,

ESTAMBUL

Contemplé su costa por vez primera desde la cubierta de “El temido”. En compañía de Juan, hijo de Boris y Olga, del linaje de Tir entré en Santa Sofía, ralentizando mis pasos hasta quedarme quieta contemplando la desafiante nave central cubierta por su infinita cúpula, mientras cientos de ventanas filtraban la luminosa radiación estival y derramaban haces encendidos sobre los mosaicos dorados que colmaban las paredes y los techos; mármoles rojos, verdes y grises conformando un abanico de columnas, capiteles y cornisas.


De la mano de Giovanni, el ángel sombrío, he sufrido los meses del último asedio y sucumbido al embrujo de la danza de los derviches en Hagia Sofía, asistiendo al nacimiento de la Sublime Puerta, sobre las ruinas de Constantinopla.

Me he sumergido en los baños de mármol blanco del serrallo, esperando con miedo y ansiedad la llamada del Sultán, he recorrido los pasillos del harén de Topkapi escoltada por Jaja hasta llegar a la sala de banquetes y asistido en primera fila a sangrientas luchas poder diseñadas entre sedas y caricias prohibidas.

He abandonado con preocupación y tristeza las europeas estancias del Dolmabahçe acompañando a la Sultana, temiendo el mundo que otros llaman libertad.

He llegado a la ciudad en el Orient Express rodeada de elegantes asesinos y mentes prodigiosas para, sin perder la llave de mis seguras habitaciones en el Pera Palas, disfrutar la belleza de sus mezquitas y el erótico exotismo de sus habitantes bajo el filtro edulcorado de románticos como Pierre Loti.

He sentido la quemazón de la pasión y el dolor del abandono cruzando en el puente Gálata la línea de no retorno, con Desideria. Y he acabado pagado con amarga resaca el exceso de exotismo oriental, sufriendo la melancolía de quien vive entre monumentos históricos sin sentir orgullo por ello, dejándome calar por la bruma que comienza a moverse poco a poco en las aguas del Bósforo las frías noches de invierno cuando de repente sale el sol.
 
Espronceda, Corral, Waltari, Christie, Loti o Gala fueron apenas viajeros de paso deslumbrados por el brillo de sus torres, mientras que Mourad y Pammuk la sienten tan dentro que no pueden verla. 
  

Estambul no es sino la que tú encuentras, más allá de los libros.


Este blog permanecerá cerrado hasta el lunes 9 de abril.  Öpücük

23 comentarios :

  1. Ay que recuerdos!! Pásalo bien, no te dejes el mercado de las especias o los pescadores del bósforo, del gran bazaar no te digo nada.
    Buen viaje.

    ResponderEliminar
  2. Estambul es una ciudad eterna, te enteraste de la leyenda de la torre de leandro? A mi lo que más me gustó fue el te de última hora de la tarde desde el café de pierre loti, viendo atardecer sobre el cuerno dorado..y la luna llena, nunca la olvidaré.

    ResponderEliminar
  3. Estuve allí la semana pasada.... y la ciudad deja huella. Aún la hecho de menos!! Es totalmente mágica...

    Felices vacaciones!

    ResponderEliminar
  4. Viajaba a Estambul en un crucero desde Atenas y, aquella primera mañana, tras desayunar salí a cubierta y observé que estábamos atravesando el estrecho de los Dardanelos. Miré a la izquierda: Europa. A la derecha: Asia. Y recité mentalmente la canción de Espronceda, y me sentí importante.

    He leído muchos de los otros libros que citas. Y te digo una cosa: amo Estambul. No hay más que eso. Amo esa ciudad (aunque no soporte la novela de Gala)

    ResponderEliminar
  5. At, Desideria Oliván, qué mujer tan bonica y tan retrasada.

    Me fío de todo lo que dices. Aunque ya sabes que en Grecia odiamos a los turcos, y yo estoy en vías de ser ateniense. Por tanto, quizás tengamos una excusa para pegarnos si algún día nos vemos.

    Ah, no espera: que el kebab me trae buenos recuerdos. Quedas perdonada.

    Molts petons, bonics.

