, ,

DE MADERA


Casi cada mañana hago una pausa para tomar café con algunos compañeros, solemos hablar de todo y de nada, nos conocemos hace años pero no sé si nos consideraríamos amigos (¿una de las peculiaridades de salir con hombres? quizás), así que solo en contadas ocasiones comentamos asuntos personales y como el fútbol da para lo que da (y menos con el Zaragoza pendiente de un hilo) inevitablemente la política se cuela en la conversación.


Ayer, cuando lamentábamos la postura de Rajoy institucionalizando el viernes de pasión, remedo gubernativo del “si no quieres caldo, dos tazas”. A. afirmó algo muy manido “no nos merecemos estos políticos”, y con infinita tristeza compartió una reflexión que va más allá del natural hartazgo, al afirmar que más allá de la crisis, heredada o no (que me expliquen mejor la situación económica de Valencia) nuestro gran problema como país es que a nuestros políticos lo único que les mueve es el poder, conservarlo o alcanzarlo y solo somos un medio para su fin.

Es una reflexión amarga pero temo que no anda muy lejos de la realidad, al fin y al cabo desde los Pactos de la Moncloa, en este país nadie ha sido capaz de ponerse de acuerdo en nada que nos importe; ni el sistema territorial (con ese más y más y siempre más por parte de los nacionalistas a los que se les compran los votos cuando van justos); ni los servicios públicos; sanidad, educación, pensiones, desempleo (con dos modelos, si no son más, bien diferentes de modo que cada uno cuando llega se arma de piqueta para destruir dejando pocas fuerzas y menos tiempo para edificar); ni las líneas estratégicas de crecimiento (más allá de la salida fácil del ladrillo o el turismo de sol y playa para europeos borrachos)ni la seguridad (en un país donde cada Gobierno ha negociado con ETA para después condenar al siguiente por cometer el mismo error)

Somos los muñecos del futbolín con el que nos distraen, meros instrumentos para meterle un gol al otro.





A pesar de todo, os dejo una razón para sonreír:

el olor a tierra mojada tras la lluvia

29 comentarios :

  1. Este lunes además está lloviendo aquí en el sur, otra razón más para sonreir, a pesar de todo.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pilar, la política es para los políticos, un fin en si misma.
    Como un concierto sin público, y sin música.
    Llevo unas semanas que solo escucho quejas de todo el mundo acerca de lo mismo. Pero nadie se plantea hacer nada, absolutamente nada. Y desde que el ministro del interior quiere criminalizar las protestas pacificas, hay incluso algo de canguelo a protestar.

    Hay por aquí un pobre desgraciado, que lleva un mes en la cárcel bajo la acusación de quemar un contenedor de basuras. ¿ No seria suficiente ponerle una fianza equivalente al coste de tres contenedores hasta que salga la vista del juicio ?. Y en cambio, el inefable Luis Millet, con casi treinta millones de dinero publico desfalcado en sus bolsillos, toma todos los días cómodamente el almuerzo en una terraza del Paseo de Gracia.

    Con la escusa de la crisis, nos han recortado nuestros derechos laborales.
    Con la excusa de nuestra seguridad, quieren recortar nuestros derechos civiles.

    ¿ Que será lo siguiente ?.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero ponerme en lo peor, tan solo espera al viernes ;)

      Eliminar
  3. Pilar:
    Las crisis ponen en evidencia lo mejor y lo peor de las sociedades. En la actualidad, las democracias en occidente se han alejado más que nunca de las necesidades de los ciudadanos. Las instituciones no representan el bien común, sino los intereses y el bienestar de los poderosos.
    Con mucha pena veo que en España se aplican las mismas recetas, contrarias al desarrollo humano, que otrora se hicieron carne en mi país.
    Pese a todo, siempre será mejor vivir en una democracia decadente que en la mejor dictadura...
    Por fortuna, por estos lares ha llovido, para beneplácito de la maravillosa soja.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro por la soja y por tu sonrisa.
      Gracias por tus comentarios, Arturo, vernos reflejados desde lejos, ayuda a entender la realidad.

      Eliminar
  4. El motivo para sonreír lo suscribo totalmente (el agua es vida). Las inevitables negociaciones con ETA convertidas en rifirafe electoral es un tema que me ha enfadado mucho a lo largo de estos años. La dependencia económica del ladrillo durante tantos años ahora la estamos pagando, aunque algunos ya nos advertían. La falta de acuerdo en los grandes temas (sanidad, educación...) demuestra que son unos enormes egoístas que van a lo suyo. Y ese más y más de los nacionalistas, pues qué quieres... Para aguar las aspiraciones de vascos y catalanes se inventaron el café para todos que después no ha funcionado mal del todo. Pero también el Estado (y eso también es importante decirlo) ha ido buscando maneras de recentralizar (se llamó Loapa, si no recuerdo mal); es decir, que se ha hecho como en todo, puro electoralismo de unos y otros (Aznar habló catalán en la intimidad cuando le interesó, no lo olvidemos).

