendo la lucha de los padres de Guilad Shalit por la vida y libertad de su hijo, retenido desde hace cinco años por Hamás, y que será intercambiado por 1.000 prisioneros palestinos. 

Como comprendo a los padres de Marta del Castillo y lamentablemente, tantos otros que luchan porque la crueldad cometida hacia sus hij@s sea pagada en la medida que ellos consideran justa. Porque los sentimientos nos nublan la razón y el entendimiento, los seres humanos crearon la justicia y la ley, y así el castigo abandonó el bíblico ojo por ojo y pasó a ser administrado de acuerdo a normas prefijadas. 

De un modo similar, los estados decidieron que no se rendiría al chantaje porque cuando un estado cede, no hay vuelta atrás. Vive Israel un intenso debate entre sentimientos de dolor y de esperanza. Unos padres esperan poder abrazar a su hijo, otros sienten traicionadas las memorias de sus hijos caídos en los atentados prepetrados por los terroristas que volverán a sus casas, al otro lado del muro donde les aguardan los suyos.

Uno por mil. 

No soy capaz de encontrar el equilibrio en esta balanza.

Mucho menos de opinar con frialdad sobre la Declaración de San Sebastián, quizás porque aunque soy madre, no todos son mis hijos.

24 comentarios :

  1. De momento no puedo ponerme en la piel de una madre, pero entiendo que quieran luchar por salvar a su hijo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Como no soy madre de humano alguno, lo más parecido que puedo aportar para empatizar con tus palabras es:

    a) Mi libro.
    b) Mi gato.

    Bien, escojamos la opción A, que creo que lo quiero más.

    Si, para salvarlo a él, hay que quemar toda la producción de Saramago, oyes, qué le vamoh a hazé.

    (Si, por mero gusto estético, alguien decide quemar toda la producción de Saramago, también me apunto al carro. Que arda, que arda).

    ResponderEliminar
  3. Como todo en la vida es desde el lado en el que te encuentres. Los padres del soldado locos de alegría y los padres de las víctimas llorando de tristeza.

    Qué es lo correcto????

    ResponderEliminar
  4. La mayor parte de los padres harían cualquier cosa por sus hijos, aunque también vemos lo contrario, hijos abandonados, maltratados,como moneda de cambio en las rupturas matrimoniales, incluso, lo que es peor, asesinados.

    Acabo de leer que los padres de Marta del Castillo piden que la Ley del Menor sea considera anticonstitucional, hace unos días puse una entrada en la que el Juez Calatayud la defendía, tampoco debemos aprovechar, y los políticos y medios de comunicación menos, hechos de este tipo para cambiar o modificar las leyes. No se pueden hacer leyes al gusto del consumidor y a golpe de intereses.

    En cuanto a los de San Sebastián, por la paz de un pueblo se hace lo que sea y si hay que hablar se habla.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Lo de San Sebastián veremos donde queda. Ójala sea verdad que termina todo, porque yo vivo aquí y si algo temo es que mi hijo, sobrinos, o amigos, caigan en las garras de estos tipos.

    Por un hijo, se lucha hasta el final, da igual todo lo que dejemos por el medio, es un amor ciego e incoherente.

    ResponderEliminar
  6. Difícil debate... yo quien soy madre creo que sería capaz de matar a quien le hago daño pero ya se sabe que con el ojo por ojo no se va a ninguna parte... a veces el perdón es una meta imposible...
    no sé tampoco qué opinar sinceramente
    besoos

    ResponderEliminar
  7. Hola Pilar, no soy madre biológica pero en cierto modo lo soy de mi hermana pequeña ya que soy su tutora, y te aseguro que si le pasa algo la defiendo con uñas y dientes si hace falta, por eso por un lado entiendo a los padres de un lado, y como hija de militar que soy, también entiendo la desilusión de los otros, entonces con todo esto me pasa como a ti con la balanza.
    Sobre lo de San Sebastian quizá sea muy ignorante, pero no entiendo que se hable de paz de un país y no haya nadie de ese país en esas conversaciones, y mas que nada que no estamos en guerra, si no que son ellos los que quieren imponer sus "ideales", y la dictadura hace mucho gracias a dios que termino, en su día ellos lucharon contra esa dictadura y luego ellos mismos querían o quieren imponer otra, en fin.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Dicen que el peor dolor que hay en el mundo es el que se siente cuando se pierde a un hijo.

