,

ECONOMISTAS

Después de estudiar (que no es leer lo que haces con bolígrafo y papel) los suplementos económicos del fin de semana, los análisis sobre la evolución del euro, la marcha de la deuda griegaitalianaespañolafrancesa, o cual es el mejor modo de salir de esta situación, a un paso del corralito o la catástrofe, artículos escritos por japoneses, americanos, españoles, franceses... todos reputados economistas, y acabar más confundida que al principio, me he acordado de esta historieta:

Esto era un economista que, después una semana de intenso trabajo, decide ir a pasar el domingo al campo para que le dé el aire y relajarse un poco. Se hace su rutilla por el monte y de repente se encuentra con un pastor y un rebaño de ovejas. Como está de buen humor, decide tirarse el moco con el pastor.

- Hola muy buenas.

- Hola, qué tal.

- Oiga usted, le propongo una cosa. Si soy capaz de decirle con total precisión cuántas ovejas hay en su rebaño, ¿me regalaría una?

El pastor piensa para sus adentros “anda el listo este, qué se habrá creído. No lo adivina ni de coña”, así que decide aceptar.

El economista, duramente curtido en cálculos de riesgo, beneficios, teorías económicas y techos de inflacción, echa una mirada al rebaño en movimiento, arruga un poco el entrecejo y en menos de 10 segundos le dice al pastor…

- Tiene usted exactamente 263 ovejas.

La cara de asombro delata al pastor inmediatamente, que reconoce su derrota y, sintiéndose un pardillo, permite al economista que escoja la oveja que ha ganado en justa lid. El satisfecho economista, agarra a uno de los animales y se dispone a seguir su camino henchido de orgullo.

- ¡Un momento! – dice el pastor justo en ese instante – creo que merezco el derecho a una contraapuesta. ¿Si soy capaz de adivinar su profesión a la primera, me la devuelve?

El elegante economista piensa para sus adentros que es imposible que el pastor sepa siquiera cual es la probabilidad de que acierte, y con una sonrisa, acepta.

- De acuerdo, inténtelo.

- ¡Usted es economista!

- Pe-pero ¿Cómo es posible? ¿Cómo lo ha adivinado? -responde atónito.

- Ande y haga el favor de devolverme al perro.

Y es que cada día tengo más claro que dejar nuestro futuro en manos del mercado, no parece una gran idea, (lo lamento Adam, la mano invisible se ha convertido en la mano que mece la cuna), y casi me fío más del pastor, que de los economistas, ya me perdonarán aquellos y aquellas que ejerciendo tan estupenda profesión aún se tropiezan por aquí; y es que mejor nos reímos ¿no?

22 comentarios :

  1. ¡Jaja!
    Pastor 1 - Economista 0
    Gran entrada, Pilar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Intentar arreglar el desastre sin saber bien en que situación real se está puede provocar un cataclismo,estoy contigo no me fio ni un pelo de esos a quienes se les ha dado la potestad de aplicar supuestas soluciones cuando la cruda realidad apunta hacia otros derroteros,mal pinta todo esto a ver por donde sale pero me espero cualquier barbaridad,cualquier día y a cualquier hora.
    Abrazos espero estes recargada de sentir positivo ;).

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno Pilar, tanto estudiar para nada.

    ResponderEliminar
  4. No me hables de economía ya a estas horasssssss

    Te quieres creer esto?? el otro día hojeábamos mi marido y yo el periódico y en el venía un artículo en el que decían que en los bancos no quedan cajas de seguridad libres!! si es que al final va a ser la mejor seguridad, guardar los cuartos en una caja de seguridad pero hasta eso está en crisis!!!
    ....hummmmm qué tal se dormirá con unos pocos de billetes debajo del colchón??? tú crees que se notará mucho?

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que el símil puede ser tan real que asusta. Hasta ahora, los grandes gurús de la economía, todos ellos educados en grandes escuelas de negocios y Masteres de los más importantes, ha dado con la clave de la solución a la crisis; aunque me temo que si le preguntamos a un indio de los Andes o a africano,ellos si que tiene la receta a nuestros problemas, pero ellos no han estudiado en la Universidad.

    ResponderEliminar
  6. Yo que estudié economía.. me he reído mucho. Qué razón tienes!
    Llevo meses recordando cuando en la facultad nos decían.. la economía es proyectiva y no predictiva, con bastante amargura.
    Buen blog, te sigo..
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Al fin y al cabo el que mejor sabe como administrar el dinero es aquél que dispone de poco, con grandes sueldos y manejando el dinero de los demás es sencillo aventurarse a dar soluciones milagrosas.

    Buena semana.

