FELIZ CUMPLEAÑOS

Son cincuenta y cinco, toda una vida, siempre has estado ahí. Desde las anécdotas de mi padre recordando cómo su abuela saludaba educademente y le recriminaba a él no hacer lo mismo. Un signo de progreso a penas a un paso de la magia, el boletín que recibían en su domicilio los menos de 100 abonados de Madrid, el tamaño, las interferencias.


Y poco a poco los cambios, aquellos inventos que ponían falsos colores a un blanco y negro con nieves cuasiperpetuas, la programación que se deslizaba poco a poco conquistando nuevas bandas horarias, mientras se hacía un lugar de culto y adoración en el salón, el tapete para protegerla, las emisiones desde lugares lejanos, la fantasía hecha realidad en películas, series y anuncios, qué anuncios aquellos. 


La fiesta del triunfo cuando entraba en casa a golpe de letras u horas extras, la revolución del color de la mano de aquella niña que se columpiaba en las nubes, los programas cada vez más atrevidos, la programación nocturna y los rombos. El ritmo de la vida marcado por sus emisiones:



Y ahora, los raros son quienes no tienen una, encendida para romper el silencio y presta a mostrarnos siempre el mismo mundo desde diferentes (o así nos dicen) ópticas, a todas horas, todas las horas, muchas veces para nada. Menos mal que inventaron el mando a distancia a la vez que hacer zapping, y por cierto, menuda dieta de adelgazamiento el aparato en cuestión.

Cincuenta y cinco años de Televisión Española, de una modernidad que pocos se permitieron a formar parte del paisaje de nuestras casas. Contemplar ahora aquellas imágenes me produce nostalgia y tristeza, qué jóvenes y qué inocentes.

No quiero elegir entre Heidi, el zoom imposible de Lazarov, las cucharillas dobladas, La Casa de la llorera Pradera, Los payasos de la tele, Los Ángeles de Charlie, La Bola de Cristal, La Clave, Historias para no dormir, Estudio Teatro, Barrio Sésamo, Yo Claudio, Dallas...¿os suenan?

Eso sí, todavía no entiendo cómo con tanta crisis hay cinco canales públicos sin publicidad.

28 comentarios :

  1. me suenan todas, la tele ya no es lo mismo ¿no te parece?
    besos
    marian

    ResponderEliminar
  2. Por aquí decían: Esa novedad será un chupete electrónico, que los tendrá embobados a todos. Ese invento nos invadió la casa; pero las computadoras nos manejan las vidas.
    Si las dejamos, claro.

    http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Veo poco la tv. pero si la veo la prefiero sin anuncios...¡Qué jóvenes somos!
    Besicos.

    ResponderEliminar
  4. Hace mucho, mucho que no veo la tele, bueno mejor dicho que no la miro... en mi casa está invadida por una esponja amarilla y por jugadores de fútbol impronunciables... como era?... INAZUMA ELEVEN... Oliver y Benji son ya, de otra época.

    Besazo en primera persona y como no? un abrazo al alma.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡'Planeta imaginario'!! ¡¡Esa molaba!! De hecho, creo que es uno de mis primeros recuerdos. Y 'Barrio Sésamo', claro.

    Mira a ver cuándo es el cumpleaños de Antena 3. Que la he tenido vetada un año y medio y hace poco me acordé de que antaño me dio, oh, la vida.

    Te mando un muaca positivo.

    ResponderEliminar
  6. Cuántos recuerdos despertaste en mi cabeza Pilar.
    Es una entrada preciosa para esa tele que ya forma parte de nosotros.
    Ojalá pudiéramos sentarnos juntas a ver el Barrio Sésamo con un bocadillo de mantequilla con azúcar en la mano y tener otra vez esos cinco añitos, ¿verdad?
    Besos y buen fin de semana guapísima.

