,

OH, LA, LÁ FRANCE

Hace ya días que aparece en la prensa la triste noticia de suicidios motivados por la desesperación y la desesperanza, ha pasado en Grecia y Portugal, y antes o después pasará aquí.


Recuerdo momentos históricos marcados por suicidios; imágenes en blanco y negro de americanos arrojándose al vacío, compitiendo en la caída con la de la Bolsa en aquel martes negro que marcó el inicio de la Gran Depresión; otras más cercanas como el del joven tunecino que provocó la primavera árabe. En ambos casos, la sociedad reaccionó, en el primer caso obligando al Estado a pelear contra la crisis apoyando a los desfavorecidos e invirtiendo masivamente para acelerar la economía, y en el segundo saliendo a la calle para por las buenas o las malas tumbar gobiernos que vivían de espaldas al pueblo.

Hoy, según economistas tan reputados como Paul Krugman, es Europa la que camina hacia el suicidio, al marcial ritmo que impone Alemania. Mientras nosotros nos plegamos a todo (¿cuando será suficiente?), en Holanda cae el gobierno incapaz de convencer al parlamento de que los recortes son buenos, los mercados siguen disparando a todo lo que se mueve y la prima de riesgo se niega a ponerse a dieta.

Siempre nos quedará París, pero ¿votan los franceses por nosotros? Sin duda, no. En Francia el miedo a una Alemania demasiado fuerte, empuja a muchos a optar por esta versión depurada del fascismo. Un mal modo de reconstruir Europa, ese sueño ya tan desdibujado como el príncipe del cuento a la mañana siguiente.

19 comentarios :

  1. Como buena lerda, y absolutamente ignorante en macroeconomía, no acabo de entender como todo un continente autodenominado "moderno" se pliega a los deseos de un determinado pais sin dar un paso adelante y poner pie en pared.

    ¿Pasaría lo mismo cuando Hitler decidió asomar la cabecita?

    Que digo yo...que asisto atónita a la e?/involución de Europa.

    ResponderEliminar
  2. Pues así de fácil es: Por pura reducción al simplismo, la France grande, vive la France! es la única tabla de salvación a que agarrarse cuando el Merkelismo comience a zozobrar.
    Pero para entonces igual ya habrá sucumbido la práctica Europa.
    Las drásticas y estrambóticas medidas de recorte económico no son sino el principio de un aún más redomado neofascismo. Quiénes lo han propiciado, es el dilema de las políticas neoliberales con las que los fuertes hacen comulgar a los ...NADA
    Se supone que (hipotéticamente) François Hollande no lo tendrá fácil, de llegar al Éliseo.
    Por aquestas tierras tras os montes, lo que hay es lo que hay.
    No entiendo pizca. Ya ni 'pienso porque existo'
    Un abrazo, Pilar

    ResponderEliminar
  3. Bueno amiga, feliz día del libro, y hemos dejado un regalito en un nuevo blog que hemos abierto para conmemorar ese día, esperamos que puedas pasar a recogerlo, la lectura siempre es buena.

    Un besazo.

    http://podemos-juntos.blogspot.com.es/2012/04/feliz-san-jordi.html

    ResponderEliminar
  4. Feliz día del libro... de las cosas que celebramos porque si fuera el día de la prensa poco nos faltaría para echarnos a llorar.
    Que miedo me dan algunas noticias sobre el ritmo que vamos tomando.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Malos tiempos en el horizonte. Será cuestión de desmontar y esperar hasta que amaine.
    Un buen libro siempre ayudará a matizar tal pausa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Ojala gane la izquierda Francesa!!, solo una pega, en esta segunda vuelta, ambos candidatos se pelean por recibir votos de la extrema derecha, la única fuerza política que está dando pasos de gigante en toda Europa, el populismo, el racismo, el cierre de fronteras, etc... está ocupando el espacio de la solidaridad y el respeto, esto solo nos puede llevar a lugares nada deseados.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El triunfo de la izquierda en Francia es demasiado justo. Si con la que está cayendo por toda Europa la izquierda no arrasa quiere decir que algo hacemos mal: básicamente no convencemos. Los socialistas han ganado por un puntito, que bueno es, no diré que no, pero es un puntito por encima de Sarko. Y el partido de Malenchon ha quedado siete u ocho puntos por debajo de los fascistas. Si sumamos el apoyo a Sarko, los centristas y los neofascistas, ganan de calle, lo que pasa es que están enfadados entre ellos y es posible que algunos, al menos los centristas y los de Le Pen, acaben votando a Hollande, porque no soportan a Sarko, pero no porque su ideario sea precisamente progresista.

    Algo está haciendo mal la izquierda europea si con la que está cayendo no convence. Pero bueno, mejor esto que nada...

    ResponderEliminar
  8. Pilár, aquí se están maquillando y ocultando las cifras de suicidios, al menos en Cataluña. De eso saben bastante los conductores de tranvía y metro. Supongo que están tratando de evitar el "efecto contagio".