    ResponderEliminar
  6. Deseosa estoy de encontrarla y disfrutarla a mi manera...deseosa estoy por todas las aventuras que como bien dices, ya hemos vivido en ella, aún antes de conocerla...

    Disfruta de tus vacaciones.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  7. Que es mi barco mi tesoro, que es mi Dios la libertad, que es mi fuerza la del viento, y mi única patria : la MAR.

    Feliz semana santa.

    ResponderEliminar
  8. Estambul atrapa a mucha gente por muchos motivos. Es una de mis ciudades pendientes. La deseo desde hace tiempo pero circunstancias y olvidos varios me mantienen a la espera.

    ResponderEliminar
  9. Pilar!..que suerte tienes, estas de viaje...
    Te vas a la ciudad de los !contrastes! y te vas hartar de ver mezquitas las hay en cantidubi. No te pierdas la Santa Sofía y la Mezquita Azul. Bueno, seguro que no te perderás. Hoy es día 5, todavía estarás por allí, disfruta.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Dicen los sabios turcos que nadie puede reclamarse totalmente dichoso hasta que no ha visto ponerse el sol desde la torre Gálata. Aprovecha, tú que puedes.
    Y tómate algo en la estación del Orient Express y disfruta del paseo por el Bósforo y del Cafe Pierre Loti y del palacio Dolmabahce y de Tokapi y de las viejas casas de madera y de la plaza Taksim y de las mezquitas. Y si en la Cisterna te encuentras unas gafas, cógelas, son mías.
    Besos, nena.

    ResponderEliminar
  11. me ha encantado la entrada Pilar! la he leido con muchisima intensidad!
    pasátelo genial!
    besos

    ResponderEliminar
  12. POr las fotos y los comentarios se deja entreever que es una hermosa ciudad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. ¡Vaya suerte, disfruta mucho!

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Hola Pilar, sentido texto donde realidad y ficción arman el mundo. El mundo está afuera pero no es tal sin la mirada y la emoción de cada cual. Santa Sofía es una joya del Arte y el circuito viajero que nos narras una experiencia maravillosa. Y que maravilla los libros que nos abren también el mundo ante los ojos.
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  15. hola Pilar, me encantó la enrada y me trasportó. Que maravilla de viaje, que ganas me han entrado. Un abrazo grande,

    ResponderEliminar
  16. Bueno, pásala bien.
    Ya nos contarás tu pasión turca...

    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
  17. Hola Pilar, espero que te lo estés pasando magníficamente y si encuentras a un turco como el de la peli, ya sabes aprovecha:), que disfrutes mucho y ya nos contaras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Un país que tengo pendiente por visitar.
    Pilar al mismo tiempo que es muy bonito el relato de lo que estas viendo, me ha conmovido.
    Pásalo divinamente.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. HEY!!!!
    Que lejos estás....espero que lo disfrutes, un beso desde el planeta tierra jajaja

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado tu entrada sobre Estambul a través de la literatura. Algunos de esos libros los he leído y son magníficos. De hecho ahora estoy con "El museo de la Inocencia" de O. Pamuk. Es un reflejo de la sociedad turca de los años 70.
    Ayyy qué rabia no haber visto tu entrada unos días antes. Estuve en Estambul un par de veces, más de 2 semanas en total, y de la mano de mi amigo Bilal Karham pude admirar rincones maravillosos al margen de las zonas abarrotadas de turistas, que te podría haber recomendado por si tenías tiempo:( Otra vez será. Un beso. P.

    ResponderEliminar
  21. Se me ha olvidado recomendarte un libro: "Harem" de Colin Falconer. Es una novela llena de hechos históricos sobre las intrigas del palacio Topkapi en la época de Solimán el Magnífico. Es un libro que me encantó y que alimenta la imaginación y la llena de aromas y de la luz de una época de esplendor. No es un libro famoso ni un best-seller pero merece la pena buscarlo y disfrutar de esta joyita.
    Un abz.

    ResponderEliminar
  22. Que envidia me estas dando, digamos que sana para quedar bien...

    Espero que todo fuese maravilloso.

    Abrazos

    ResponderEliminar