    Asi que si, supongo que no amor mas grande que el de las madres y padres.

    Besetes.

    ResponderEliminar
  9. Es que si se habla de leyes no se puede opinar visceralmente ni subjetivamente. Se ha de ser frío para conseguir el mayor bien posible. Entre el bienestar de la mayoría y el de la minoría tiene que darse prioridad al primero. Como personas entendemos el drama personal de unos padres pero como ciudadanos es más importante no ponerse en el luagr de ese drama personal para cambiar leyes. Uno por mil me parece una aberración. Los Palestinos también tienen padres. Y lo de Marta del Castillo y cambiar la ley del menor... A ellos les haría sentir bien en su caso pero haría daño a muchos menores. No, el Estado tiene que actuar más friamente y ver las cosas en conjunto sin dejarse llevar por esos casos particulares que tanto le gusta manejar a la televisión para atraer espectadores.

    ResponderEliminar
  10. Yo creo y me imagino que tienes toda la razón del mundo, aunque por desgracia de momento no conozco el sentimiento real de una madre, y creo que no se puede imaginar así a la ligera, un amor tan grande, incndicional y de por vida como ese... Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  11. Soy madre y por mis hijos estoy dispuesta a todo por su vida y bienestar. Mi amor no tiene límites políticos ni éticos.
    Entiendo que en el caso de los palestinos, liberar a mil prisioneros es un un hecho peligroso, que sentaría bases para que los grupos continúen tomando rehenes para intercambio de los suyos; pero este ya es un caso donde la balanza se inclina por el bien común anteponiendo el personal.
    Un beso Pilar.

    ResponderEliminar
  12. Un hijo no tiene precio.









    Así como la declaración de SanSe, NO TIENE NOMBRE.
    Ni apellidos.

    Los políticos son vomitivos.
    Deberían de dar puntos por cada uno que matásemos literalmente.

    Odio a la clase política a muerte.

    ResponderEliminar
  13. No soy madre, pero sé que es perder un hijo... y tengo unos sobrinos por quienes daria mi propia vida...

    Sincerametne si les pasara algo.. no sé si podría encontrar el equilibrio.
    No lo creo.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  14. Ninguna madre es la madre de todos los hijos, cada familia tiene su realidad, sus circunstancias, sus tradiciones y expectativas. Creo que en estos casos hay que ampliar el horizonte y no quedarse sólo con el dolor de una madre, o el dolor de un bando... la única manera de conseguir una paz de verdad es saber ponerse en el lugar del otro, entender que no sólo existe el propio sufrimiento. Sé que no es fácil cuando te han golpeado de cerca, pero... no hay otro camino, no puede haber vencedores y vencidos.

    Salud.

    ResponderEliminar
  15. Si alguien hiciera con mis hijos lo mismo que hicieron con Marta creo que no me importaría que me cegara la sinrazón. Lo Guilad hombre me imagino que los padres estarán supercontentos de recuperar a su hijo.
    La justicia ni tiene equilibrio, poco o nada se hace para que con ella se eviten muchas cosas que pasan. Como decía alguien por ahi arriba no se trata de aprovechar el momento o no con la ley del menor, es que es necesario cambiarla para que dejen de aprovecharse y no se conviertan en los que son los de Marta, unos asesinos por muy menores que sean
    Interesante tu entrada.
    Vengo del blog de mi querida Tamara y que tambien está por aqui mi otra niña Piruja, me quedo por tu casa, si quieres visitar la mia serás bien recibida.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  16. ¡qué difícil encontrar el equilibrio en la justícia cuando te toca de cerca! Yo no soy madre, pero puedo comprender esa necesidad de ojo por ojo, diente por diente, por otro lado, la ley también hace que no se degenere el ser humao.

