,

ME GUSTA EL FÚTBOL

Sin estridencias, sin pasiones fiebrosas, pero me gusta. Criarme con un apasionado del deporte que sobrellevó con dignidad el paso de practicante a televidente y dormirme acunada por El Larguero, ayuda. 


Ya en anteriores episodios he confesado mi natural merengue, asumiendo la pérdida de seguidores culés (curiosamente creo que no ha sido así, o al menos no por eso) y las risitas por la vergüenza ajena del entrenador que tenemos (ojalá ese pisito en London, sea prueba de su inminente marcha), pero no sólo un amor sustenta la pasión, así que en la parte proporcional correspondiente, me siento seguidora de la Roja (sobre todo de su entrenador), del Málaga donde nací y del Zaragoza dónde vivo y de dónde me siento cada día más.

Así que comprenderéis que la jornada pasada contemplase con el corazón partío como el equipo de mi tierra natal destrozaba al de mi pueblo de adopción (no hacía falta tanto ensañamiento) y el entrenador del Zaragoza, Manolo Jiménez, daba la espantá en la rueda de prensa.

Han pasado unos días, el agua ha vuelto a su cauce y Manolo se ha explicado, mal está ser el último, pero si eres el peor, qué le vamos a hacer (lo que viene siendo, que si no hay mata, no hay patata), pero dejarse ir, abandonarse, entregarse, rendirse antes de hora, eso NO, así afirma que «El Zaragoza se puede ir a Segunda, pero con honestidad, dejándonos el culo en el campo» y ese esfuerzo pide a los jugadores.

Cuando todo va bien, cuando sobran los medios, cuando los triunfos se cuentan por pares es muy fácil subirse al carro, comprarse la camiseta, viajar al extranjero, poco mérito tiene. Es cuando las luces se apagan, cuando hay que sacar ilusión, chispa, ganas y seguir adelante, quizás no llegues muy lejos, pero con la cabeza alta, sin desperdiciar la historia, la gloria acumulada, los objetivos alcanzados o los proyectos iniciados, porque se puede dar un paso atrás, se puede renunciar a metas, se puede pasar una temporada (o dos) en segunda, sobreviviendo, pero si has cuidado el espíritu, si no has perdido el norte, aunque camines más despacio, podrás volver y recuperar lo perdido,... perdón, que me lanzo, y yo sólo hablaba de fútbol.

21 comentarios :

  1. Soy incapaz de aportar nada, sé más como sexador de pollos que de fútbol, el más supino ignorante, nulo integral, pierdo por goleada.
    El último párrafo lo entiendo mucho mejor hasta que vuelve a relacionarse con el fútbol, ahí me vuelvo a perder.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Ay Pilar!! cuantas cosas tenemos en común, entre otras, los dos nos dormimos acunados por las tonterías que dice el de La Morena.

    Espero que el Zaragoza se salve pero no a costa del Granada y que el Malaga consiga un puesto para jugar en Europa (ser medio malagueño es otro punto en común, jejejeje)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo aún -y no creo que nunca se convierta en "ya"- no he desarrollado esa afición futbolera a pesar de que mi entorno sí lo es.
    Pero a pesar de eso, sí me emociona ver los ánimos conjuntos de muchas personas luchando por lo mismo y por objetivos comunes.

    Un abrazo, Pilar.

    ResponderEliminar
  4. Tantas cosas, -como el deporte mismo- han perdido su esencia, y hoy sólo son un circo, un espectáculo para generar dinero a expensas de seguidores infatigables que todo lo aceptan y todo lo creen con pasión, mientras que las directivas sólo ven el símbolo €. Siempre hay muchos intereses ocultos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Madridista y rojísima del alma como tú.
    Este verano todo volverá a su cauce y re-seremos campeones. Lo demás se olvidará.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. No has perdido culés desapasionados como yo. Será que a mí el futbol sí me deja frío. Pero tú lo dices al principio d ela entrada, es algo que se ha de llevar desde muy pequeño y por influencias externas. Si no, ves lo que es el deporte profesional en esencia y no crees en él. En cualquier caso me parece un entretenimeinto sano. Algunos partidos de la selección o del Barcelona consiguen interesarme si no tengo otra cosa que hacer.

    ResponderEliminar
  7. A mi me encanta el fútbol, culé también, apasionada del deporte.
    Y, como no, la roja.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Creo que no hay nada que hacer, PIlar. Hasta que Agapito no se largue cada vez nos hunidemos más en la miseria. Como dice mi marido, antes conocíamos a todos los jugadores del Zaragoza, ahora no sabemos ni quién es el portero...

