LA CAVERNA




"Vivimos observando sombras que se mueven y creemos que eso es la realidad, esa realidad que hoy llamamos virtual"





No es La Caverna, una novela fácil, ni breve, ni sencilla, ni animosa, pero es sin duda una joya a la que volverás, en esta ocasión el Nobel plantea otra pérdida, la del empleo y con él la dignidad, la vida que conoces, las esperanzas depositadas en tu esfuerzo, en tu pasión.

En un paralelismo con el mito de Platón, el centro comercial, se convierte en el destino de una humanidad que se desconoce, se pierde, se iguala, se aleja mientras más se conecta. La familia, la vejez, la existencia o inexistencia de Dios...

Os dejo un breve fragmento:

"Aquí no hay trabajo para nadie, dijo Cipriano Algor secamente. Es también lo que ella cree, por eso el bizcocho es como la primera mitad de una despedida. Espero no estar en casa en el momento de la segunda. Por qué, preguntó Marta. Cipriano Algor no respondió. Salió de la cocina hacia el dormitorio, se desnudó rápidamente, lanzó de soslayo una mirada al espejo de la cómoda que le mostraba su cuerpo y se metió en el baño. Abrió el grifo. Un poco de agua salada se mezcló con el agua dulce que caía de la ducha"


47 comentarios :

  1. Hace tanto tiempo... Y sin embargo ha vuelto tantas veces a mi cabeza esta novela. Porque su simbología es clara y totalmente cierta. Nos habla de la mentira cotidiana, de este mundo acelerado que se dirige hacia ninguna parte de forma cruel, arrollando con todo. Es lo que tenía Saramaga, que te contaba una historia y era como una parábola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta retomar algunos libros y éste de Saramago me ha resultado diferente ahora.

      Eliminar
  2. Las obras de Saramago no son fáciles de leer, precisamente porque llevan entre líneas muchos mensajes que muchos lectores no intentan o desean descifrar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no todo lo bueno es fácil, ¿no? Saludos

      Eliminar
  3. La virtualidad no deja de ser otra realidad, otra forma de concebir estimulos, pero tambien tangibles, medibles y concurrentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda la virtualidad existe, ¿o acaso no estás ahí? Besos congelados

      Eliminar
  4. Coincidí personalmente en San Sebastián con Saramago. Fue en el Festival Internacional de Cine cuando él formo parte del jurado. De esto hará ya quizás seis años. Le fotografié para la agencia. Me toco cubrir el Festival. Me llamo la atención que todos los que le rodeaban y escuchaban sus explicaciones, al terminar él de contarlas, le preguntaban: ¿Que quiere decir usted con eso? ¿Que ha querido usted decir? Era un hombre que entre lineas decía muchas cosas, cosas que mucha gente no captaba, había que estar, como se dice ahora, al loro. Un gran escritor, un intelectual, un gran hombre.

    Besos Pilar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que suerte, creo que es de esos pocos autores que no perdían como persona, más bien al contrario.

      Eliminar
  5. Este libro lo leí hace muchos. No me pareció muy difícil(por dar la nota, debe ser), todo lo contrario. Pero a lo mejor es que no lo entendí. Creo que por esa época tenía fresco el mito de Platón de la Caverna y la metáfora era muy reconocible para mí. Saramago nunca ha sido de mis preferidos pero Su "Ensayo sobre la ceguera" sí me pareció redondo. El escritor Goytisolo, lo descubrí no hace mucho, piensa lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es dar la nota, seguro que lo comprendiste, pero estarás conmigo en que no es ágil de lectura.

      He leído poco de Goytisolo, pero prometo reformarme vía ebook.

      Eliminar
  6. Saramago siempre vuelve! a mi me vuelve continuamente "ensayo sobre la lucidez"
    Desde luego completamente de actualidad todos sus libros!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón son lecturas que van más allá de la historia que cuentan. Besos

      Eliminar
  7. Me encanta este autor que, como bien dices, no es fácil ni ligero pero que se disfruta antes, durante y mucho tiempo después de su lectura.
    Un gran libro el que encontré hoy aquí.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Ahora dispongo poco tiempo para leer pero me he animado a leer este libro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. "Cuanto más viejo,más radical;cuanto más radical, más libre" Saramago dixit.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las ventajas de las arrugas ¿no? Besos

      Eliminar
  10. Una de mis novelas de cabecera, sin ninguna duda.

    ResponderEliminar
  11. No leí el libro, pero parece interesante lo que nos cuentas de él. Lo apuntaré.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. Saramago uno de los grandes para mí

    Vengo a dejarte un abrazo querida Pilí .....

