,

ENCERRADA

Desnuda, trémula, asustada, perdida en lo más recóndito, permanezco callada, mientras toma el mando y asisto maravillada al poder de las armas que despliega.


La curva perfección de su sonrisa, ni demasiado franca ni forzadamente autómata; la justa reverberación del tono de la voz que emite, como si las cuerdas no estuviesen a punto de romperse; el gesto relajado y el despreocupado paso con el que avanza obviando los cristales que pisa al borde del abismo.

No puedo evitar el escalofrío que me recorre hasta la nuca cuando me deja, de nuevo sola, al otro lado del espejo, al que no te asomas.

22 comentarios :

  1. somos reflejos en los ojos de los demás, somos el eco de sus palabras y el maltrecho susurro del tiempo en un trote llovido y descompuesto.

    ResponderEliminar
  2. Por lo menos es consciente de esa situación, el primer paso para cambiarla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Querida, nadie inteligente enseña todo.
    O al menos no a los desconocidos.

    Soy de la opinión que esconder la esencia a tus cercanos es ¿se puede decir gilipollez en este blog?.
    Aunque la cotidianidad es muy cansina de mostrar y soy, of course, de las de la sonrisa del espejo.

    Y asistir maravillada a un despliegue armero como el que relatas es descubrirme ante vos.

    Y tiene todo el valor porque cuida el entorno de los demás.

    Por cierto, yo estoy deseando coger la maleta y llevarme todo mi equipaje, dejándome el espejo en casa, al país de los abalorios.

    Recogí el guante y ando en ello.

    ResponderEliminar
  4. O es 'Átame' o es 'La piel que habito'. Denoto demasiado Almodóvar en tu vida. Cuidado, se trata de un rojo peligroso y, además, homosexual.

    Feliz todo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno Pilar, ya veo...
    discúlpame que el día de tu santo, no pude felicitarte, también fue día grande en casa, con una Misa Jotera.
    Has escrito una buena entrada amiga mía, tiene sus matices y cada cual va por donde va...
    Yo asumo que quedarse detrás del espejo es quedarse más que helada, muerta
    Con ternura
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  6. Me encanta como regresas,,
    fuerte, y misteriosa.
    besos

    ResponderEliminar
  7. Más escalofriante es cuando lo que observas no lo reconoces.

    ResponderEliminar
  8. Una pesadilla en una cárcel de cristal, sin barrotes pero igual de claustrofóbica...

    Buena semana

    ResponderEliminar
  9. Tan interesantes son los textos que escribes, siempre sugerentes como los comentarios que recibes, interpretaciones libres.
    Por mi parte puedo decir que como mínimo resulta inquietante tomar conciencia del reflejo de uno mismo.

    ResponderEliminar
  10. Cruza el espejo, no quedes al otro lado! TU VALES MUCHO NENA!!

    pero wow! que entrada más magnífica, Pilar!

    Tu sabes que lo digo de verdad, me encantan estos relatos!!

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  11. Tiene un punto claustrofóbico que supongo que has buscado. Y también melancólico, triste, solitario... pero vital a la vez.

    ResponderEliminar
  12. Está bien saber que pasas las fiestas con alguien tan seguro y disfrutable y de franca sonrisa (entre otras armas). Pero ya sabes que cuando te deja sola es hora de escribir.

    ResponderEliminar
  13. Vaya vuelta tesoro, me has dejado en ascuas, pero espero no estar nunca encerrada.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  14. Comparto el escalofrío. Y tener que luchar todos los días para componer al otro lado del cristal nuestro propio espejismo! Como poco: ¡qué cansancio! Y en su extremo, qué espanto!

    ResponderEliminar
  15. Eso es lo que se llama unos días bien aprovechados, nena.

    ResponderEliminar
  16. me gusta ese despliegue de alas sin haber comenzado aún...
    pura sensibilidad,Pilar.

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola! hoy creo que necesitas un minuto de ternura, deja el espejo, sólo es un reflejo, abraza realidades no hay nada tan agradable como la caricia de una piel.
    Besitos

    ResponderEliminar
  18. La otra cara que se esfuerza tanto por caernos bien ¿será el espejo la representación del inconsciente de lo que queremos ver?
    http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  19. Manuel Maria Torres Rojas; espero que tengas razón.

    angelcifu; gracias por tan hermoso epílogo.

    Ojosnegros; quizás.

    Fiebre, tu cama te espera ;)

    Larisa; va a ser eso, me temo.

    Monja de Clausura Orden de Predicadores, seguro que disfrutaste de la Misa Jotera, me alegro mucho.

    MEME; se hace lo que se puede, gracias guapa.

    Sergio; me temo que tambien sucede.

    Canoso; no hay peores barreras.

    LaLolaSh; sin duda mis entradas crecen con est@s comentaristas.

    Mascab; mil gracias, y cuidate guapa.

    Eastriver; espero que la parte vital gane.

    Houellebecq; poco puedo engañarte ¿eh?
    ODRY; no hay barrotes tan fuertes, seguro.

    rafarrojas; me quedo con el cansancio, si se puede elegir.

    Contando los sesenta; ya sabes pura resaca. ;) Besos

    filo; gracias, de verdad.

    Alondra; tú si que sabes.

    soylauraO; ¿que lado del espejo ves? Esa es la cuestión. Besos

    ResponderEliminar
  20. Si es que no hay nada como dejarse llevar...
    disfrutar de sus armas y dejarse seducir por ellas...

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  21. A veces me gusta mirarme en el espejo y luego dejarlo solo, sin mi presencia. Otras veces me asusto de la imagen que refleja, no quiero mirarme y soy yo la que huye de él.
    He tardado en pasar por aquí, lo siento. Me encanta tu nueva imagen. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar