,

NAUFRAGIOS CARIBEÑOS


Contemplo el rostro de De Guindos a su llegada a Bruselas y no puedo evitar pensar en el naúfrago que con un dimunto cubito trata de mantener a flote un barco lleno de boquetes y cuando parece haber equlibrado el agua que entra y sale, llega una ola y lo cubre por completo, tan solo le queda encomendarse a Dios "España ha tomado todas las medidas que estaban en su mano. Ahora necesitamos cooperación".



Trato de borrar de mi memoria el demoledor artículo de Krugman de  hoy en El País (AQUÍ), al fin y al cabo tener el Nobel no te asegura acertar en esta lotería en la que se ha convertido la economía mundial, así que me entretengo imaginado a mi pasiano Carlos Divar en esta preciosa habitación, cenando a dos frente al hermoso mediterráneo, disfrutando de la piscina y dándose el capricho de tomar algo del mini bar.

Lo pienso organizando escapadas, breves lapsus de placer entre agotadoras semanas de tres días encarnando la Ley, preparando al detalle su excursión a Ceuta, disfrutando de la calma que siempre pensó que tan solo se encontraba al abrigo de un claustro o meditando en Tierra Santa, ¡qué emocionante descubrir a los 71 que la vida tiene mucho más que ofrecer!, pequeños y terrenales placeres, caprichos gozosos y caribeños y todo por una miseria.

A despecho del FMI que avisa de lo peligroso que es vivir tanto, Carlos Divar parece haber descubierto un mundo más allá de la adoración nocturna, pero presuntamente le han pillado ¿Justicia divina?

La sonrisa de hoy a ritmo de guitarras, porque sinceramente, cada día lo tengo menos claro "O me quedo o me voy"


13 comentarios :

  1. Hola Pilar
    Sabes...mi blog ha sido galardonado con ser el BLOG DEL AÑO 2012 con el premio Diamante.
    Como me siento contenta, te lo hago saber
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué lindo es enterarse de la felicidad de una persona!
      Me lo has contagiado, Sor Cecilia.
      Dios esté contigo.

      Eliminar
  2. NO sé si culpar a estos hijos de la madre patria o "comprenderlos" porque realmente SIEMPRE se han dado la gran vida, están acostumbrados (¡pobrecitos!) y ya sabemos cuán difíciles son de dejar ciertos hábitos, sobre todo ése de bien vivir con lo que no es suyo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pilar:
    Ya lo decía el tango Cambalache (en 1934).
    "El mundo fue y será una porquería..."
    Aunque, también Palito Ortega, años más tarde, cantaba "Yo tengo fe"
    En este caso, de manera incomprensible quizás, prefiero el mensaje del "Changuito cañero", a pesar de su pobre letra y música.
    A no desesperar.
    Un saludo esperanzado.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Que dios nos pille confesados!!, un gobierno que ya no sabe lo que hacer y un justiciero que, como el resto de personal, se deja corromper con pequeños agasajos. ¿En que país vivimos?.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Tu texto me parece ingenioso, certero, incisivo, con alto toque de humor un poco descorazonado, que siempre es mejor que ácido, al menos a mi modo de ver. Te felicito por la agilidad lingúística y la precisión de los términos. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Lo leí, lo leí, pero lejos de augurios, vaticinios y falsos profetas, quedaría saber dónde ir, pues el "primer" mundo está que hace aguas por donde lo mires y a otros lares mejor ni acercarse.
    Hoy también ando irónico, menos mal que hay buena música, o cuanto menos música, para equilibrar el ambiente que ya empieza a calentar, por cierto.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué decir, qué decir!...este tipo de seres los vemos clonados por varios territorios. Y lo que es peor, continuarán desarollándose.
    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
  8. Pues nada, si esos gastos son una miseria ¿Por qué no paga él esa miseria y no se la quita a los que no nos parece una miseria? Que te roben ya es malo. Que se rían de ti es todavía peor.

    ResponderEliminar
  9. Han perdido todo contacto con la realidad. Luego, nos reimos de la pobre Maria Antonieta que respondía, con toda su lógica, que comieran galletas los pobres que no tenían pan.
    Una miseria, lo del pobre Divar, es apenas una miseria.
    Pero ¿en qué piensan quienes eligen a estos pollos para un cargo?

    ResponderEliminar
  10. Te aseguro que pensar en estas cosas me da bastante miedo. Recuerdo mis años de facultad cuando teníamos clase de economía teórica y nos enseñaban que la "economía es proyectiva y no predictiva". Me martillea esa frase con frecuencia.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Perdonad el retraso, andaba de semana caribeña ;)

    besos

    ResponderEliminar
  12. Otro que vive por encima de mis posibilidades.
    Alguna me cae encima, ya verás.

    ResponderEliminar