    ResponderEliminar
  13. Pilar en mi casa las sombras se ven y algunas se hacen sentir, pero se que es algo fuera de lo normal y poco creíble.
    Saramago es un hombre muy inteligente, capaz de plasmar lo que se siente en algunos momentos de la vida, no se si por que el los ha podido vivir o simplemente por que es un genio.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  14. Saramago es un autor desasosegante por lo que tiene de premonitorio y de universal. Es el valor de los clásicos. En este caso, tuvo el acierto de adelantarse a contar lo que se nos avecinaba. Fuimos nosotros los que no supimos prevenir. Ahora estamos camino de la caverna y tampoco sabemos.
    Me gusta ese pensamiento suyo traído por uno de tus amigos: "Cuanto más viejo, más radical; cuanto más radical, más libre". Así me siento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Camino de la caverna...o quizás en ya en la segunda planta del aparcamiento. Besos y felicidades, sentirse libre siempre embellece.

      Eliminar
  15. Es una obra maestra, la leí hace años pero deja mucho poso, y por lo menos a mí: posos muy fructíferos.

    Es verdad que tiene un aire sombrío, pero a mí me produjo el efecto contrario, me arrojó muchas luces, y no para ver mi sombra reflejada (que también) sino luces para situarme un poco mejor en el terreno que estaba pisando y también aliento para dar nuevos pasos.

    Haya salud :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón al dedir que trae luz, y dentro de la tristeza, momentos de gran belleza.

      (qué guapo en la foto nueva ;)

      Eliminar
  16. de Saramago solo he leido el "Ensayo sobre la ceguera". Anoto éste.

    Veo que es realmente útil ;)

    ResponderEliminar
  17. Yo prefiero vivir rodeado de sueños, aunque sean tan intangibles como las sombras no distorsionan la realidad.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que entre sueños y sombras...un mundo.
      Besos

      Eliminar
  18. Es que, amiga Pilar, se nos hace ser extraños en nuestra propia tierra. Se nos enajenó la dignidad desde el momento que cedimos a otros nuestra fuerza y nuestra capacidad para el trabajo. No hay otro trabajo que se justifique que no sea o el público o el cooperativo y eso es demasaiado poco. Un beso

    ResponderEliminar
  19. No sé si estoy yo en momento para lecturas difíciles, pero tomo nota.

    Aparecí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. En general Saramago no es un escritor fácil, es intenso, a veces poco accesible e incluso agotador por sus costumbre de escribir a renglón corrido y apenas sin puntuar, dejándote sin aliento en algunos pasajes.
    "El evangelio según Jesucristo" se encuentra entre mis favoritos. "La caverna" también me gustó. Saramago es imprescindible.

    ResponderEliminar
  21. Este me falta, y es que siempre que me he puesto con Saramago he necesitado estar de un modo especial, sus lecturas no dejan indiferente y hay que poder y saber estar atento a lo que nos cuenta.

    Curiosamente, su lucidez y su sinceridad siempre me hizo sentirme acompañada. Y es que muchas veces las sombras hablan sin decir nada, aumentando nuestra sensación de soledad. Será porque nosotros no somos sombras, que somo reales, y a veces necesitamos decirlo y puede que hasta gritarlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en que precisa un espíritu especial para leerlo y disfrutarlo.

      Eliminar
  22. Yo, como siempre, discrepando.
    Me parecen más interesantes "El evangelio según Jesucristo" y su última obra, "Caín" (En la portada de la edición portuguesa, presenta el dedo divino sobre la mancha y ésta sobre la frente de Caín). Tal vez soy demasiado iconoclasta.
    Pero la que nadie debe perderse es "La balsa de piedra". Para mí su obra cumbre.
    Un besino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me falta Cain, y la balsa me gustó, pero no tanto como Las intermitencias de la muerte, que es mi preferida. Un beso gordo para dos.

      Eliminar
    2. No he leído "Las intermitencias de la muerte", si se trata de tu preferida la tomo como referencia válida 100%. Lo compro hoy mismo.

      Eliminar
  23. Saramago era un escritor muy denso, pero intenso. A veces amargo, pero lo justo. Sus novelas son para leerlas pausadamente, frase a frase y reflexionar con cada una de ellas.

    La caverna fue la primera novela que leí de él, tarde, muy tarde le descubrí, pero me gustó tanto, que desde entonces compré todas las últimas que publicó.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que ésta te iba a gustar.
      Un abrazo

      Eliminar