, ,

LIMPEZA DE PRIMAVERA

Cuando siento que la vida se me escurre entre los dedos y el camino parece truncarse tras cada paso, cuando cualquier plan nace abocado a fracasar, cuando siento que no controlo nada, me enfrasco en la casa.


Así que ando plenamente liada en mi peculiar "limpieza de primavera", intento poner en orden (en mi orden, claro está) cada esquina, miro, saco, tiro, lavo y sigo con otra esquina. Ya han desfilado libros (¿pará que quiero yo ahora un ejemplar del Gªde Enterría, si cada día me cambian las normas?), adornos (creo que por cortesía y educación ya he guardado demasiado tiempo algunas cosas espantosas que jamás pondría a la vista, y ha llegado el momento de tirar aquella tontada que me recordaba esa tarde, esa mirada, mejor me paro y te miro, me gustan los recuerdos, pero los besos, mejor frescos) y al fin me he decidido a desprenderme de esa legión de "por si acaso" que abarrotan cajones y estanterías y de su mano ha salido también aquel jarrón tan bonito que casi no se nota que pegué con loctite (mis yemas aún se acuerdan). 

He levantado muebles y corrido estanterías para afrontar la pelusas que se esconden a aspiradores y escobas...y estoy muerta matá. Pero me quedan ganas para seguir, porque entre nuestras cuatro paredes, (con tu permiso y ayuda), mando yo!!!

A cambio no me ha quedado ni un minutillo para leeros, pero el martes me pongo al día.

 
¿la sonrisa? 

el placer de contemplar la librería ordenada y reluciente tras tres horas de subir, bajar, dudar, tirar, limpiar, recolocar, para eso no precisas ni la Master Card, ni la Visa 

16 comentarios :

  1. Un terapia adecuada, si señora. Ponemos en orden el mundo material que nos rodea, y nos da tiempo a hacer introspección y ordenar nuestra alma. Y ojalá fuese tan fácil ordenar nuestra alma como hacer la limpieza de nuestra casa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. No solo hacemos limpieza, ponemos orden y tiramos aquello que nos sobra, con la edad nuestras necesidades son menores, es necesario quitarnos de encima aquello que durante años nos reconcome.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo hago igual. Hacer una limpieza profunda hace que fluya la energía, que la casa "se mueva y respire" y eso se traduce en nuestro interior. Ese es el secreto. Todo está conectado.
    P.

    ResponderEliminar
  4. jajajajaja Pilar, dice una tía mía que la pobreza no está reñida con la limpieza: gratis es, tienes razón.

    A mí me cuesta, pero cada vez puedo tirar más cosas....lo que pasa es que no hay punto medio: tirar poco me da remordimiento, tirar mucho me espanta, pero es la única manera de ver los huecos relucientes, y de verdad regodearte en el espacio y en el descanso de la vista.

    Lo has contado tan bien, que lo mismo te imito!!!

    ResponderEliminar
  5. Mientras no te pase como a mi menda...que con el ansia viva de ordenar..¡He tirado hasta cosas que me servían!
    Eso sí, que a gusto se queda una "al hacer limpieza"..

    ResponderEliminar
  6. Me has animado,¡que mis armarios ya no admiten tanta carga!, que si quiero buscar algo no lo encuentro de llenos que están de cachibaches.
    Empezaré por los cajones de las mesillas . Lo que más me animó es que realmente no hay que usar la visa.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me da pereza empezar con la limpieza y orden del hogar pero cuando lo hago me animo con la música y hasta me va resultando un ejercicio sano a nivel espiritual incluso. Me deshago de trastos y estorbos y siento como que reinicio. Es todo muy Zen y además me permite traer gente a que me visite sin cerrarles la puerta de ciertas habitaciones.

    ResponderEliminar
  8. Es que eso no tiene precio jejeje

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Mi casa es un "caos" absoluto, mis hijos la tienen tomada y el orden es bastante moderado aunque progresa adecuadamente. Tienes suerte, yo mando por delante de la cobaya, el resto de la familia me pasa de largo con mi hija al frente, por supuesto.
    :)

    ResponderEliminar
  10. Yo temo empezar...porque me invade la sensación de que no voy a ser capaz de terminar.jajaja.
    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
  11. ¡Cómo te comprendo! Yo me "maté" en S.Santa y aún guardo como recuerdo una lesión muscular, eso sí los rincones quedaron como los "chorros de oro" y el basusero hasta arriba de guarreridas, que cuando me da la vena no hay quien me pare, porque en mi casa también mando yo (con su permiso y ayuda jajaja)

    Buen puente/acueducto , Pilar

    ResponderEliminar
  12. Terapia muy adecuada para que la fresca primavera luzca con un brillo nuevo más refulgente y con nuevos colores... La estantería te ha quedado de diseño, Pilar, ;-)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Y a mí que nunca me da por eso?
    Qué mal me han educado...

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Me alegra comprobar que a más de un@ le da por lo mismo, jeje.

    Lo malo es que sabes cuando empiezas pero no como y cuando acabas, me duele tó!!!

    ResponderEliminar
  15. Hola Pilar, yo me recluí a limpiar mi cuerpo, mente y vida también y no te he visitado, ni a mi blog hasta ayer, y me agrada ver que sigues escribiendo tan maravillosamente y que has puesto una nueva preciosa imagen. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. otra lección a aprender, deshacerte de todo lo que no necesitas, como dice Emilio, con la edad necesitamos menos y un poco de orden a tods nos sienta bien.
    besos
    marian

    ResponderEliminar