NUMEROS ROJOS (o la defensa de una cursi)

Me gustan los números rojos, en el calendario, claro. En la cuenta corriente me provocan el mismo miedo helado que a tod@s, pero no me refiero solo a los festivos que nos libran de jornada laboral, que hay que aprovechar mientras existan (Merkel querida, dejanos alguno, bite) sino a esa relación de días especiales, algunos muy personales como cumpleaños y aniversarios y otros más comunes, o incluso globales como el pasado San Valentín, la Navidad, Nochevieja, el Día de la Madre, del Padre, de la Mujer Trabajadora...



Su creciente descrédito me da cierta pena, no porque sea accionista del Corte Inglés, ni acabe de abrir una floristería, joyería o tienda de regalos varios, sino porque teniendo en cuenta que la vida no suele avisarnos del día que va a señalar en negro, con miedo, dolor, pérdida o abandono, no estoy dispuesta a perderme un solo motivo para celebrar.

Celebrar no es una mera cuestión de gastar, de tener o entregar un paquete bien envuelto (ojo, que los regalos me encantan), sino de poner el alma y el cuerpo en modo alegre on, celebrar la vida, de agradecer lo bueno que tienes en ese instante y quien sabe cuánto durará. Todos los días pueden ser el día en rojo, pero demasiadas veces nos dejamos llevar por una realidad gris, triste o angustiosa y sin detenemos a disfrutar de una buena noticia, un instante hermoso, una palabra amable, una imagen evocadora; tendemos a descontarlas mientras nos lanzamos de cabeza ante la última noticia fea (1, 2, 3 y muchisimas más).



(1) El Congreso rechaza limitar las pensiones de los expresidentes y declararlas incompatibles con sueldos privados (AQUI)

(2) Moody's rebaja de nuevo la calificación a España, tras valorar positivamente la reforma laboral (AQUI)

(3) Tal y como estaba previsto el Supremo no condena a Garzón por el caso de los cursos, no porque se haya podido probar su inocencia, sino porque considerándolo culpable omite su derecho a la defensa y declara el caso archivado por prescripción, el objetivo ya se cumplió en la anterior sentencia, ahora se le acusa, juzga y "perdona" por el paso del tiempo.

(...)

31 comentarios :

  1. Aparte de que Cupido ya se ha vuelto volando ¿qué queda por celebrar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una sonrisa, un dibujo de la peque, el aniversario del primer beso....

      Eliminar
  2. Pues tienes toda la razón, celebrar no significa gastar. Así que ha dejarnos de pensar en noticias malas y a celebrar todos los días lo bueno que tengamos en nuestras vidas, besos

    ResponderEliminar
  3. Comparto tu frase " celebrar no es gastar", el problema es que hemos asumido la relación celebración/gasto, que no hay una sin que se nos vaya un pastizal.

    Saludos

    PD/ Sobre Garzón, si ya se han salido con la suya, para que van a seguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre se puede optar por otros regalos ...

      Eliminar
  4. EStoy contigo Pilar. Celebrar el día de...no significa que debamos olvidarnos de ése "de" el resto del año. Significa exaltar con alegría que "de" existe. Y exaltar no significa gastar, como bien dices. Simplemente con tus corazones de gelatina y gin o con una hecho sobre cartulina roja, portador de un te quiero hoy como ayer y como mañana en rotulador de brillantina, es más que suficiente para saber que él/ella, ha pensado en nosotros en éste día de manera un poco más especial.

    En cuanto a las noticias...no sé cuándo, podremos dejar de temblar.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para dejar de temblar nada como un buen abrazo.

      Eliminar
  5. Querida amiga: En nuestro caminar por la vida, vamos tan a la carrera, que todo lo bueno que nos sucede, lo vemos como algo tan natural, que no tenemos tiempo de reparar en ello.
    Yo suelo recordar los momentos buenos juntando a toda la familia y, con el pretexto de una comida o cena, hablar y hablar de alegrías y tristezas, debemos de compartir todo, eso es la vida.
    Las noticias feas, todo aquello que no nos gusta, no nos queda más remedio que asumirlo, somos un granito de arena en medio de un desierto dirigido por otros.
    Te dejo un fuerte abrazo, mi querida amiga.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me temo que andamos en medio de una tormenta infernal.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Yo celebro sin mirar mucho el rojo del calendario pero esos días admito que ayudan a celebrar porque la gente en general está más dispuesta.
    Me gusta ilusionarme con algo cada día.
    Lo de la reforma de momento sólo está dando excusas para despedir a gente sin negociar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una ilusión cada día suena mejor que lo del plátano ;)