    ResponderEliminar
  9. Pilar, por muy culé que yo sea, siempre he estado seducido por tu forma de escribir, y por tu manera de entender el mundo. Y que el impresentable de Mourihno no te caiga bien, es una prueba palpable de que se puede ser merengue de una manera sensata. Por mi parte, felicitarte porque este año la liga, difícilmente se os escapará.

    Y con la "roja", siempre he estado de su lado, independientemente de quienes compongan el equipo.
    ¡¡ Como pudisteis dejar escapar a Del Bosque como entrenador!!.

    Un abrazo, guapisima.

    ResponderEliminar
  10. y a mí que me encanta Mou.. claro como paso de fútbol menos si juega la roja, en competiciones serias eh, de los amistosos paso... eso sí Del Bosque seguro que le prefiero a Mou a la hora de escoger familia
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Lázate guapetona, lánzate y diles todo lo que necesitan oír para no sucumbir...en la desidia y la desilusión.

    A veces (bien dices), hay que retroceder un paso, para tomar impulso y poder lanzárse hacia delante con un impulso nuevo, radiante, lleno de esperanza e ilusión.

    Es aplicable al futbol, a la economía, a la sociedad, a la....

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  12. y que m dices de la roja ayer?? genial! yo ni larguero ni futboleros cerca, pero estos chicos me encantan! y soldado me parece de lo más interesante!
    pobre Zaragoza! ya bajó a segunda el día de mi boda! otra vez me temo que está condenado!
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Obvio lo de las pasiones "fiebrosas", so esgarramantas.
    Bien sabes o imaginas que salgo de La Rosaleda y me las pueden dar todas en el mismo lado.
    A lo que íbamos...me has recordado con este post a Einstein. Tiene frases sobre la "crisis" para dar y regalar y todas llenas de superación, de dar una zancá p´alante.

    ´En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla´. (Por un poner)

    Hoy me has recordado a mi mejor amiga, rojilla de pro, "verde" de trabajaeras y discreta como ella sola...que cuando nos juntamos, copa de vino en mano, siempre dice que algo bueno tiene que salir de todo esto, que si no la rueda de la vida no tendría sentido.

    Mira que entro poco en bloguer y voy a "sorbitos"...pero son como chupitrones del más fuerte aguardiente.
    Un besazo Reina Maña, o Bokerona, o Merengona, o...Reinaasecas.

    ResponderEliminar
  14. Sorpresas te da la vida... Y es que no me imaginaba para nada que te gustara el fútbol... A mí antes, de joven, muy, muy joven me gustaba, pero con la edad cada vez me interesa menos ese negocio, que es en lo en mi opinión se ha convertido. Y lo que más rabia me da es ver todo lo que se "emboba" mucha gente (no me refiero a tí) con él y ya no hay ni crisis, ni nada en el mundo que les preocupe salvo el fútbol.

    ResponderEliminar
  15. Mira que trato de entender a los futboleros, que son legión, pero cuando miro futbol sólo veo una panda de tíos en pernetas, corriendo despavoridos detrás de un balón que es más listo que ellos y se niega a besar la red. Eso y el negocio que mueve detrás.
    El resto, el afán de superación, la búsqueda de recursos, al trabajo en común no lo uniría yo al futbol precisamente. Pero tú lo presentas de una manera que lo hace creíble.

    ResponderEliminar
  16. Ante todo deportividad... A mi no me gusta mucho el futbol, pero los grandes partidos si los veo jejejeje.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  17. No he visto un partido de fútbol en mi vida.
    (Miento. He visto centenares de ellos en el patio de mi "cole", sin patadas, sin riñas, sin aspavientos, sin humillaciones.....sin árbitro).
    Me gusta ir a los bares donde ponen los partidos por tv. y me coloco en el mejor sitio, debajo del televisor, y miro a los espectadores. Tengo anécdotas para escribir un libro.
    Lo que no logro entender es como la mitad de esos señores salen diciendo "hemos ganado" sin haber hecho el menor esfuerzo.

    ResponderEliminar
  18. Contra todo pronóstico, mi hijo pequeño se hizo seguidor del Real Zaragoza cuando tenía seis o siete años. Y después de casi veinte años sigue fiel a su equipo, celebrando sus victorias y sobre todo sufriendo sus derrotas. Y yo con él :-)

    Un beso, Pilar.

    ResponderEliminar
  19. No sé que ha pasado con mis respuestas, este Blogger.
    Gracias a todos por estar.

    ResponderEliminar