, ,

CONSPIRANOICO

Un hombre en moto se aproxima a la puerta de un colegio y asesina a sangre fría a tres niños y un adulto, dándose a la fuga. Es el mismo patrón del asesinato de tres militares en las últimas semanas. Estos son los hechos desnudos.


Los niños y el adulto son judíos, como lo es el centro escolar ante el que se encontraban. Los militares asesinados son de origen magrebí y antillano. Estos son los detalles que perfilan el suceso.

Los hechos han tenido lugar en Francia, un país en plena carrera hacia las elecciones presidenciales, en las que se aprecia igualdad entre en los candidatos de derecha e izquierda, lo que quizás explica los guiños de uno de los candidatos hacia la extrema derecha que atesora un pequeño pero trascendente porcentaje de votos. Estas son las circunstancias ambientales.

Con estos mimbres y deseosos de explicar lo inexplicable, las teorías fluyen, se identifica al culpable como un joven francés de tendencias neonazis que pudo ser expulsado del cuerpo militar al que pertenecían las tres primeras víctimas, en algunos medios incluso se ofrece una foto del presunto responsable envuelto en una bandera nazi.

Se desempolva el caso Dreyfus, se recuerda la frialdad hacia una selección del fútbol escasa de Jacques y Alains pero repleta de Hassanes y Alíes, se debate acaloradamente sobre las consecuencias de tontear con el partido de Le Pen, se rememora el horror de Utoya y se explica, de nuevo, el atractivo del pensamiento nazi para jóvenes arios que sienten que les roban su futuro.

Mas la realidad es tozuda y no se ajusta a las teorías, por coherentes que éstas nos parezcan, por mucho que nos tranquilizara el horror de la explicación, resulta que no es así. La policía detecta al autor de los hechos y resulta ser un francés de origen argelino que se declara miembro de Al Qaeda. Sin duda las ondas y los periódicos se llenarán de sesudas explicaciones, a manos de cientos de expertos, para explicar la nueva táctica yihadista al estilo "llanero solitario".

Quizás deberíamos limitarnos a llorar las tragedias antes de lanzarnos a explicarlas.

26 comentarios :

  1. Prefiero pensar que todo es obra de un pobre desquiciado, porque sinó estaríamos frente a bestias infraanimales que no deberían existir...
    La prensa siempre encontrará excusas que suenen bien a los oidos masivos y la cordura del mundo se nos cae encima...

    Que Dior nos ayude, porque parece que dios ya está ocupado en otras cosas.

    ResponderEliminar
  2. Más llorar, más ternura, más compasión... eso es lo que hace falta. Mucha falta. Hoy ha llegado la primavera, quizás sea buen momento para descongelarnos un poquito.

    Un besazo Pilar :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más compasión.

      Un abrazo incluso con pinchos ;)

      Eliminar
  3. Hola que tal, soy Alejandro Solorzano , Te interesa poner anuncios de texto en tus blog.
    Puedes ganar hasta 100 Dolares AL MES por cada blog o web.

    Le rogamos nos remita los blogs , para poder revisarlos y cualcular el nº de entradas aceptadas.



    Alejandro Solorzano



    Msn / Messenger : alejandromd5@hotmail.com


    Persona de contacto : Alejandro Solorzano




    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. «El racismo sigue causando sufrimientos a millones de personas en todo el mundo... Espero que todas las personas se sumen a las Naciones Unidas en nuestro empeño por eliminar el racismo. Debemos erradicar el racismo, la estigmatización y los prejuicios tanto individual como colectivamente.» Ban Ki-moon

    Cuando los políticos crean las condiciones para el fuego, alguien pone la mecha y la prende.

    No se puede coquetear con indeseables.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿no sería más humano llorar las irreparables pérdidas antes de buscar argumentos lógicos a la locura asesina?

      Un saludo

      Eliminar
  5. Sea como sea, no tiene explicación alguna, no consuela saber el porqué. A mí al menos, no me consolaría.
    Podemos debatir la razón desde fuera, pero al que lo sufre le da igual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No consuela, banaliza el dolor y la pérdida.