    Los catalanes no protestamos porque seamos unos bordes. Bueno, alguno será un borde, claro, porque en todas partes los hay. Pero si protestamos es porque seguimos sin sentirnos bien en este Estado. Ante esta realidad se pueden hacer dos cosas; decir que pedimos más y más, y sacar todas las conclusiones desagradables que se quieran. O preguntarse por qué seguimos sin sentirnos a gusto.

    Esto último es lo que nadie hace, o casi nadie hace. Porque probablemente implicaría cambiar el modelo de Estado y avanzar hacia un Estado Federal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que los políticos catalanes y vascos aprovechen las oportunidades de negociar que la aritmética parlamentaria les han venido ofreciendo, no porque sean bordes.
      Lo que me preocupa es que da lo mismo lo mal que se ponga el panorama, nuestros políticos de aquí o de allá prefieren seguir enredados en su juego de salón antes de hacer frente común.
      Un gusto hablar contigo,

      Eliminar
  5. ¿Crees de verdad que en los Pactos de la Moncloa hubo acuerdo?, a mi parecer, si lo hubo, fue realizado bajo la siguiente premisa, "o lo tomas o lo dejas, esto es lo que hay", entiendo que, aquellos que estaban fueran intentando hacer algo por el país, se hartaron y aceptaron este juego que hoy estamos pagando.

    Esta primavera, tras un invierno tan seco, que olores a tierra mojada tan agradables, lo único que nos alegra el día.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás tengas razón, pero lo de ahora me parece peor.

      Bien por la lluvia ;)

      Eliminar
  6. pues de olor a tierra mojada tenemos un rato este "nopuente" y no me está gustando tanto!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya si nunca llueve a gusto de todos ;)

      Eliminar
  7. O tal vez sí tenemos lo que nos merecemos. Tienes razón en que el poder es un potente seductor y que este país es el país de los desacuerdos y el tira y afloja de los cachitos de tierra, pero que siguen habiendo motivos, más allá de la política y más allá del futuro que nos espera, que nos empujan a sonreír.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿de veras somos tan malos? Quizás lo fuimos en otra vida y no nos acordamos.

      Besos

      Eliminar
  8. A mí me ocurre algo similar a ti.
    Ando rodeada de varones en el trabajo y los temas son idénticos a los tuyos.
    De vez en cuando me hablan de trapitos, pero me temo que van de cachondeo...
    Lo de Valencia no es que no lo entiendas tú, es que no lo entiende nadie.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mañana saco el tema de la moda ;)

      Besos

      Eliminar
  9. No, definitivamente tus compañeros de trabajo no son tus amigos. No por hombres sino porque es así siempre. Incluso cuando compartes durante un tiempo algo que ilusoriamente puedes creer que es amistad. Luego se acaba el trabajo(espero que no) y la distancia y el tiempo les hace evaporarse. Con no llevarte mal con ellos ya haces mucho. Aunque este sería un tema como cualquier otro para no ponernos de acuerdo. Somos españoles y eso nos obliga a distraernos con las disputas, ¿No?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasemos de disputas, me gusta más disfrutar de tus visitas.

      Eliminar
  10. Vamos, vamos, que lo único que nos quedaba, el consuelo del viernes ¡y va y nos lo jode también!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendremos que retomar la noche de los jueves...

      Besos

      Eliminar
  11. Tiene razón tu compañero...siempre es así...unos culpan a otros...lo que uno hace bien, el otro lo denosta y cuando puede lo destruye porque piensa que lo puede hacer mejor...puede ser...pero...así estamos...aunque...vamos...vamos...la esperanza es lo último que se pierde....besoooss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo penúltimo la paciencia, ¿no?

      besos

      Eliminar
  12. "...a nuestros políticos lo único que les mueve es el poder, conservarlo o alcanzarlo y solo somos un medio para su fin."
    Siempre me siento como en casa cuando te visito...Lo que nos queda es esperar que pase, sin dejar de pelear por ello pero sin dejar también de percibir el aroma...Besos Pilar, un placer siempre de estar aquí.

    ResponderEliminar
  13. Es preciso soñar la realidad de mañana...Abrazos hondos

    ResponderEliminar
  14. Pues, gracias por el olor, sabor y color de la tierra mojada, con esas gotas de lluvia, por aquí "ni gota, ni gota" Mucho sol, mucha gente en la mani del UNO DE MAYO...
    Besicos...

    Ah, me gusta, me gusta esta nueva imagen bloguera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha gente en la mani...eso es como lluvia de mayo ;)

      Gracias

      Eliminar
  15. Compañeros, coincidentes y muy pocos amigos, así son las relaciones laborales.

    ResponderEliminar