, , ,

MUSAS CONGELADAS

No es que la actualidad no brinde motivos para una entrada, tanto la economía nacional (ojo que vienen los bancos vendiendo pisos, y el pobre Rato perdiendo dinero) como la europea (a los griegos ya no les queda político que aguante tanto chaparrón, ni paraguas) siguen dando motivos para queja, reflexión o tonto devaneo; es que tengo a las musas heladas.


Pensaba darle una vuelta a las modernas medidas anunciadas por el flamante ministro de justicia, pero con el frío que tengo, sólo me salen susurros entrecortados, que es lo que tiene volver al código penal, al engaño o al vuelo (no en Spanair, pero sí a Londres). 

Aunque se abre un mundo de posibilidades a las bodas originales, ya se sabe que los notarios, minuta mediante, ponen pocas pegas y la fé pública anda de rebajas.

Pero bajo las mantas, entre pañuelos y con guantes, se escribe fatal.  

Os dejo con un recuerdo a Charles Dickens y el silencioso ruego de que sus novelas sigan siendo el terrible recuerdo de un tiempo que no volverá. 

"El día de su noveno cumpleaños, Oliver se encontraba encerrado en la carbonera con otros dos compañeros. Los tres habían sido castigados por haber cometido el imperdonable pecado de decir que tenían hambre. El señor Blumble, celador de la parroquia, se presentó de forma imprevista, hecho que sobresaltó a la señora Mann. El hombre tenía por costumbre anunciar su visita con antelación, tiempo que la señora Mann aprovechaba para limpiar la casa y asear a los niños ocultando así las malas condiciones en las que vivían los pobres muchachos."

13 comentarios :

  1. Dejemos de momento tranquilo al Mº Justicia y recordemos mejor a Dickens el día que cumplió 9, y más hoy que serían 200 años los que cumpliría.

    ResponderEliminar
  2. Me uno al merecidísimo homenaje a ese gran escritor inglés del siglo XIX, llamado Charles Dickens.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre ese mundo de vestimenta dorada que algunos futuristas imaginaban para el siglo XXI y la vida que Dickens dibujaba en sus novelas... madrecitaquemequedecomoestoy

      Inolvidable Dickens

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Bonito recuerdo en un momento de frío helador, en todos los sentidos. Ya se depertarán las musas del estado de congelación...
    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno, qué grande es Dickens. A veces merece mucho más la pena perderse en Dickens que pensar en la actualidad.

    ResponderEliminar
  5. Parece mentira que casi dos siglos después, su obra siga siendo actual.

    ResponderEliminar
  6. Uff, yo también prefiero recordar a Dickens para celebrar su bicentenario. Que luego me vienen a la mente cosas como Oliver o Tiempos difíciles y no sé qué decirte. Demasiado Scrooge sin posibilidades de redención suelto por ahí. Mejor mantita, sofá, libro... y estufa, claro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Qué escritor Charles Dickens... y la Oliver Twist de lo mejorcito que escribió... Sí, me temo que escenas así no existen solo en libros de siglos pasados... Y es que doscientos años no hemos aprendido todavía a limpiar el mundo de esa gente estúpida y dañina que se dedica a acumular y acumular riquezas y lujos... Gracias a ell@s existe lo otro: eso de lo que escribió Dickens, o much@s otr@s, como por ejemplo Victor Hugo en "Los miserables".

    Un beso Pilar.

    ResponderEliminar
  8. Te apañas bien para estar congeladas las musas ¡me encanta el post, y el fragmento! ya me has picado, hace mil años que leí a Oliver.

    ResponderEliminar
  9. Charles Dickens entre las mantas puede ser una lectura maravillosa. Y en cualquier otro lugar. Y ha dado grandes adaptaciones de cine.
    Comparto contigo lo de las musas congeladas. Es por la ola de frío siberiana.

    ResponderEliminar
  10. Leer a Dickens es algo maravilloso,estoy de acuerdo con houellebecq, pero los paisajes de sus historias, las almas de sus protagonistas, es algo que ya habíamos superado los humanos...o no? ufff! si a tí te deja helada el pensarlo, a mí me pone a temblar!!

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  11. Por unanimidad, Feliz cumpleaños Charlie!!!!

    ResponderEliminar
  12. Hay días que es mejor buscar algún motivo de celebración que escarbar en la realidad...

    ResponderEliminar