,

JUGAMOS TODOS...

o rompemos la baraja.

El bueno de Rousseau creía en la bondad innata del hombre y quizás tan solo por eso, todas sus teorías deberían haber terminado en algún cubo de la basura, pero pocos filósofos han conseguido explicar el sustrato ideológico de la creación del estado, de forma tan convincente.


De acuerdo con el autor del Contrato Social, los ciudadanos ceden una parte no pequeña de su libertad al estado, convencidos de que esta forma de organización política es el mejor modo de alcanzar sus objetivos; "la abundancia y la paz".

Pero qué sucedería si una mañana cualquiera, al despertarnos, fuéramos conscientes de que nuestro gobierno, nuestro estado, tan solo busca la abundancia para unos pocos, ante los que se somete a cualquier precio, porque siempre pagamos los mismos. Qué pasaría si descubriésemos que jugamos con las cartas marcadas y que la banca, siempre gana.

Pero mientras amance esa mañana, no renuncio a sonreír, así que si queréis sigamos tumbados sobre la hierba de ese parque público y juguemos a descubrir figuras en las nubes.

27 comentarios :

  1. Soñar no cuesta nada Pilar, ademas la esperanza es lo último que se pierde.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No sé quién es ese Rousseau, pero lo nomino. Tiene nombre de invertido.

    ResponderEliminar
  3. Pilar:
    En su nombre se ha justificado la abominación que describes. Y no es casual, a su amparo se han protegido grandes fortunas, engordadas gracias al sacrificio de miles.
    No me creo un iluminado, que puede imaginar una sociedad perfecta, pero una república que no responde a los intereses del ciudadano, no es la idea de mundo digno que ilumina mis días. Se parte de la falacia de estar obligados a dar por sentado que somos sujetos de segunda -o tercera- calidad, por debajo de los intereses de un Estado (y las más de las veces de los de las corporaciones dominantes) que nos indica qué debemos hacer y qué no.
    En todo caso se podría justificar en un culto, que fija conductas y pautas éticas y morales a seguir y por propia voluntad; pero que un Estado, se arrogue el derecho de endeudarme a futuro sin mi consentimiento, o me confisque el fruto de mi esfuerzo... ¡Por favor!
    Respecto a eso de tirarse a mirar las nubes pasar, resulta poco atractivo en junio, en el hemisferio sur...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me olvidaba que ahora es invierno para tí, ¿lo cambiamos por la dulce nostalgia de ver como las gotas de lluvia dibujan caminos sobre el cristal de la ventana?

      Un abrazo con sol y calor

      Eliminar
  4. Fue uno de los precursores o ideólogos del corte de cabezas de aquellos que se desmandaron en Francia; con ese perfil, seguro que si aquí tuviéramos a alguno como él, todos los "mangurrinos" que por aquí circulan, estarían más restos que una vela.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El invent aquel ¿crees que podríamos arreglarlo? Guillotina creo que se llamaba ;)

      Eliminar
  5. Debo ser tan bueno o tan ingenuo como Rousseau, quizá por eso aún conserve la sonrisa.

    ResponderEliminar
  6. Rousseau servía igual para un roto que para un descosido. A mí me lo hicieron leer en Pedagogía. También recuerdo que sus "Confesiones" muestran un hombre bastante mentirosillo. Más o menos como Rajoy(señor Rajoy, repita conmigo RES-CA-TE). Pero en filosofía también podemos hacer como en el mercado y llevarnos lo que nos guste y lo que no, dejarlo en la estantería. Sobre su teoría del Estado se sustentaron muchas ideas que vinieron después. Y sobre educación. Su "Contraro Social" es árido de leer pero sigue vigente en muchos puntos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente por ello, creo que con él en la mano la revolución está sobradamente argumentada, pero ¿seremos capaces de hacerlo mientras podamos?

      Eliminar
  7. ¿la foto es tuya??? que bonita imagen ! aunque no lo sea también lo es!
    Pues si! tienes toda la razón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi único mérito ha sido buscarla ;(

      Eliminar
  8. Si lo malo es que ya lo hemos descubierto, pero no hacemos nada (todavía).

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Yo ya opino, que todo el mundo es malo hasta que no demuestre lo contrario. Y es que con todo lo que se ve, se escucha,se siente, y se padece no cabe otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que sin vigilancia, la tentación vence a la honradez, demasiadas veces.

      Besos

      Eliminar
  10. Pues casi que me quedo a tu lado tumbada sobre la hierba... siempre me gustó ser consciente de la realidad que me rodea, pero es que la que nos estrangula es tan cruel que a veces vale la pena escaparse un rato aunque solo sea para sonreir a mandibula abierta.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algun rato hay que desconectar, ponte cómoda...

      Eliminar
  11. Menos mal que las cosas más simples son las que nos hacen felices y por mucho que los políticos nos llevan a convertirnos en trabajadores pobres, las cosas importantes no se pueden robar.
    ¡cuánto sabes! ¡Rousseau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿saber? Ojalá algo que sirviese de algo.

      Un beso guapa

      Eliminar
  12. De las reglas del juego fui consciente hace tiempo, y cada vez me asustan más por su alienación y esclavitud.
    Me gusta tu reflexión porque es un zarandeo amistoso que hace abrir los ojos.

    Te sonrío, Pilar.

    ResponderEliminar
  13. Pilar, me sentaré un ratito contigo para buscar figuras en las nubes, pero solo un ratito. Pues creo neceario gritar a los cuatro vientos lo que tú de manera tan certera nos haces reflexionar.

    Y aún no me han vencido Pilar, todavía quiero, debo, deseo, gritar hasta despertar las conciencias de quienes duermen el sueño de la ignorancia estamental...

    Sé que en ello, tú siempre estás. Y que ahora, cansada, solo necesitas mirar hacia las nubes y meditar...
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coger fuerzas desde lo intimo e importante para no olvidar porque debemos seguir adelante.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Espero que no llegue ese día, no sé si por no darme una desagradable sorpresa o por seguir mirando las nubes...

    ResponderEliminar