      Eliminar
  6. Solo te puedo comentar que no quiero explicaciones, que quiero que esta locura se acabe, solo puedo sentir tristeza ningún razonamiento , ya he dicho hasta la saciedad que si piensas como un católico , como un musulmán o como un judío NO PIENSAS. te han lavado el cerebro, y eres esclavo de unas ideas que valoras más que a los hombres y por eso siento pena , pena por todos nosotros.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo.

      Un abrazo, André.

      Eliminar
  7. Las sesudas y estériles tertulias que nos esperan no aportarán nada. No hay política detrás de ese asesinato, la política sólo es una excusa cogida por la mente de un psicópata. A otros les da por los juegos de rol pero al que busca asesinar le vale cualquier cosa. Estoy de acuerdo en que todo lo demás es irrelevante. Sólo es el caso de un enfermo mental peligroso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo más importante no es el asesino sino el dolor de quienes han perdido hijos, parejas, familiares, amigos, compañeros...

      Un abrazo

      Eliminar
  8. No concibo la supremacía de razas, religiones, colores políticos, creencias, escalas sociales, cultura, sobre nada ni nadie. Es curioso, me provocan el mismo rechazo y animadversión que ellos deben sentir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero tú te quedas con esa sensación desagradable y sigues adelante.
      No es poca la diferencia ¿no?

      Un saludo

      Eliminar
  9. Los periodistas no conocen la mayoría el significado de la palabra vergüenza.
    Antes de ayer un periodista de izquierdas, me da igual ya de donde sean, intentaba arrimar el ascua a su sardina con te teoría de la extrema derecha y ayer volvió a salir el mismo cuando ya se sabía que no era un neonazi y sin el más mínimo pudor opinó otra cosa diferente...

    Que asco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He perdido el tiempo en comprobar que lo que comentas y que de rebote provocó esta entrada ha pasado en todo el esprecto periodístico. Parece un crimen guardar respetuoso silencio.

      Un beso

      Eliminar
  10. Necesitamos buscarle razones al caos y así creer que podemos controlarlo y protegernos de él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no funciona, nunca funciona.
      Besos

      Eliminar
  11. Últimamente los medios de dedican a especular y prejuzgar.
    Nunca dejes que la verdad te estropee un buen titular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás es la clave, el medio convertido en fin.

      Eliminar
  12. ¿Insinúas algo?

    Interesante y sorprende artículo. Obviamente estoy totalmente de acuerdo con la frase final. Pero me dejaste pensando por el resto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no dejo nada a la insinuación, al menos consciente. Gracias por la valoración y si te sugiere algo, vuelve y me lo cuentas ¿vale?

      Un beso

      Eliminar
  13. En este mundo hiperconectado, quizás hemos perdido la capacidad de dejarnos embargar por el dolor en un silencio tan solo roto por el desconsuelo.

    No todo vale, ni siquiera para llenar el silencio.

    Gracias a tod@s por vuestra visita y por vuestros comentarios, puede que no vea las cosas con claridad, pero tengo la sensación de que "hablar de" se ha vuelto más importante que sentir, comprender e incluso vivir el pedacito de realidad que podemos percibir con los sentidos.

    Disculpad el tono, será la primavera

    ResponderEliminar
  14. La vida vale poco. Vale poco cuando se discrimina en cualquiera de sus modos, vale poco cuando no se respeta la igualdad de oportunidades, vale poco cuando a un ser humano se lo convierte en un número, en un simple sustantivo o en un adjetivo, generalmente despectivo; vale poco cuando se cierran los ojos y se tapan los oídos a los reclamos de justicia, también vale poco cuando una cantidad de dinero determina el sufrimiento de miles.
    Siempre habrá algún imbécil que dirá: muerto el perro, se acabó la rabia.
    Una lágrima por los deudos... y otra por nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Arturo, lástima de lágrimas que no sacian sed alguna.

      Eliminar