MATAR A UN RUISEÑOR

Partiendo de la homónima novela de Harper Lee, ganadora del premio Pulitzer, Robert Mulligan se atreve en 1962 con la adaptación cinematográfica de esta obligada lectura en los institutos norteamericanos. 



Narra un proceso judicial en un pequeño pueblo del sur en la época de la Gran Depresión; un abogado maduro y respetado en su comunidad asume la defensa de un joven negro acusado de violar a una mujer blanca.

El abogado, Atticus Finch, es interpretado por Gregory Peck en una de sus mejores actuaciones, por la que fue premiado con un Oscar, al que se sumaron el de dirección artística y guión adaptado.

Una gran película sobre los valores fundamentales, sobre la  justicia, la decencia y el respeto, mientras la pobreza, el racismo y la ignorancia planean sobre cada escena convirtiendo el desenlace en inevitable. Especialmente evocador el papel del jurado.




(no quiero avanzar nada más sobre el argumento, porque intuyo que much@s no la habréis visto, quizás en un tiempo podamos volver a ello)

9 comentarios :

  1. una estupenda película y una conmovedora interpretación de Gregory Peck...me imagino que también conoces veredicto final...y a Paul Newman. De las mejores películas de juicios que conozco, ambas.

    ResponderEliminar
  2. Yo la vi, era magnifica y no me importaría volver a verla.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  3. La he visto un par de veces. la primera me inpresiono muchisimo. Esta semana me acorde ella cuando oi en la tele lo que ha pasado esta semana en EE UU.Los hombres siempre "jugando" con las vidas de los demas...tenemos tanto que aprender a respetar... Un bessito

    ResponderEliminar
  4. Son películas eternas que hay que ver de vez en cuando, nos refrescan la memoria de lo que no hay que hacer como es la intolerancia y, nos recuerda valores que ha de poseer el ser humano como la integridad, el valor, el respeto, etc...

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Maravillos, y como decía Emilio Manuel eterna. Hace tiempo que no la veo, has provocado su revisión. :)

    ResponderEliminar
  6. El cine americano siempre ha sabido expresar los principio morales que infunden los cambios sociales. O la falta de principios.
    Dicho sea de paso, qué bueno estaba Gregory Peck en la peli.

    ResponderEliminar
  7. Buena, buena, Pilar. No es mala elección para la tarde del domingo, acurrucados bajo la manta...

    ResponderEliminar
  8. en mi lista pero como antes quiero leer el libro... ;D

    ResponderEliminar
  9. A quienes leais los domingos El Pais, la regalan la semana que viene ;)

    Besos

    ResponderEliminar