    Lo de Francia, bueno, un poco lo que ha sucedido aquí. Es buscar el cambio por el cambio en una situación de descontento general, y sin reflexionar en el programa electoral que presenta el votado-a. Marine Le Pen ha conseguido suavizar la imagen de fascismo descarado del partido de su padre, cambiándola por una supuesta imagen de pragmatismo, pero como se dice vulgarmente, la cabra tira al monte, y ya veríamos que sucedería en el improbable caso de salir elegida presidenta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Justo ayer me planteé lo de los suicidios...ultimamente he tenido conocmiento de varios intentos motivados por la crisis y me preguntaba si sería tendencia o casualidad.
    Con respecto a Francia no creo que voten por nosotros, de hecho aprovechan la minima para parapetarse en nosotros, pero no creo que nos interese un cambio de signo en Europa en estos momentos, no se!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Yo quiero que vuelva la peseta, y ya nos la ventilaremos.

    ResponderEliminar
  11. Este vuelco hacia el neofascismo en Francia se considera como el voto du mécontentement, de la crise.
    Esta buena señora inició su campaña hace mucho tiempo, antes de se disparase la campaña oficial.
    Su discurso, es un calco del de su padre, un programa basado en la política migratoria, el odio hacia las comunidades musulmana y judía ( mayoritarias en Francia respecto al resto de Europa) el proteccionismo y la vuelta al franco francés como política antieuropea. Pero esta voz femenina y populista ha sabido maquillarse bien.
    Ella dice ahora que dará su voto a Hollande, lo cual confirmará el uno de mayo ante la estatua de Juana de Arco.
    Pero en verdad, lo que harán sus votantes es una verdadera incógnita.
    No es la primera vez que el candidato favorito en la primera vuelta es derrotado por su oponente ( recordemos el caso de Mitterrand en el 81) y además nos quedaría siempre la excepción francesa de la llamada "cohabitation" Un presidente y un partido electos pero gobernados por la oposición.
    Hollande aún no tiene ganada esta elección.
    Lo que dan ganas de vomitar es la recuperación de esos votos del Front National por ambas partes dichas moderadas, ahora.
    El futuro de Europa no está en manos de Francia.
    La sartén la dirige un sólo país, en el que se acepta desde hace tiempo la degradación de los derechos sociales y el neoliberalismo.

    Francia también es un país de suicidarios. Gente que salta por las ventanas a la mínima, trenes y metros que se paran a cualquier hora porque la gente se lanza a las vías.

    Pero siempre nos quedará París... y eso es cierto. Esa pequeña Lutecia todavía no ha sido tomada por los romanos, y es la excepción francesa.

    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
  12. Siempre ha habido suicidios, de formas y motivaciones muy variadas, el sistema en el que vivimos es cruel, ahora más, pero siempre lo ha sido. Quizá antes veíamos los grandes desastres más lejos, y los "pequeños" dramas humanos eran muy aislados, aunque siempre estuvieron más cerca de lo que quisimos admitir.

    No creo en la izquierda ni en la derecha, son versiones del mismo péndulo. Máscaras de la misma ceguera. Mientras el pueblo siga ciego y desunido seguirá cayéndonos más y más y más mierda encima.

    He dicho, hala :)

    Un beso Pilar

    ResponderEliminar
  13. Aquí ya he leído notícias sobre sucidios y su incremento. Y seguirán incrementándose. Siempre los ha habido pero las estadísticas se disparan en épocas de crisis angustiosas.

    ResponderEliminar
  14. Si repasamos la historia del siglo XX estamos repitiendo paso a paso el mismo proceso que condujo al nazismo y a la proliferación de fascismos nacionales. Pero todos estamos ciegos y paralizados.

    ResponderEliminar
  15. Muchísimas gracias a tod@s por vuestras aportaciones, es un placer aprender tanto.

    Quiero aprovechar para poner a La Zarzamora en el compromiso de aceptar el nombramiento de corresponsal en París.

    (sólo nos faltaría encontrar un blogero alemán para que nos explicase la postura de su gobierno)

    ResponderEliminar
  16. esperemos que pase pronto este ciclón que esta desolando el mundo. Besinos de esta amiga admiradora.

    ResponderEliminar
  17. Miedo me da a mi abrir el periódico cada mañana o escuchar las noticias estamos en un estado de miedo contagioso y la situación no tiene vista de mejoría, en fin espero que no se me pegue la desesperanza
    Un besote

    ResponderEliminar
  18. El otro día me tuve que graduar la vista, de lejos, y me dijo el oculista "Si quieres te las pones para conducir o ver a alguién, porque la verdad, para lo que hay que ver........" Y en el fondo tiene más razón que el Santo.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  19. Que articulo más impactante pero más real.

    ResponderEliminar