    ResponderEliminar
  7. Con las nuevas cadenas de tele no hay un final para que los pequeños sepan que es hora de dormir, cuándo yo era pequeña salía un monstruo peludo que se lavava los dientes y se iba a dormir,y la colorida carta de ajuste,pero ahora no terminan nunca. Mis preferidas eran verano azul y el coche fantástico.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Quiere decir que cuando yo nací la tv ya tenia 17 años y sin embargo en mi casa entró cuando yo tendría unos 5 0 6 años, una pequeñaja tele roja y beis con un botón redondo que giraba a un lado u otro según que querías ver si la primera o la segunda,
    yo me acuerdo de la familia telerin pero el que mas me impactó fue un monstruo peludo que se lavaba los dientes como decía el "con mucha pastita y agua corriente" jejeje que tiempos aquellos,ahora con las nuevas cadenas no terminan nunca de emitir dibujos, a veces no se si hemos avanzado o hemos atrasado para algunas cosas...
    BESOTES Y FELIZ FINDE

    ResponderEliminar
  9. Y Rintintin, ese perro que era como el CSI de hoy, aún recuerdo como salia corriendo a casa de mi abuela para ver esa tele en blanco y negro, un televisión de las primeras que circulo por Granada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Y Pipi Calzaslargas, Un globo, dos, globos, tres globos, los programas de Torrebruno, Mazinguer Z.... y podría estar hasta mañana. Y sobre todo el UHF y que la tele "cerraba" por las tardes y por las noches.

    ResponderEliminar
  11. Barrio sesamo y la Cometa Blanca....

    ¿de verdad crees incompatible una television de calidad sin publicidad con ingresos?

    ResponderEliminar
  12. En Uruguay la TV surgió también hace 55 años con Canal 10...en mi casa, mis padres compraron la primera TV cuando yo tenía 2 años y me contaban que todas las tardes cogía mi sillón de mimbre y me sentaba frente a la TV para ver a Los Picapiedras...cuanto ha avanzado la tecnología en estos años que hemos pasado de aquellas TV enormes con pantalla de tubo a las pantallas planas y a las 3D...pero aún la "caja boba" nos sigue hipnotizando y sorprendiendo.....besoooosss

    ResponderEliminar
  13. Nació un poco antes de que naciera yo, por lo que me ha acompañado durante toda mi vida; quiero pensar que para bien.

    Me pongo nostálgica viendo los documentales que rememoran esos 55 años.¡Qué tiempos, qué ropas, qué pelos... qué ingenuos eramos!

    Agradezco la falta de publicidad, porque me permite ver un programa de principio a fin, cosa imposible en otras cadenas, incluidas las de pago, que se han sumado (demasiado) a la publicidad.

    Buen finde, Pilar

    ResponderEliminar
  14. Cuantos recuerdos en una sola entrada!!! Joo como echo de menos algunas cosas del pasado, a veces pienso que los niños de hoy en día no van a tener una infancia como la nuestra... que pena. Un besote

    ResponderEliminar
  15. Cuánto recuerdo en esa publicidad, en ese último párrafo, cuánto recuerdo en tanto recuerdo. Lo de quitar la publicidad no acabo de entenderlo: teóricamente fue bueno, pero ya ves, las telemierdas siguen arrasando aunque no lleven otra cosa que publicidad todo el rato. Al menos, con anuncios, la tele nos salía más barata. Pero bueno, yo soy un defensor de la pública, lo tengo claro. Los informativos televisivos que veo son lo de la primera y la pública catalana: todo lo demás, show, revista de color, autobombo, amarillismo y sal gorda.

    ResponderEliminar
  16. También pienso a veces que no era el momento de quitar la publicidad, pero sinceramente me parece un avance cualitativo! es una maravilla ver una peli entera, del tirón sin esos cortes publicitarios que se van alargando conforme llega el final y te dan las tantas en dia laborable...
    en fin!! feliz cumpleaños

    ResponderEliminar
  17. La televisión nos ha creado una generación dentro de una comunidad de héroes y villanos, que nos representan como símbolos sexuales; el ser humano ansía y adora esas realidades paralelas. Unos de los graves errores es que esas fantasías se prolonguen en la realidad, a diferencia del cine, en el que el personaje finaliza con la película y el actor parece inalcanzable; sin embargo el personaje de la televisión aparece cada día en el salón o en la cocina, haciéndonos ver que “vende realidad”.