    ResponderEliminar
  17. Mi opinión no sería objetiva,es que soy madre.
    Besos Pilar

    ResponderEliminar
  18. Me ha venido a la cabeza la misma película que mencionas cuando he oído la noticia al mediodía en el teldiario. Ya en su día no entendí que fuese posible mandar a un grupo de hombres por tratar de salvar la vida de uno solo (sobre todo porque esos hombres también tendrían madres) y hoy, aunque me pongo en la piel de los padres de Guilad Shalit, no entiendo la decisión que ha adoptado Israel. La entendería si la hubiesen adoptado los padres, pero no si lo ha hecho un estado.
    De la vergüenza de lo de San Sebastián, me reservo mi opinión (no me gusta decir tacos, y ahora es lo único que se me ocurre).
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Como diría doña Botella, no se pueden juntar peras con manzanas.
    El amor a los hijos es algo instintivo, está en la naturaleza humana, y el instinto de protección incluso en la naturaleza animal de forma casi constante.
    Eso no tiene nada que ver con la convivencia entre los pueblos, los derechos humanos y el respeto al otro.
    En Israel se vive y en el País Vasco se ha vivido una crisis de derechos humanos. Y eso es muy difícil de restañar. Habrán de pasar varias generaciones para que se regenere la moral de ambos pueblos. No sé si alcanzaremos a verlo.

    ResponderEliminar
  20. Tiene que ser dificilísimo encontrar un equilibrio entre los sentimientos y la justica. Como madre creo que no sería capaz de razonar. Un bessito

    ResponderEliminar
  21. Lindo e profundo seu texto. Muito difícil perder um filho. Sou mãe é sei o amor pelo filho. Filho é tudo na vida gente. Beijo grande!

    ResponderEliminar
  22. Tamara; yo también, pero ¿es suficiente?

    Larisa, ¿la hogera de San Juan? Pero no tires el libro bonito, por fa.

    David, no soy capaz de saberlo.

    Emilio Manuel; a veces me gustaría tener algo tan claro como tú. Un saludo

    marikosan; por un hijo, todo.

    Cruela; quizás el perdón sea el único modo de rescartar lo hermoso del amor perdido,pero seguramente es fácil hablar de "boquilla". Un beso

    Piruja; creo que lo resumen muy bien. Asumir una mentira para edificar la paz, no parece una gran idea.

    Sandra; y quizás por ello no debería tomar decisiones.

    Houellebecq; si el Estado no actúa como estado, desde la distancia y la frialdad de la justicia, mal vamos, comparto contigo.

    Marta ("Como en un cuento"/"La cocina de las pinuinas"); por un hijo el alma y la vida, pero ¿eso da derecho?

    Taty Cascada; esa es la diferencia entre las decisiones desde el corazón o la razón, creo.

    hEto; odiar cansa. Prefiero tus otras pasiones ;)

    Gala; esa es la clave. Un beso

    Ximo Segarra "ACAPU"; quizás la justicia deba ceder su lugar al perdón, pero me parece tan dificil.

    sabores compartidos; bienvenida a mi casa, ponte cómoda.


    Rebeca; ese es el objetivo del estado de derecho.

    MEME; lo entiendo.

    Lili; me gusta ver que hemos tenido la misma sensación. Un beso.

    Contando los sesenta; muchas lágrimas por secar me temo.

    MEN; quizás por ello cedimos esa autoridad al estado.

    。♥ Smareis ♥。; muchas gracias por tu comentario. Obrigada

    ResponderEliminar
  23. Cuando por un puñado de votos se cede a 'algo' (porque no sé como llamarlo sin molestar a nadie) como lo del otro día en San Sebastián, pienso que se están perdiendo valores que son insustituibles...

    ResponderEliminar
  24. Canoso, estamos de acuerdo, pero ¿tenemos razón? ¿Somos objetivos o las grandes palabras nos impiden ver la realidad de personas que sufren?
    No lo tengo claro. Un beso

    ResponderEliminar