,

DE LA JUSTICIA Y OTRAS RISAS

El pasado domingo Jordi Évole dedicó a la justicia (AQUÍ un enlace recomendable) su programa Salvados, partiendo de la pregunta ¿Justicia, igual para todos? se comprende que no se trata de un documental al uso, y menos conociendo la fama de entrevistador incómodo del “humorista”, en él entrevistaba entre otros a José María Mena.


Desde la perspectiva que proporcionan la edad y la experiencia, el ex fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, se explaya con libertad, sobre la escasez de ladrones de guante blanco en las cárceles, el caso Garzón o las presiones a las que se puede ver sometido un juez, pero a mí, me llegó de lleno cuando explicaba la doble retribución que recibe un funcionario; el sueldo y la retribución moral, el poder decirte en el espejo "no eres un hijoputa"

Me recordó a la primera entrevista con el que sería mi jefe por muchos años, un hombre orgulloso de ser quien era, y no se trataba del nombre, el apellido o el rancio abolengo de su familia (que cada uno presume del árbol del que desciende) sino de su condición de funcionario, de su voluntario y gozoso sometimiento a un único imperio, el de la ley, donde se sentía cómodo y seguro y en el que se apoyaba para desarrollar su trabajo; hacer realidad los proyectos de los políticos que nos gobiernan buscando siempre la mejor opción, la más eficaz, la más efectiva. Porque ellos marcan el rumbo y nosotros remamos.

A veces siento que todo aquello, la ilusión, la vocación de servicio y el orgullo de pertenecer a una estructura que tan sólo tiene sentido cuando sirve a todos, va desdibujándose y cada mañana te cuesta más arrancarte la costra y los manguitos, (inspiración del siempre increíble Forges).

Contagiados del descrédito político, considerados gasto inútil y puestos en la picota por quienes son nuestros jefes, en cada cambio de rumbo, es complicado no sentir que te recortan en todo, en el sueldo (de nuevo preparados) y en la honrilla profesional, que no alimenta pero reconforta.

Y que nos se nos olvide, se puede estar peor, a uno y otro lado del mostrador, mesa, quirófano...

14 comentarios :

  1. Mejor tomárselo con humor, aunque cada vez es más difícil.
    La integridad nos hace casi héroes en un mundo tan inmoral.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el programa de "Salvados" y como nos muestra la verdadera realidad de la Justicia, Monarquía, y resto de temas que trata con la inteligente manera de sonsacar y llevar las entrevistas de J.Évole.
    Tu entrada es magnífica y estoy de acuerdo contigo hasta la última coma. Vivimos en una época en la que parece que vamos normalizando ver a tanto chorizo, escaqueaos, corruptos, prevaricadores, etc y esto nos hace sentir que si eres honrado y digno a la vez eres un poco gilipollas cuando no debería ser así. Luego ves noticias como está: http://economia.elpais.com/economia/2012/02/28/actualidad/1330453267_523424.html y se acentúa más ese sentimiento al ver que se nos rebaja los sueldos, se recortan prestaciones, libertades, ayudas, etc y se les inyecta dinero público a esta gente, que son los que mandan, los bancos. Luego los medios de comunicación nos mienten, nos hablan de la deuda griega y la inyección de dinero a Grecia, que no va un duro para Grecia por cierto, sino a los bancos y empresas que compraron esa deuda porque Grecia no puede ni pagar los intereses. Todo es una falacia. Una vergüenza vamos. Espero que todo esto nos haga reaccionar y por otro lado no perder nuestra confianza en el futuro. Ya me he enrrollaooo. Un beso.
    P.

    ResponderEliminar
  3. Buena entrada amiga Pilar, será por todo eso que dices que aún creo en la política y en los políticos, aunque es cierto que, estarlo en estos momentos, es casi un milagro.

    Espero que vengan tiempos mejores y que los vea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. el otro día, cuando enlazaste lo de periodista/camarero; en el progrma de Angels barceló también hablaba un médico que decía que jugaban con su integridad y su moral para dejarse hacer todo tipo de perrerias, pues si se negaban el perjudicado era el paciente...
    En esas estamos, recortando sueldos y vocaciones y ampliando horarios y cabreos a partes iguales!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Siempre se puede estar peor ,
    pero , la satisfacción del deber cumplido, no solo por el aprecio del jefe, sino por el aprecio a ti mismo, ayuda a sobrellevar lo físico desde el poder que da en uno lo anímico.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Yo espero que el día que sea funcionaria, no se me olvide que una vez no lo fui, que es lo que suele pasarle a la mayoría.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Sentirse honrado en tu trabajo es una forma de ser feliz. El lugar dónde más horas pasas entendido con esa alegría es una suerte. Las personas que son capaces de sentirse bien en su trabajo son personas muy inteligentes.

    ResponderEliminar
  8. Trabajar en aquello que te gusta ya es un privilegio. Hacerlo en algo que resulta útil a los demás, un plus vital. Eso es lo que me digo cada mañana cuando ficho en mi tarea como funcionaria. Es una especie de mantra que completo con el recuerdo de que quienes ahora mandan se irán como se fueron quienes mandaron antes. Y yo seguiré haciendo mi trabajo con respeto a quien me paga, que es el ciudadano.
    En cuanto a "Salvados", una idea de cómo está la prensa es que quien investiga sobre las cuestiones de actualidad sea un programa supuestamente de humor.

    ResponderEliminar
  9. Sí, se puede estar peor... esperemos que no llegue el día.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Tomémoslo con humor entonces. :) Y como prueba de que si las cosas funcionan es gracias a todas las personas hacen bien las cosas y que siempre son mayoría. Que con tanta "actualidad" parece que todo el monte es mangonerío y así acabamos todos, con el ánimo pocho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Menos mal que los que funcionan mal no son la mayoría, A la gente les gusta mucho etiquetar a las personas, a Dios gracias no todos los políticos son corruptos y yo tengo la esperanza de que saldremos de esta.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  12. La justicia siempre funcionara como un embudo; ancha para algunos y angosta para otros. Y esto es en cualquier pais.

    Y ningun funcionario podra alardear de honesto. En razon que jamas podra perdurar en el tiempo una manzana sana entre podridas.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Seguro que vendran tiempos mejores

    Me encanto tu post anterior, ayer viene pero no me permitio dejar comentario

    Te dejo besos mi querida amiga

    ResponderEliminar
  14. Os aseguro que contesté, pero ¿dónde ha ido el comentario? ¿será vengaza del Blogger por lo del robot?

    Besos a todos

    ResponderEliminar