EN LA CALLE

Les está lloviendo fuerte a los sindicatos, y no sin razón, durante años se fueron acomodando al pesebre público y la participación en comités, consejos de administración y demás espacios antes reservados a gentes de traje y corbata dónde se les hizo un hueco en su calidad de representantes de los trabajadores, con independencia del número de sus afiliados, o de la cada vez más baja participación en las elecciones sindicales. Y a lo bueno, se acostumbra un@.



Ahora, cuando las escasas defensas de los trabajadores frente a los empresarios(1), se minan al dictado del FMI y la bicefálica UE, ¿quien alzará la voz?. La crisis de representatividad de los partidos políticos se repite en este ámbito y las consecuencias son peligrosas. Nunca el trabajador estará en pie de igualdad ante el empresario, y menos en el actual escenario, cuando tras tu curriculum hay cientos. 

Cuando las barreras legales decaen, cuando los derechos alcanzados poco a poco se pierden en un instante, a golpe de BOE, siempre pierden los mismos, los que sólo pueden ofrecer la fuerza de sus brazos (me sirve lo mismo la capacidad de su cerebro o la tersura de su piel) Y no es más cierto que en el mundo laboral aquello de juntos somos más.


Los sindicatos tienen razón al explicar que la reforma servirá para despedir barato a los padres y contratar más barato aún a los hijos, pero olvidan que para que sus palabras sean creídas y sus convocatorias atendidas, deben cambiar, quizás siguiendo el ejemplo de otras organizaciones, realmente independientes, renunciando a cualquier financiación que no provenga de las cuotas de sus afiliados, quizás. 

Mientras, prefiero recorrer las calles que quedarme en casa.


(1) Tendemos a simplificar, ni los comunistas tienen cuernos y rabo, ni los empresarios son tod@s un@s monstruos del averno que desayunan hij@s de obreros, muchos, muchísimos de l@s empresari@s españoles son personas que arriesgan un capital que casi no tienen, ponen todas las horas del día y luchan por mantener sus empresas a flote sin despedir a sus trabajadores con quienes mantienen una buena relación. Pero de los otros, también hay, personas que gestionan capitales con un único objetivo ganar cada vez más, a cualquier precio.

21 comentarios :

  1. Totalmente de acuerdo contigo en todo, Pilar, sobre todo el tu última nota.

    Que hay mucho mediano y pequeño empresario arriesgando, y mucho grande que tiene en nómina asesores mil para aprovecharse al 250% de reformas como ésta.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Tema complejo de argumentar y peliagudo. Veremos el resultado de la reforma laboral, esperemos que sea constructivo y no destructivo su efecto, lo pongo en cuarentena. A los sindicatos ya no, se lo han ganado a pulso no gozar de credibilidad.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, brava. Lo veo como tú. Yo ya no me los creo.

    ResponderEliminar
  4. ya veremos querida amiga dijo el ciego y nunca vio. Miles de besinos con todo mi cariño y feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
  5. Se está gestando un cambio. a ver que pasa!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. No se si será cierto, pero he escuchado que los sindicatos has despedido este año a unos 500 trabajadores empleados en su aparato, ¡¡ con 20 dias de indemnización por año !!.

    Si es cierto, son unos hipócritas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Si los independiente son esos del 15M que abuchearon en Madrid y en alguna que otra provincia a los manifestantes, arreglados vamos, ¿de verdad esa gente del 15 M va a solucionar los problemas? ¿los mismos que nos dijeron que no votáramos?,¡¡vamos por dios!!.
    Creo que el martillo pilón está haciendo su efecto sobre los sindicatos, al final van a ser los culpables de la crisis, era lo que me temía.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Dos apéndices (si nasales=narices)
    Uno.- El 15-M surgió inopinadamente con la fuerza de un ciclón con un único propósito: Actuar de incentivo-corrector de conciencias de las masas
    Su silencio actual es más que elocuente.
    'Esperando a Godot'...
    Dos.- Los Sindicatos, TODOS, son una tapadera más o menos permeable por donde pasa, empero, cantidad de aire fresco/contaminado.
    Su cometido, mal que bien, se ciñe a ser levadura.
    Que se sepa, jamás tienen responsabilidad de gobierno.
    ¿Han despedido a 5oo empleados con 20 días de despido?
    De ser cierto (?, Rodericus, habrá que reclamar!! aun tan solo al maestro armero.
    Empieza a mosquear que la culpa fue ...'Del Cha cha cha'. Por ese camino, imposible deshacer la cadena. La culpa, del Creador. Ya está bien de buscar responsabilidades, siempre políticas.
    En éstas TODO el PUEBLO SOBERANO ha actuado con su voto. Ergo igitur itaque. ¿Estamos ya satisfechos?
    Un abrazo, Pilar.
    Tu información, de rigor y valiosa.

