,

CONTRA LA PARED

Una y otra vez, enfadada, agotada, pero sobre todo triste y asustada. Cada vez que intento hablar contigo, escucho tan solo el eco de mis palabras, que comienzan suaves y acaban convertidas en graznidos de bruja.


Pasan los días, los meses y mucho me temo que el curso, y seguimos en el mismo lugar, no encuentras el modo de salir de la desidia que te paraliza. No comprendes la trascendencia de tus actos de niño encerrado en el cuerpo de casi un adulto, no entiendes que el tiempo que no mides, corre más deprisa que el viento y viene helado.

Tengo miedo, miedo de que me sientas lejos, de que me vivas enfrente y no a tu lado, miedo de perdernos entre suspensos y enfados, miedo de perderte tratando de rescatarte.

Mi sonrisa de hoy;  

recordar tu primera mirada, tu primera sonrisa,tu primera palabra, tus primeros pasos...

26 comentarios :

  1. No consuela, ya lo sé, pero esa etapa ha de pasarse y superarse, antes o después. El contrato de madre/padre es fastidiado casi siempre. El tiempo pasa antes de lo que crees, para él y para tí. Y no necesariamente ha de ser malo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Tranquila, Pilar. Aunque parezca que tus palabras le resbalan, no te des por vencida. Es una lucha que cansa, pero al final tiene su recompensa.
    Recuerda que la adolescencia es una 'enfermedad' que se cura con el tiempo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Nunca hay que menospreciar la influencia de la cultura dominante, que causa estragos en los más débiles, esto es, en los inmaduros aun.
    El discurso ante ellos debe estar en sintonía con los parámetros culturales que lo rigen, poniendo en crisis sus contradicciones. Eso puede propiciar búsquedas nuevas, menos dañinas y -eventualmente- en compañía de quienes más lo quieren.
    Mensaje de honda actualidad, que pone a prueba toda nuestra capacidad de convencimiento.
    Un cordial saludo, Pilar.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo creo que calas con las palabras y no resbalan, seguro que lo estás haciendo genial.Besos y preciosa la sonrisa de hoy.

    ResponderEliminar
  5. Hay veces que las palabras no sirven de nada si la persona que debe escucharlas no quiere hacerlo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Pilar, tanto tiempo, me alegra verte de nuevo por mi Blog.
    Tengo tres hijos, la mayor universitaria, quizás porque es mujer, su madurez me asombra. Es una chica extraordinaria.
    El segundo, un adolescente que terminó la secundaria, y que al igual que tu escrito no sabe o todavía no asume que la vida es más corta de lo que pensamos. Observo un cuerpo más completo que el de su padre, más alto y más guapo; pero sin embargo es un niño que se entretiene jugando con el menor de mis hijos que tiene diez años...Como ves, te entiendo demasiado, y ¿qué hago para no colocarme en plan de bruja?, esperar, esperar que madure, que los manzanos tienen su punto de maduración y la naturaleza es sabia.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Qué sorpresa tu escrito de hoy. Se le nota una densidad especial.

    La vida tiene momentos, eso es todo. Momentos complicados, a veces. Se necesita una sensibilidad especial, que tú tienes, y paciencia para superar los más ingratos.

    ResponderEliminar
  8. Nos llevan de calle.
    Y el caso es que no sé de que pasta están hechos hoy, que parece que nada les llegue a afectar.
    Pero escuchan, rumían, y saben que estas brujas sólo quieren
    mandarles un hechizo de los buenos.

    Sólo que necesitan tiempo para asimilar una preadolescencia que cada vez va siendo más rápida y los supera.

    Ánimo!

    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
  9. A pesar de los sobrecogedor de algunos textos o noticias, este nuevo enfoque positivista con sonrisa dedicada me gusta. Se agradece.
    :)

    ResponderEliminar
  10. Esto es lo que tiene el paso de las generaciones, algunas cosas cambian o se adaptan, otras perduran con el paso del tiempo y el cambio de hijos a padres.

    ResponderEliminar
  11. Me da un miedo que no veas cada vez que te leo algo así. No sé qué decirte, salvo que tú haces todo lo mejor que puedes y sabes; que, como decía una profesora mía de literatura, hay frutas que maduran en junio y otras que maduran en septiembre; y que, aunque dé muchísima rabia lo tontos que pueden llegar a ser los adolescentes (sobre todo si son los nuestros) y aunque tú quieres lo mejor para ellos, al fin y al cabo es su vida y son ellos los que tienen que vivirla y sufrirla o gozarla.
    Quiero decir que me temo que tienes que dejarle que suspenda, que malogre su vida, que termine con un trabajo de m (si consigue trabajo) y que se dé cuenta él de que tú tenías razón y tenía que haber hecho el esfuerzo antes.
    Pero permítete un poco de tranquilidad, no es el fin del mundo si tiene que repetir curso, no será el primer ni el último chico con mucho talento que repite, y a lo mejor es lo que necesita para ponerse las pilas.
    En fin, consejos vendo y para mí no tengo. Lo que te decía al principio, qué miedo.
    Besos. Rosa.

