,

AL CAPULLO!!!

A principio de los noventa, la cazatendencias y consultora de marketing norteamericana, Faith Popcorn, acuñó el término cocooning, para referirse a la tendencia de refugiarse en el hogar. 


Quedándose en casa, se alcanzaban mayores niveles de tranquilidad, protección, privacidad y control; crecieron los productos para disfrutar en el hogar, se pusieron de moda las cenas en casa, e incluso en algún momento hubo quien quiso resucitar los guateques. 

Como casi todo lo de los noventa, la moda pasó (aprovecho para despedir a aquellos vaqueros estratégicamente rotos). Las nuevas tecnologías se calzaron gafas de sol y nos acompañan al autobús, el tren o la fila del supermercado (cómo explicarte que no me interesa tu vida, por favor, habla más bajo o espera a estar sol@) y para que te vean hay que salir.

Pero los tiempos están cambiando y la crisis nos lleva de vuelta a casa; y como ando  dispuesta a encontrar lo bueno de todas las situaciones, ya me imagino disfrutando cual gusano en su capullo, ajeno a una realidad demasiado estridente, destilando seda y soñando con los azules cielos que surcaré convertida en mariposa, pero me asalta una duda ¿que pasa si cuando salgamos nos hemos convertido en ciempiés con juanetes?

Mejor dejo una ventanita abierta, para saber desde dónde nos llega la siguiente.

36 comentarios :

  1. Bueno, no está mal quedarnos en casa hivernando... porque en realidad, sales y tampoco hay gran cosa que ver, y la que hay tu presupuesto no te lo permite, pero tambien es cierto que si, mejor dejar la ventanita abierta, sólo por si acaso...sólo para poder ver que los tiempos van cambiando y a lo mejor en un momento dado, nos va bien salir siendo mariposas o simples gusanos... eso si, de seda.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que sea de seda, pero ojo que te resbalas ;)

      Eliminar
  2. Es que es la vida, ver venir el toro y pensar cómo esquivarlo. Luego resulta que no eres como antes. Que te hiciste viejo, por ejemplo, porque la vida siguió su curso. Pero incluso en esas circunstancias hay siempre un momento para respirar hondo y sentirse que uno es feliz, casi casi por casualidad.

    ResponderEliminar
  3. A pesar de las nuevas tendencias y novedades, en nuestro pais es casi una necesidad quedarse en casa, en las calles la inseguridad impera e igualmente en nuestro hogar vivimos tras la rejas. con triple cerrojo y mirando por encima del hombro a cada minuto...
    Una necesidad...

    Yo todavía no me decido a deshacerme de esos jeans, tal vez el año próximo...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda no se puede tomar a broma lo de la seguridad en vuestro caso, lo lamento.

      Un beso

      Eliminar
  4. Igual es cosa de la edad... (que no se ofenda nadie). A mi en los 90 me asfixiaba quedarme en casa. Un sábado encerrada era lo peor. Alguna cena de amigos en casa de vez en cuando, o un café con las amigas, pues vale, podía valer... pero mejor si era fuera de casa, dónde va a parar... Pero ahora... prefiero quedarme en casa. O salir a otras, también es cierto.
    Aunque en realidad... lo importante, de verdad, es la compañía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no se si es la edad, pero pued comenzar a parecerlo ;)

      Eliminar
  5. La protección del hogar siempre es necesaria, ya sea en tiempos de crisis o no, y como siempre todas las tendencias pasan, incluso en cada etapa de nuestra vida necesitamos distintas cosas.
    Pero mejor dejar la ventana abierta tal como dices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ojo fuera y los pies dentro, por si acaso

      Eliminar
  6. Yo he preparado un "guateque" el jueves en casa. Mojitos, música y buena compañía. Me gusta.
    Por cierto, los vaqueros rotos se llevan otra vez.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Soy casero pero cuando estoy agotado, me encanta viajar, salir, callejar, pasear, soy un culo de mal asiento... hablando de culos, bonita foto.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me extrañaba que nadie se fijase en los vaqueros, jeje.

      Eliminar
    2. Es que está puesta a traición.
      :)

      Eliminar
  8. Hola Pilar.Alguna vez he entrado en tu interesante espacio sin comentar,hoy que tengo tiempo me he animado a hacerlo.

    Creo que la solución a la crisis es salir de casa,relacionarnos y compartir.Para salir de esta tendremos que unirnos más ya que la auto-suficiencia cada día será más difícil y cara.

    Abrazos y saludos afectuosos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer tenerte aquí, Antonio y tienes razón aislarnos nos debilita.
      Un saludo

      Eliminar
  9. Yo digo lo que decía José Mota, si hay que salir, se sale; pero salir pa na, es tontería.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te digo yo que no tengas razón, no.
      Bienvenido Juan Ignacio, espero que te sientas cómodo

      Eliminar
    2. Sí que estoy cómodo, Pilar. Gracias.

      Eliminar
  10. ¿y lo bien que se está en casa que??
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Bueno, yo prefiero estar en casa no por motivos económicos sino para no ver gente.
    Ya, ya... ser insociable es peor que un pecado pero no me importa.
    Prefiero ir al infierno que compartir mis días con la mayoría de la gente.
    Por cierto, la rubia me ha descolocado y casi no sé lo que escribo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pecador....por lo de la rubia digo. Hay gente que no merece ni asomarse a la ventana, pero por otra, hasta escribes a máquina ;)

      Eliminar
  12. Yo el cunning ya lo hago esta semana santa que se va a pasar por agua pero seguro que hay un término medio entre las dos tendencias fuera y dentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mitad de camino, como siempre, la virtud.
      Besos

      Eliminar
  13. A mí lo del cocooning me ha recordado a la película aquella de los abuelitos que rejuvenecían y se les pasaban todos los males. Va a ser que por lo menos lo de los males nos vendría bien a la mayoría ahora mismo. Y quedarse en casa de vez en cuando también, pero es que en abril, el día que sale el sol, hace bonito.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas que lo de los abuelos no vendría mal ;)

      Disfruta del sol entre lluvia y chaparrón.

      Eliminar
  14. Suerte es tener una casa en la que refugiarse cuando fuera apedrea pero ahora, como siempre, la solución, si la hay, será la que conquistemos todos, o no será.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que no te lo puedo negar, pero cuando caen chuzos de punta reconforta saber que en algún lago hay un fuego esperándote, junto a los buenos amigos.

      Eliminar
  15. Meusta estar en mi casita, por trabajo hablo conmas de 70 personas al dia y al final solo quiero estar sola. Pero la jurga tambien me gusta y el dia que toca salir...no quiero volver jajaja. Creo que en el termino medio esta lo ideal, pero cada uno tenemos una vara de medir. Un bessito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que vives en un pédulo, o demasiados o ninguno, seguro que un grupo manejable es tu ideal.

      Besos

      Eliminar
  16. Acá en Chile no es por la crisis, sino mas bien a la nueva ley tolerancia cero de Alcohol, en la cual si te pillan con una copita de vino, ya estas infringiendo la ley, y son seis meses de licencia suspendida, y si cometes la falta tres veces, licencia caducada de por vida.
    Así que mejor que juntarse en casa, pasarlo bien, y sin salir en auto.
    Como dices tu de regreso al hogar.

    saludos!!!

    ResponderEliminar
  17. Somos fundamentalmente seres gregarios, por ende, debemos juntarnos y pasarla lo mejor que se pueda. En casa propia o ajena, o en cualquier ámbito, ¿qué más da? si lo que importa es la compañía.
    Ya, a su debido tiempo, la edad y los achaques encontrarán la forma de arruinarnos la diversión.
    Y si buscas pareja, no veo otra opción...

    ResponderEliminar
  18. Siempre que el motivo de la "reclusión" sea voluntaria y por un determinado tiempo no está mal. El problema es cuando es porque no queda otro remedio o que se alargue en demasía y nos convirtamos en unos ermitaños.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Aquí se aplicó lo del cocooning hace muchísimo tiempo...
    Pero como soy pelín rebelde, siempre me tiré a la calle como la cabra al monte.
    ;-)
    Es un rollo que no veas, y la que suele liar en casa, ni te cuento.
    Besos.

    ResponderEliminar