    ResponderEliminar
  9. Yo ya no creo en nadie. Podemos protestar y salir a la calle, pero los que nos representan contra ellos tampoco me merecen confianza.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Pues sí, los sindicatos se olvidaron de su función para colocarse mejor y ahora se llevan las manos a la cabeza escandalizados. Cuando muchos trabajadores se las llevaron los últimos años por como actuaban ellos.
    Al final el de siempre se queda sin nada..
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Pilar, estoy de acuerdo en que los sindicatos mayoritarios en los últimos tiempos de Alicia en el país de las maravillas, se han dejado querer mucho, por unos y otros olvidando el significado de sindicato de clase.
    Tambien estoy contigo enque en estos momentos es mucho mejor echarse a la calle, que quedarse en casa.
    Coincidimos plenamente.

    ResponderEliminar
  12. Los sindicatos perdieron credibilidad para mí hace años pero en estos tiempos hay como un "todo da igual" porque se habla mucho en contra pero la política sigue su curso y sus acciones. Comparto la sensibilidad general de que no hay una oposición importante a nada. Ni siqueira el 15-M(aunque a estos sí que les veo por lo menos voluntad de que haya cambio).

    ResponderEliminar
  13. Tiene poca credibilidad el que reniega del que le llena el bolsillo... Deberían empezar por renunciar a la financiación y que sus afiliados pagaran cuotas, igual no son tan necesarios o no tienen tantos seguidores como defienden...

    ResponderEliminar
  14. Otra manera de abordar el asunto es pensar si no será que el movimiento sindical, con más de un siglo de existencia, está afectado por su propio "éxito". Morir de éxito se llama esa figura. Sus grandes reivindicaciones históricas se lograron, prácticamente todas, con el modelo, hoy en peligro, de "Estado de bienestar"...Precisamente ahora, con el triunfo de la economía neo-capitalista y de mercado, el sindicalismo no encuentra su acomodo frente a los contratos individualizados y una clase empresarial que deslocaliza la mano de obra. ¡Perdón por el rollo, nada original por cierto!

    ResponderEliminar
  15. Los sindicatos son una fuerza necesaria negociar entre trabajadores y empresarios cuando es época de bonanzas y el sistema político se encuentra sano. Siempre a de ser su lado junto a los trabajadores. Siempre. Nacen de ellos, por y para ellos. Un sindicato sin trabajadores no tiene razón de ser. Para estar en política ya tenemos a los partidos.

    En épocas de crisis y de vacas flacas, han de seguir al lado de los trabajadores, defendiendo aún más si cabe sus derechos. Hasta el punto de, si llega a ser necesario, movilizarnos para la lucha conjunta codo con codo (ellos, los sindicatos, siempre a nuestro lado).

    Durante unos años se dejaron seducir por los cantos de sirenas y nos olvidaron, es decir, olvidaron su razón de existir.

    Ahora pocos confiamos en ellos. Quizá necesiten cambiar la imagen para lavar sus culpas y renacer como un ave fenix.

    Pero que lo hagan pronto o puede que muramos en el intento de subexistir a tanta barbarie cometida contra los trabajadores...

    Ayer no salí a manifestarme porque no estoy de acuerdo con la formas de éstos sindicatos que fueron quienes nos convocaron para "medirse ellos mismos". Creo que necesitan darse cuenta del giro que han de hacer. Pero saldré de hoy en adelante como lo he hecho hasta ahora siempre que he sentido que vulneraban nuestros derechos. No solo laborales, sino personales y de vida.

    Has realizado un gran post, como siempre amiga. Eres un crack

    Besos guapa y apretón solidario de manos.

    ResponderEliminar
  16. Quedarse de brazos cruzados ante una injusticia solo fomentara mas injusticias, en estos casos aunque a veces parezca que no haremos ningun cambio, es mejor abrir la boca que quedarse callado.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Los Sindicatos, cuando cada vez había más parados, no abrieron la boca, porque el Gobierno anterior los tenían muy bien amarrados con muchas suvecciones.
    El despido de los 500 con 20 días de indemnización, es cierto. Tengo una hija que le ofrecieron trabajo de asesora Laboral en CCOO y le pagaban por 4 horas y tenía que trabajar 8 incluidos dos sabados y un domingo al mes, así que ahora salgan a protestar cuando todavía no saben como va a resultar la reforma laboral, me parece indignante.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  18. Pues si en estas circunstancias no se unen y nos unen para protestar ya me dirán cuándo...
    Desde luego si ante esta reforma permanecemos impasibles realmente nos la mereceremos.

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias a tod@s por dejar parte de vuestras reflexiones en esta casa que sin duda es también la vuestra.

    Cada un@ de vosotr@s tiene su propia visión pero todas tienen cabida y nos ofrecen otra perspectiva.

    ResponderEliminar
  20. ¿Organizaciones independientes, dices? ¿La Ceoe, los partidos políticos, las organizaciones de consumidores, los medios de comunicación, la iglesias? Todas, en mayor o menor medida, dependen de la financiación pública. No hay organizaciones independientes, nena, pero no todas tienen los mismos objetivos. Los sindicatos me tienen medio cabreada pero no son lo mismo que la patronal, no nos confundamos y nos disparemos a los pies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, guapa, como Amnistia Internacional, ninguna de las que comentas prohiben en sus estatutos obtener financiación de los estados, ni muuuucho menos.

      Puedo estar ofuscada, pero no tanto, creo. Besos

      Eliminar