    ResponderEliminar
  12. Y me encanta el apartado de la sonrisa del día. Te apunto uno: meterse, recién duchada, entre sábanas limpias recién puestas.

    ResponderEliminar
  13. Entre mis recuerdos (que sé has leído los últimos) también guardo unos similares a lo que describes. El tiempo me ha descubierto que mis palabras ( a veces más altas y con más enfado del que debieran) no cayeron en saco roto ni fueron esfuerzos vanos de madre preocupada por el futuro de su hijo. Todo cala en ellos.
    Nuestro compromiso y responsabilidad es preocuparnos para que no bajen la guardia en lo que es su responsabilidad: respeto a los padres y estudio (se les pide bien poco ¿no?)

    Eso sí, las cosas les "entran" mejor si se las decimos en un lenguaje firme,claro y sin más explicaciones que las necesarias. Somos padres, tutores, no amigos.
    Y para mí, primordial, los padres han de ir al unísono y mostrar la misma actitud.

    Seguro que es un chico estupendo, con muchas cosas buenas, y a buen seguro, tu una magnífica madre.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Hay un tiempo en el que el adolescente está en otro sitio. Luego pasa el tiempo y se arrepiente de todo lo poco que la testosterona( en un chico) le dejó escuchar a su sabia y amada madre. Y con suerte aún podrá estar a tiempo de pedirle perdón y sacarle otro tipo de sonrisa del día.

    ResponderEliminar
  15. En ocasiones sentimos que hablamos contra la pared, sobre todo en la adolescencia, o en ciertas etapas del matrimonio, recuerdo un canción, con la me identificaba plenamente: THE SACADOS - Hablandole a la pared....
    "Y la historia se repite
    cada vez que estamos solos,
    yo que trato de acercarme
    y vos que me decis que no.
    Me siento como un tonto,
    todo el tiempo dando vueltas
    y aunque haga lo que haga
    no me pones atención..."
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  16. La edad difícil de los niños/as, hay que pasarla de la mejor manera, atando corto o largo pero siempre teniéndolos bien a la vista.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Es doloroso y complicado para los padres el ejercer la autoridad sobre los hijos para reconducir conductas, pero también totalmente necesaria para ellos (aunque ni lo sepan) y muy efectiva para aquello que se tiene que "reconducir".
    Mantente firme, no solo un día te lo agradecerá sino SIEMPRE, aunque ahora no lo comprenda y tu autoridad no sea un elemento de buen gusto para él. Y ante todo, que no se pierda la comunicación (ello implica también la discusión).

    Ánimo y suerte, Pilar.

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué difícil es esa tarea! ¡Qué fácil es quererse y qué difícil es llevarse bien! Añadiré solamente una "cosita": no olvidemos el valor del silencio y el callado ejemplo.
    Escribir, a veces, es iniciar o prolongar con los padres las conversaciones que nunca se mantuvieron con ellos.
    Un abrazo hondo.

    ResponderEliminar
  19. Poco puedo decir porque no soy padre, pero por amig@s sé lo complicado que es convivir con l@s hij@s a esas edades, y lo que se sufre.

    Fuerza y salud, Pilar.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  20. Procura usar la fuerza del cariño y del ejemplo callado. Hay cosas que calan mas que la lluvia fina. Y mucha, mucha paciencia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. ni las "palabras suaves" ni los "graznidos de bruja", caerán en saco roto siempre que el interlocutor siga allí, algún día será la luz que lo saque a flote, es que el proceso es muy agotador, nadie dijo que fuera sencillo...Esos ojos, aun te miran...Besos Pilar, estás en el camino...

    ResponderEliminar
  22. Los tiempos de los jovenes son diferentes al de sus padres.
    Y siempre sera asi.


    Besos

    ResponderEliminar
  23. Es una edad extraña y los primeros pasos siempre son difíciles, más cuando uno es plenamente consciente de que puede caer y peor todavía si no lo es.

    Tiene suerte de tenerte a su lado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Animo Pilar, no puedes hacer nada mas que estar encima y encima y encima, acabará por darse cuenta que su madre tiene razón, mucha paciencia. Besos !

    ResponderEliminar
  25. Todo pasa y despues nos sonreimos al pensa lo mal que lo pasamos en cieretos momentos, pero te aseguro que despues se alcanza lo que se quiere, pedro hay que dejarles su espacio y ¡¡Siempre vuelven!!

    Un beso

    Pilar

    ResponderEliminar