      Eliminar
  7. Ibas fenomenal Pilar! me estabas convenciendo de los dias rojos (yo que nunca he sido de celebrar dias concretos sino de detallitos "loreal" (pq yo lo valgo") me estaba encantando todo el post.. y lo terminas con lo de los expresidentes! Estoy irritada! y que podemos hacer los ciudadanos de a pie para impedir eso...
    Hace mil años que ley "rebelion en la granja" no se si la referencia es asi, ni como acababa...pero me recuerda a cuando los cerdos decidieron subirse la ración de leche y como eran los unicos que votaban...
    De verdad...Algo se tiene que poder hacer! es injusto que tengamos que pagar 7500 euros al mes a los expresidentes que además estan cobrando por otro lado! y que a mi cobrando menos (en activo), me suban las horas de trabajo, me reduzcan los derechos y cuando llegue la hora de cobrar pension (si es que siguen existiendo) vaya a cobrar menos de la mitad de lo que he venido cobrando! injustisimo!
    De verdad! que habias empezado fenomenal!

    ResponderEliminar
  8. Europe is living a celebration... de repente me he acordado de esto y de lo lejos que queda y lo mal que sonaría hoy...
    Al margen, me pongo mala y mala me pongo. JETAS. SON UNOS JETAS. noticia 1, ya no he podido leer más.

    ResponderEliminar
  9. Creo que a este paso ya no tendremos feriados de todos los que se están inventando, por ejemplo aquí en Perú hasta las comidas tienen feriado, los tragos, los abuelos, en fin.

    Ahora no has mencionado la inminente guerra mundial que se avecina en medio oriente gracias al lobby de Israel para que EEUU y la OTAN ataque a sus enemigos. Ya hay movilizaciones de tropas. En fin que Dios nos ampare porque seguramente será una guerra nuclear.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si viene de ese palo, que pase pronto ;(

      Eliminar
  10. Yo quiero celebrar hasta cuando tiro de la cadena del wc, pero es que últimamente... puf. Pero lo conseguiré!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...la cadena del Wc...ya lo tengo eres Natalia Verbeke disfrazada!!!

      Eliminar
  11. No soy muy amante de los números rojos, pero te doy toda la razón en eso de que a veces olvidamos celebrar también las cosas buenas y nos dejamos embriagar por las malas notícias, aunque mi voto es a favro de hacer especial cada día.

    ResponderEliminar
  12. Una celebración puede ser algo muy simple, pero también importante. Puede ser un estado de ánimo feliz, en mirar los pequeños actos cotidianos con otros ojos. El saborear un humilde café recreándonos en ese momento, sin tomarlo apresuradamente como otras veces. El sonreír al vecino-a del tercero, siempre tan serio y circunspecto, para ver si se le contagia.

    Mil cosas mas cotidianas. Procurar vivir con plenitud, siendo consciente de que cada momento es único e irrepetible, y que tenemos que saborearlo sin que nuestras preocupaciones nos lo roben.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser consciente de lo malo pero igualmente de todo lo bueno.

      Saludos

      Eliminar
  13. Dí que sí, Pilar, que hay muchas cosas que lamentar, no podemos dejar pasar las ocasiones "oficiales" de celebrar, y por supuesto, buscar las privadas también.

    Paso de leer las noticias ¡besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es mala opción renunciar de vez en cuando a conocer con detalle la "apestosa realidad".

      Un beso

      Eliminar
  14. Que te voy a decir yo, que llevo de celebración dos días ;) Estoy de acuerdo contigo: la vida es corta y gris, y los días rojos tienen la misma importancia que los negros: si nos cabreamos con los negros, celebremos los rojos. Un beso, preciosa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sigue, mejor tres que dos ;))))

      Besos

      Eliminar
  15. Yo también prefiero los días rojos, que llevo unos días de esos negros y esto no puede ser.

    Y sí, lo importante es celebrar esos pequeños detalles, un buen regalo puede ser una sonrisa, o una buena conversación....

    Un abrazo Pilar

    ResponderEliminar