    ResponderEliminar
  8. Un cuento divertido que no puede ofender ni a los que estudien economía porque podrían aprender mucho. Es real. La especialización a la que tiende el mundo actual hace que sólo sepas mucho, muchísio de lo tuyo pero casi nada de lo que te rodea. El mundo se relaciona de maneras extrañas y no tener ni nociones básicas de cualquier materia ajena a tí te convierte en uno de esos burros que con los arreos sólo pueden ver lo que tienen delante pero no lo de los lados. No le pidas disculpas a Adam, que él te las pida a tí y a los demás. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Yo casi prefiero dejar deambular a las ovejas según les plazca.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡ Ah !!, los economistas. Gente muy preparada en enseñarnos como fueron las crisis del pasado, pero incapaces de prever donde y como surgirá la siguiente.

    En el fondo, son historiadores.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. Me has hecho reir jaja, es genial, siempre tomando por tontos a los del campo.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  12. como dice canoso, el mejor adminitrador, es el que tiene poco, para empezar porque no le queda otra.
    ¡qué miedo da!¿en manos de quien estamos?
    besos
    marian

    ResponderEliminar
  13. Qué gran verdad, andan dando consejos a todos los que tienen un negocio, ya sea grande, pequeño, llevar una casa o guardar ovejas... Y ni siquiera saben lo que es una ídem.

    Dicen que no se le pueden poner puertas al campo, igual por ahí hasta nos salvamos. :p

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Si es que es lo que pasa... siempre se dice que los de ciudad van de listos, y a los de pueblo nos tienen por pardillos, mira, este al menos salió escaldado..

    Como tú dices, dejar nuestro futuro en manos de economistas no es un negocio muy fructífero, ni nada recomendable.

    Besitos mil, preciosa... desde mi mediterráneo.

    ResponderEliminar
  15. Hay economistas listos y listillos. Lástima que estos últimos hayan vencidos a los primeros. El jaque está dado, la próxima jugada requiere tiempo (y bastante).

    Me ha encantado el cuento, Pilar, nunca viene mal una sonrisa ante este panorama tan desolador.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Pues sí, mejor nos reimos

    Abrazos Pilar

    ResponderEliminar
  17. MJ; bien por el pastor.

    Doloralfa; nada como unas risas para mejorar.

    Cris Ham; y es que listo y sabio no es lo mismo.

    M Luz; si los pones en filitas, yo creo que tendrás sueños de lujo...

    Emilio Manuel: es que al sentido común no le dan "cum laude"

    mientrasleo; gracias, bienvenida y perdona la broma.

    Canoso; al que le duele cada euro, se le agudiza el ingeniio.

    Houellebecq; como te oiga Rajoy metiendote con Adam S.,malo ;)

    Sergio; que para lo que les queda de libertad...

    Rodericus; con un margen de error de +/- 1.

    Mª Pilar; si no hay como no ver.

    MARIAN; prefiero no pararme a pensar, la verdad.

    Olvido; bee, bee, como disfraz no es malo.

    Gala; me temo que nada rentable.

    Marisa; si te pintó una sonrisa, bien empleado.

    Tita; que favorece, arruga pero favorece.

    ResponderEliminar
  18. Desdee luego!

    Yo agradezco que los suplementos esten en otro color y saltarmelos por completo. Gran cuento! muy real la verdad! aun y todo creo que seria muy interesante estudiar economía... ;D

    p.d.: Me recomiendas la peli no?

    ResponderEliminar
  19. Antes de reírme un poquito -que a todos sabe bien-, me interesa formular un alcance al señor Emilio Manuel, ¿será posible que todavía se confunda el término "indios" que designa a los habitantes originarios de India, con aborígenes de América. El término aceptado y correcto es indígena americano, muy alejado del mencionado término "indio" que suele ser usado en forma despectiva y racista. Perdona Pilar es que leer algo así me irrita y no puedo quedarme callada...Ahora si me río con tu análisis condimentado con una sabrosa historieta. Esperemos que el mundo sea dirigido por economistas qye no hayna extraviado el ojo en las personas ni en sus potenciales en el trabajo.
    Besitos para ti

    ResponderEliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  21. :D

    Muy buena la historieta.

    Besos y gracias por compartir tus reflexiones sobre todo este berenjenal.

    (ojalá fuera un berenjenal de verdad, lo digo porque a mí me gustan las berenjenas)

    ResponderEliminar
  22. I.; sin duda.

    Taty Cascada; seguro que Emilio no pretendía reflejar ningún desmérito, pero nos viene bien la regañina, que no cuesta nada ser cuidadoso con el lenguaje. Gracias por tu visita, siempre un placer.

    Ximo Segarra "ACAPU";K berenjenas con tomate ;)

    ResponderEliminar