    ResponderEliminar
  18. Cuantos recuerdos me has traido a la cabeza...yo siempre he sido mucho de dibus...
    Me gustaba especialmente barrio sésamo y Candy Candy.. me pegaba unas hartás de llorar que pa'qué las prisas...
    Aun ahora las hacen en alguna cadena de estas nuevas donde repiten todos los programas.. lástima que los niños de hoy casi todos.. se lo pierdan...

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  19. La Tv. Ese mágico invento que cuando llegó a una aldea de Zamora hizo que mi padre se diera cuenta (al decir a todo el mundo que vaya invento bobo, y mirarlo todos ´malamente´)...¡que era MUY miope! juas juas.

    Me tragué Heidi como es de rigor...pero yo era de Mazinguer Z hasta la muerte.

    ResponderEliminar
  20. A mí lo que me gustaba era Estudio 1, pobre diablo, El Séneca, Escala en hi-fi,Cesta y puntos, Esta es su vida, Reina por un día, Gran Parada, Lluvia de estrellas, Conozca Vd España, El alma se serena.....Y la carta de ajuste.
    Es que cuando ella nació, yo ya era mayorcito (Pero un crío, ¿Eh?).
    Recuerdo que lo primero que ví fue una carrera de coches. Aquí todavía faltaba mucho para que instalaran "el poste".

    ResponderEliminar
  21. Todavía recuerdo el día que mi padre trajo la primera tele en blanco y negro. Y como nos quedábamos bobos delante de ella. Y cuantas veces me quede sin ver el final de la peli en la 2 por que empezaba el futbol en la 1 jajaja que tiempos aquellos.
    Tienes razón, estamos en crisis y lo único que aumenta es el numero de anuncios y eso que cada dia me gusta menos la tele, prefiero ver lo que sea por internet. Un bessito

    ResponderEliminar
  22. Un aparato: una imagen.
    Que transmitía, que llegaba.
    Ahora: decenas de imágenes, que no dicen nada. (al menos a mí).

    Un abrazo Pilar

    ResponderEliminar
  23. Yo, después de esta vuelta momentánea a mi infancia, me haría otra pregunta: ¿de verdad que con esta crisis son necesarios tantos canales públicos?

    ResponderEliminar
  24. A tod@s; leyendo vuestros recuerdos se os pone la edad, jeje.

    Y sobre los anuncios, evidentemente es mucho más grato ver una pelicula sin interrupciones, pero ¿vale lo que cuesta? Y cinco???.

    Creo que se podría ahorrar aquí antes de en otros lugares.

    Besos televisivos, sin rombos.

    ResponderEliminar
  25. En la casa paterna la tele en blanco y negro entró recién nacida la caja tonta...Asexuada y mojigata, mucha censura y poca acción...¡aún así, fue un avance!

    ResponderEliminar
  26. En la casa paterna la tele en blanco y negro entró recién nacida la caja tonta...Asexuada y mojigata, mucha censura y poca acción...¡aún así, fue un avance!

    ResponderEliminar
  27. La verdad es que es un gustazo ver una peli o un programa o una serie sin interrupciones... Y en mi caso concreto, que las niñas vean Clan, o sea, los dibujos animados sin que les bombardeen con publicidad... Pero podría haber un término medio ¿no? Por ejemplo, ponerla sólo entre programa y programa, y no en las cadenas específicas para público infantil... No sé, alguna fórmula a medio camino.

    ResponderEliminar
  28. Yo recuerdo la familia telerín como el punto final del día antes de irnos a dormir. REcuerdo la casa de la pradera y mucho antes, Bonanza o el virginiano.
    Ya de jovencita, recuerdo a Dallas y sobre todo de su protagonista, la sufridora Sue Helen, que ahogaba en martinis su personalidad sumisa y completamente dependiente del "siete machos de su marido. sin saberlo nunca, ella, y otras mujeres más de aquella generación, me enseñaron lo que yo no quería ser de mayor:una fracasada ante sí misma.

    en cuanto a las televisiones públicas...realmente son necesarias tantas? tenemos taaanto dinero para costearlas Y MANTENERLAS? podemos permitirnos el que no obtengan ingresos por publicidad? ves? yo también tengo tus dudas, si lelgas antes que yo a las respuestas, por favor, me lo haces saber.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar