,

ALMA DE PAPEL

Hoy Día de San Jorge y por tanto Día de Aragón, el Paseo Independencia se llena de casetas y tenderetes de libros, incluso algún autor se acercará a firmar ejemplares, aquí en vez de una flor a las mujeres y un libro a los hombres (nunca he entendido bien esta diferencia) lo tradicional es que el librero te obsequie con unos claveles rojos y amarillos junto con tu compra.


Me gusta pasear esta mañana, siempre he aprovechado para comprar alguna novedad y dejarme aconsejar por algún librero de los de siempre, disfrutaba al abandonar el paseo con al menos un libro cada uno. Es tierno pensar en cómo evolucionaron los libros de los niños, desde los cartonés a pleno color a las sagas más actuales, de las cuatro palabras por hoja a los tochos de 400 páginas por volumen. Pero este año es diferente; tengo mi ebook, un flamante Kindle touch abrigado en una funda tan cursilita como la dueña, así que no tengo muy claro si pelearme con las obras del tranvía (quedará estupendo, pero mientras queda...) o renunciar al placer de acariciar tomos entre las manos, sopesando si sus cubiertas encerrarán un tesoro o simplemente será un estupendo trabajo de márketing.

Leer en digital es cómodo, sin duda, y como todo te lo "bajas", barato, pero ¿sólo yo siento una tremenda nostalgia de otros tiempos? Tiempos de papel y tinta, de peso y firmeza, tiempos de aferrarte al libro como náufrago a la tabla.


O como contaba Forges en el País del domingo, aún queda un resquicio para los romántic@s.


17 comentarios :

  1. Te felicito por el e-book, aunque creo que seguirás con los libros sin pilas, ni fallas mecánicas, que te incineren una biblioteca queridísima.
    No obstante, un día nos impondrán esa tecnología.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  2. Yo sigo prefiriendo los de papel, la tecnología está bien pero el olor a papel me encanta..
    Besos y feliz lunes.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, lo de la rosa para la mujer y el libro para el hombre no es exacto, al menos ahora no. Lo que ocurre es que se trata de una tradición bastante antigua, y en aquellos años todos sabemos la marginación que sufría la mujer y lo poco que leía. Actualmente quien más lee es la mujer, así que es la mujer quien más libros compra y seguramente quien más libros recibe.

    La rosa es cierto que se regala básicamente a la mujer, el machismo supone que dificulta que un hombre reciba una rosa, fíjate tú que tontería. Cuando mañana vea hombres con la rosa pensaré que la llevan a alguien, no que la han recibido.

    Feliç diada de Sant Jordi.

    ResponderEliminar
  4. Feliz día de San Jorge Pilar!!! Que día tan especial...ME ENCANTA, tanto que mi hijo nació un día como hoy. San Jorge es un día de sol, de papel, de banderas y flores, de vermut y paseo...Yo sigo con el libro tradicional, hace un par de años mi marido encargo un Ebook en su empresa (trabaja en una editorial) y le hice anular el pedido. Quizás sea una carca en este sentido pero me sigue gustando el olor a papel nuevo, el investigar quien ha diseñado la portada, el leer "las propinas" que siempre nos da un libro tradicional (reseñas, bibliografías, otros libros e la misma editorial...)

    ResponderEliminar
  5. Pilar, no hay porqué renunciar a ese libro de papel, solo que ahora se puede ser mas selectivo, ahora me voy a las bibliotecas de viejo y palpo, huelo y manoseo el libro y hasta que no me entra por todos esos poros no lo compro, es mucho más caro, evidentemente tiene solera, el Ebook es para tragar y disfrutarlo como libro..... electrónico que como todo lo moderno, la comida entre ella, ni huele, ni sabe, solo cubre la necesidad vitamínica, de minerales y resto de productos necesarios para el cuerpo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Definitivamente soy un romántico, me cuesta renunciar al tacto del papel y al marca páginas, no sé cuánto resistiré.
    Feliz San Jorge.

    ResponderEliminar
  7. No creo que sean incompatibles... no tienes que renunciar a uno por el otro. :-) Particularmente, me sigo quedando con el papel... e ir a las librerías a pasar un rato pensando en cual me llevaré... ¿Qué quieres? ¡Para un vicio que tiene una! Un abrazao

    ResponderEliminar
  8. Yo, Pilar, desde que tengo el kindle no he vuelto a coger uno en papel. La comodidad de poder llevarlo encima en cualquier bolsillo, de poder leer en cualquier rato perdido...

    Supongo que será cuestión de gustos, pero la comodidiad del kindle me puede más que el romanticismo del papel.

    Besos y buen día

    ResponderEliminar
  9. Yo también soy una feliz usuaria de un Kindle y ya no lo cambio. :) ¿Soy la única que ve como una aberración trasegar un pobre libro de papel por metros, buses y tranvías? Desde que el formato bolsillo dejó de ser barato, y hasta a veces dejó de ser de bolsillo, que estaba deseando hacerme con un lector digital.

    Con todo y con eso, sigo visitando los puestos de viejo, con sus libros de olor dulzón y sus páginas cargadas de historias. Por desgracia, los nuevos muchas veces no envejecerán igual: papel demasiado limpio, olor a demasiadas colas y tintas extrañas. Ya ni el papel es lo que era. :(

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Y no olvides el sentir el olor de la tinta...

    ¡No hay cosa mejor que un libro nuevo!

    ¡Yo prefiero que me regalen un libro, que una mujer, digo flor!

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Ajajá, has caído en ebookolandia, nena. Bienvenida al club. Ya sabes que yo solo leo en digital, salvo el Códice Calixtino, pero eso, por puro vicio.
    Romanticismo, me parece a mí, es navegar con tu chico en la laguna Véneta y contemplar cómo se pone el sol tras la Salute. Un libro es un conjunto de papeles resultado de talar varios árboles. Supongo que los lectores de manuscritos también debieron de renegar de los tecnicismos de la imprenta en el siglo XV. A mí lo que me importa es el contenido, el texto.
    ¿Olor? Nada como Chanel nº 5.

    ResponderEliminar
  12. Lo de Sant Jordi es por la leyenda del dragón y la princesa. La rosa es el símbolo de amistad. A mí me gustan los libros de papel y prefiero también las rosas con pétalos rojos a las virtuales. Para mí la diferencia es la misma que la de un amor virtual a uno real.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Yo tengo mi e-book y solo le saco la mitad del placer. Sigue gustándome más el papel. Lo cómodo del electrónico es que te llevas mucha lectura y poco peso a cualquier sitio. Pero también tiene la pega de la batería y de estar pendiente de eso. Estoy a caballo entre dos esas dos opciones.

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola Pilar! estos días no podía entrar en tu página, imagínate que me daba aviso de un virus...
    Aquí estoy y te comento que yo sigo con los de papel, y lo prefiero reciclado si puede ser, aunque no sean tan blanquitos. Soy muy conservadora para algunas cosas que utilizo; todavía mi P.C. es de la época de los picapiedras, y mi móvil sólo lo cambié por uno con cámara fotográfica hace seis años... Cuando veo las modernidades de mis hijos hasta miedo siento de tocarles.
    De todas formas el mensaje es lo importante, no importa como llegue ¿no crees?
    Besitos

    ResponderEliminar
  15. Yo creo que lo cortés no quita lo valiente...nosotros sucumbimos al ebook tb, pero seguimos comprando libros de los de toda la vida que son los que permanecen! me da la sensacion de que la informacion digital en realidad no existe...no deja huella! me da pena eso...aunque el kindle es una maravilla!
    me ha picado la curiosidad la funda!!!
    pon una foto porfaaaaaaaa!!
    jeje
    besos

    ResponderEliminar
  16. Creo que la cosa queda empatada entre los nostálgicos del papel y los digitales; lo cierto es que el ebook es cómodo y en cuanto los precios sean razonables (no entiendo que un libro en digital cueste tan solo cinco euros menos que uno en papel, ¿que hay del papel, de la imprenta, de la distribución, de los intemediarios y el riesgo de no vender ni uno?) solo conservaremos en papel aquellos que aporten algo más que palabras.

    (Uma, la funda es la ves en la foto, tan morada y tan mona ella)

    Besos

    ResponderEliminar
  17. The critics were being proven completely wrong along with
    the original Bowflex process demonstrated so well liked that it spawned a series of new exercise apparatuses.



    Look at my weblog; bowflex dumbbells 552

    ResponderEliminar